Caso Industria Ford

En la década de 1970, un acontecimiento marco la diferencia para los ejecutivos e integrante de la compañía Ford. No solo para ellos, sino también para otras empresas.

En esa época comenzó a circular un nuevo vehículo con un nuevo diseño innovador para la época y la industria Ford empezó  a comercializar: El automóvil llamado “pinto”.  Este automóvil comenzó con mucho auge en la región de Norteamérica, pero tenía dos problemas grandes en el diseño:

Ya pasado un tiempo, la empresa Ford detecto el problema, pero según cálculos realizados por su equipo, estimaba que era más costoso sacar el Ford Pinto del mercado para modificarlo, que pagar una indemnización por posibles muertes a causa de accidentes por problemas de diseño.

En este planteamiento se puede observar que: Era más importante para la compañía resolver asuntos legales y financieros, que las vidas humanas que se perderían por este defecto a la hora de elaborar el automóvil.

En el 1973, Estados Unidos Obligó a Ford a pagar un alto monto por haber obrado con descuido en la fabricación del vehículo. Luego de esta situación la empresa cambio la carrocería del vehículo, pero ya la integridad de la empresa estaba por el suelo.

Esta es una enseñanza para todos nosotros, en este caso los ingenieros, para la toma de decisiones que pueden incidir en la integridad ética.  Una cantidad de dinero no puede nunca ser más importante y de mayor prioridad que la vida humana. Depósito de gasolina detras de Parachoques

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies