Liderazgo e Innovación


En la actualidad, la mayoría de las empresas están de acuerdo con que el liderazgo es uno de los factores más importantes para asegurar su funcionamiento general, así como para facilitar sus procesos de cambio e innovación.

Tradicionalmente, el concepto de liderazgo se ha definido como el proceso de influir sobre otras personas para que entiendan y estén de acuerdo acerca de las necesidades que se deben atender y cómo llevarlo a cabo de forma efectiva. A partir de esta idea se puede comprender que el liderazgo es un mecanismo para facilitar esfuerzos individuales y colectivos en la consecución de objetivos compartidos. Pero independientemente de la definición adoptada, el liderazgo es un proceso que se materializa en una persona, la figura del líder.

Generalmente las organizaciones consideradas innovadoras, disponen de un liderazgo que es ampliamente reconocido por aportar una coherencia a sus empresas a lo largo del tiempo. Detrás de cada una de estas empresas existe un líder competente que dispone de alta credibilidad frente a los miembros de la organización, consiguiendo movilizar los componentes de la empresa en momentos determinados. Además de la resonancia y cercanía que se debe transmitir a sus colaboradores, todo liderazgo que pretenda ser innovador deberá conocer en profundidad su empresa, saber establecer objetivos claros, comunicándolos adecuadamente, asegurar los recursos necesarios para que las metas establecidas puedan obtenerse y, quizás lo más relevante, saber promocionar la innovación en los momentos oportunos distinguiendo qué tipos son necesarios.

Según la literatura especializada respecto a la innovación y el liderazgo, resulta evidente que para dar inicio y articulación a los procesos de cambio y transformación organizacional se requiere que los líderes siempre dispongan de competencias arraigadas para potenciar la actividad innovadora.

Entenderemos por actividad innovadora a todo proceso de cambio y transformación a través del cual una empresa genera nuevos (o mejorados) productos, servicios, procesos productivos, de gestión empresarial o mercados, con el objetivo de reaccionar proactivamente y aprovechar las oportunidades y los recursos disponibles, para adaptarse al entorno, generando ventajas competitivas sostenibles.

De esta forma, liderar hacia la innovación es un proceso que se inicia con la estrategia organizacional y concluye con la gestión del cambio y transformación cultural, donde se implementan el conjunto de políticas, medidas y acciones que deben adoptarse para lograr el tránsito del estado actual al estado deseado.

Las habilidades asociadas a la competencia de liderazgo que se encuentran entre estos extremos, están dirigidas a garantizar los procesos de interacción, comunicación y motivación que propicien procesos de innovación hasta la obtención de resultados empresariales.

Las competencias que se asocian al liderazgo para la innovación se enumeran a continuación de manera orientativa y no pretenden en ningún caso ser exhaustivas, sino más bien, se presentan como recomendaciones.

1. Enfoque estratégico. Toda estrategia organizacional alineada con la innovación debe estar acompañada de líderes capaces de asumir el reto.

2. Comunicación. Los líderes orientados a la actividad innovadora deben conocer los principios y componentes del proceso de comunicación, identificar correctamente al receptor, formular adecuadamente los contenidos y, sobre todo, saber escuchar y utilizar positivamente la retroalimentación.

3. Negociación. Saber negociar le permite a un líder obtener los mejores resultados, tanto en sus relaciones externas (clientes, proveedores, bancos) como internas. La aplicación exitosa de esta competencia posibilitará, entre otras cosas, que el líder sea capaz de descubrir qué puede interesarle a su contraparte que él pueda satisfacer con el menor costo posible, obteniendo a cambio beneficios.

4. Manejo de conflictos. Los conflictos tienden a proporcionarle a los líderes la posibilidad de convertir las situaciones complejas en oportunidades para mejorar los procesos de trabajo y las relaciones entre diferentes unidades organizativas, grupos y personas.

5. Trabajo en equipo. Los líderes que potencian la gestión de la innovación en las empresas, son aquellos que aprovechan una de las ideas centrales de estos procesos: la unidad mínima de innovación es el trabajo en equipo, y no el individuo por muy talentoso que éste sea. Un liderazgo orientado a la actividad innovadora pone favorece el networking, el trabajo en equipo o en red que se establece tanto interna como externamente en la organización. De esta manera, se ponen los intereses comunes por encima de los individuales.

6. Motivación y compensación. Las personas tendemos a reaccionar positivamente a la compensación ante los buenos resultados demostrados. Para esto, es preciso que los líderes utilicen métricas socialmente establecidas con sus colaboradores que permitan visualizar los avances y las metas establecidas de una manera objetiva.

7. Toma de decisiones. Esta competencia debe permitir a un líder innovador diagnosticar un problema, identificar sus causas principales, generar alternativas de solución, elaborar los planes de acción, control y evaluación de los resultados.

8. Administración del tiempo y delegación. Los líderes, para estar capacitados para favorecer la innovación dentro de la empresa, antes deben ocuparse de sí mismos, de la organización personal de su trabajo, de la utilización efectiva de su tiempo, de saber cómo establecer objetivos y prioridades en su trabajo directivo, entre otras cosas. A partir de aquí, podrán administrar la creatividad de sus colaboradores y la generación de valor dentro de la empresa.

9. Gestión del cambio. Esta competencia permite a los líderes de una empresa comprender que los factores del entorno en el que se mueve la organización se modifican con tal celeridad y profundidad, que las formas de hacer las cosas que fueron efectivas en un período determinado, no lo serán necesariamente en el futuro.

La innovación debe ser parte integral del negocio y ser vista como algo esencial para su supervivencia, para prosperar sin ser letalmente mermados por el mercado.

Saludos,
Elvis Piña


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies