Lideres como figuras clave en la motivación y compromiso de los equipos de trabajo.

leadership

El compromiso  o “engagement” de los empleados se ha convertido en un tema cada vez más familiar en las organizaciones. Las áreas de recursos humanos y administración de personal  quieren saber cual es la  mejor manera de fomentar la participación de sus empleados e inyectarles los valores y  filosofía que identifica su empresa, y que permiten la efectividad de sus estrategias.

Los empleados comprometidos son los empleados más felices y más satisfechos,  utilizan su energía positiva para ser más eficientes en sus puestos de trabajo, mejorando la marca y el éxito de la empresa. Pero, ¿quién es responsable de mantener este alto nivel compromiso en el personal? ¿Son los propios trabajadores, quienes deben generar un ambiente motivado y que los respalde, o es  responsabilidad de los líderes de la  organización quienes deben  crear y respaldar un ambiente en el cual los empleados pueden participar libremente  de sus funciones?

Ambas partes juegan un rol importante en la creación del ambiente motivado y de compromiso, pero la figura de líder es clave para el desarrollo y mantenimiento del mismo. Un líder es la persona que ejerce influencia sobre un grupo determinado, cuyas acciones ideas y actitudes impactan el pensamiento y comportamiento de los demás. Por ello es importante que una empresa no solo coloque jefes o supervisores sino más bien líderes que entienda el impacto que como tales generan, que aprovechen su posición para promover  el compromiso en su lugar de trabajo.

Es importante mencionar que las personas quieren ser guiadas por alguien a quien ellas respeten y que tiene claras las metas, esto transmite seguridad y confianza, pero no solo la claridad  sino que son capaces de comunicar y transmitir como el trabajo del equipo importa e influye en las metas globales de la empresa.

Si los empleados no ven propósito en lo que hacen y ven los días como jornadas  simples llenas de tareas que alguien les pide hacer en lugar de usar sus talentos e intereses para cumplir un propósito, seguramente ellos no darán el cien por ciento de su esfuerzo y habilidad en el trabajo.

Un líder puede ser el ente de cambio de esas  jornadas rutinarias  de la siguiente manera:

– Un buen líder comunica claramente las metas y directrices ya que  “los empleados se desempeñan mejor cuando tienen claros sus objetivos y saben como alcanzarlos”. Manteniendo el equipo  enfocado en las metas y mantenerlos al día sobre cómo se está desempeñando, esto  les permite concentrarse en el trabajo.

– El líder es capaz mostrar la conexión entre el valor de la compañía y el trabajo individual, esto permite a los empleados ver las consecuencias de su trabajo. Lo cual provee a cada miembro del equipo verdadero significado y una misión personal para la motivación de cada uno.

– La persona que ejerza liderazgo debe ser alguien que la gente respalde y quiera seguir. No importa que tanto progrese un proyecto o importante sea el trabajo, nadie querrá trabajar bajo alguien que no trate al equipo con respeto y dignidad. El líder debe respetar a todos independientemente de la posición para que sea visto como alguien digno de respaldar y ayudar.

Una vez exista esta figura dentro de los equipos, el nivel de motivación y compromiso en el empleado crecerá , pues existe un soporte y guía en el día a día de sus labores.

 

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies