La Responsabilidad Social Empresarial: un valor añadido para la empresa

La Responsabilidad Social Empresarial, lejos de pensar que es un aspecto no viable en el actual contexto económico,  es un valor añadido a la empresa, garantizando su supervivencia y desarrollo.

Aunque la asunción e integración de la  R.S.E. es voluntaria, en un corto plazo de tiempo, aquella empresa que no contribuya a que exista una sociedad mejor y una sostenibilidad medioambiental no perdurará en el tiempo. La sociedad en su conjunto, cada vez va a exigir mayores responsabilidades económicas, sociales y medioambientales a las empresas. No se deber ver esto como un problema, sino como una oportunidad, ya que el retorno y los beneficios que tiene para las empresas son mayores de las que en un primer momento podamos suponer.

Hay que tener en cuenta que la R.S.E. se basa en las conductas que la empresa tiene con el entorno que le rodea, no siendo una opción o un acto de filantropía. La empresa tiene que gestionar un negocio que debe ser rentable, pero a la vez debe conocer los efectos que sus actos tienen en la sociedad.

Un primer paso para la implantación de la Responsabilidad Social Empresarial es la integración y el compromiso ético por parte de la toda la organización, con el objetivo de que todas las actuaciones sean socialmente responsables.

En definitiva, nuestro entorno cada vez va a exigir empresas más éticas, lo que conllevará a la larga una sociedad más justa para todos. Aquellas empresas que en el corto plazo no sean socialmente responsables tendrán menos posibilidades de perdurar en el tiempo y por lo tanto no generarán riqueza para nadie.

Hay que tener en cuenta que la R.S.E. se basa en las conductas que la empresa tiene con el entorno que le rodea, no siendo una opción o un acto de filantropía. La empresa tiene que gestionar un negocio que debe ser rentable, pero a la vez debe conocer los efectos que sus actos tienen en la sociedad.

Un primer paso para la implantación de la Responsabilidad Social Empresarial es la integración y el compromiso ético por parte de la toda la organización, con el objetivo de que todas las actuaciones sean socialmente responsables.

Respecto los beneficios que obtienen las organizaciones hay que destacar el efecto positivo que tiene en los Recursos Humanos, al generar orgullo de pertenencia a la empresa y mayor cohesión, lo que ha conlleva reducción del absentismo e incrementos de la productividad,  mejorando la imagen, impulsando el valor de marca y generando confianza. 

Uno de los ámbitos donde se desarrolla la Responsabilidad Social Empresarial es mediante la colaboración de las empresas con Entidades Sin Fines Lucrativos.

En definitiva, nuestro entorno cada vez va a exigir empresas más éticas, lo que conllevará a la larga una sociedad más justa para todos. Aquellas empresas que en el corto plazo no sean socialmente responsables tendrán menos posibilidades de perdurar en el tiempo y por lo tanto no generarán riqueza para nadie.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies