¿Es un problema la integración de la eólica en los sistemas eléctricos ?

La progresiva penetración de la generación eólica en los sistemas eléctricos de un buen número de países ha supuesto y sigue suponiendo un importante desafío desde varios puntos de vista, ya que mantener los estándares de seguridad y calidad de servicio se ha percibido en muchos momentos como una barrera infranqueable. Sin embargo, resulta conveniente analizar cómo países como España, Alemania o Dinamarca han afrontado algunos de estos retos.

Demanda 28 enero

Demanda de electricidad 28/01/2015. Fuente: REE

Generación eólica

Producción eólica 28/01/2015. Fuente: REE

En primer lugar, la existencia de viento en el momento que se demanda la electricidad no es controlable, por lo que se ha hecho necesario establecer mecanismos para mitigar esta falta de coordinación entre producción y consumo. Desde el punto de vista macro, es decir, planificación a largo plazo y para períodos largos de carencia o exceso de recurso, se han venido probando soluciones tales como la utilización de tecnologías con capacidad de respuesta rápida en reserva (térmicas, hidroeléctricas), la construcción de parques eólicos en varios puntos geográficamente dispersos para conseguir robustez en el conjunto, la interconexión con otros países, o el impulso del posible almacenamiento con centrales de bombeo o baterías (¿coche eléctrico?). Por otro lado, el control y respuesta a pequeña escala, para lapsos de tiempo y variaciones no muy grandes, se puede conseguir mediante el manejo de velocidad de giro del aerogenerador, el cambio de cargas y el manejo de la electrónica de potencia, dotando de nuevas herramientas a los operadores de los sistemas eléctricos para casar generación y demanda.

Desde el punto de vista estrictamente técnico, la eólica se ha ido enfrentando a problemas que tienen que ver con el control de las diferentes variables ligadas a la electricidad. En primer lugar, la regulación de ciertos parámetros que exige el operador, tales como la frecuencia y la tensión, así como sus bruscas variaciones en la red (por ejemplo, los huecos de tensión), ha hecho ineludible un desarrollo tecnológico que ha logrado una respuesta eficaz (ya sea a nivel parque o a nivel aerogenerador). Por ejemplo, para el control de frecuencia y tensión se puede llegar a manejar la velocidad de giro de las palas o el rotor, además de utilizar convertidores o generadores síncronos que doten de mayor consistencia al generador eólico. Adicionalmente, y asociado a esto, el operador exige poder regular la potencia reactiva del parque conectado a la red, por lo que se han ido implantando soluciones que van desde la utilización de bancos de condensadores, aerogeneradores asíncronos doblemente alimentados o, directamente, generadores síncronos.

rayos

Fuente: Antena 3

Estos ejemplos demuestran que la necesidad y la consiguiente experiencia adquirida durante estas últimas dos décadas en los países con mayor penetración de energía eólica han ido consolidando un abanico de posibilidades que permite integrar con éxito este tipo de generación renovable en el sistema. Es por ello que ahora convendría preguntarse si son las energías renovables las que han de integrarse en el sistema o es el sistema el que ha de integrarse en el sentido común.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies