Biogás: Un gran ignorado en España, ¿Soluciones?

La producción de biogás, es decir, metano y dióxido de carbono generados a partir de la biodegradación de materia orgánica en ausencia de oxígeno, cumple una importante función medioambiental ya que se obtiene a partir del tratamiento y la valorización energética de residuos orgánicos. Es por ello, y dado el inmenso problema que suponen los residuos en vertederos y los generados por la ganadería o la depuración de aguas en nuestro país, que resulta paradójico que nunca se haya apostado firmemente por esta fuente de energía con tanto potencial y que “mata dos pájaros de un tiro”.

La situación del biogás en España no resiste la comparación con nuestros vecinos europeos, desde países como Francia o Suiza que poco a poco van despegando, a otros como Italia, Reino Unido y Alemania que han hecho del biogás una solución de primer nivel para transformar residuos en energía y cuya contribución al mix energético alcanza niveles muy destacados. Esta comparativa ensombrece aún más el panorama cuando se observa el puesto destacado que ocupa España en cuanto a capacidad ganadera y, por tanto, al enorme potencial que tendríamos a la hora de utilizar el biogás para eliminar sus residuos y obtener a la vez energía.

Esta experiencia acumulada por otros países puede ser aprovechada en nuestro país, puesto que el desarrollo tecnológico ya existe y los costes resultan competitivos, con lo que la implantación del biogás únicamente requeriría de un impulso para establecer cierto tejido industrial que consolide esta alternativa de generación. Pero ¿qué alternativas tiene el sector?

– Las asociaciones de productores reclaman medidas de tipo legislativo que tienen que ver con la recuperación de las retribuciones, además de establecer una normativa específica que ayude a superar las barreras de entrada, lo que sin duda sacaría del colapso actual al sector.

– Como ya se ha comentado, el mayor potencial reside en el sector agroindustrial, en el que se necesita impulsar la creación de empresas de desarrollo para proyectos de biogás apoyándose en inciativas como, por ejemplo, el Plan de Biodigestión de Purines que finalizó en 2012.

– En tercer lugar, de acuerdo a  la directiva europea que obliga a disminuir la cantidad de basura depositada en los vertederos, se debe utilizar esta necesidad para relanzar la producción de metano a partir de residuos urbanos.

– Adicionalmente, para dar salida al biogás producido y no autoconsumido es necesario desarrollar ciertos aspectos tecnológicos (purificación y almacenamiento) que permitan adecuarlo a la red de gas natural y con ello establecer una posible fuente de ingresos derivados de su venta directa al transportista.

En definitiva, la producción de biogás ya es una alternativa de primer nivel a la hora de tratar residuos orgánicos, y siendo España uno de los mayores generadores de residuos agropecuarios no se puede dejar pasar la oportunidad de aprovecharlos para producir una energía autóctona, renovable y que reduce la contaminación que estos generan.

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies