Consideraciones sobre la rehabilitación y la construcción de aprovechamientos minihidráulicos

La energía de origen hidráulico, principalmente la gran hidráulica, ha tenido una importancia capital en el desarrollo de España. Además de ser la primera tecnología que se utilizó para la generación eléctrica, fue hasta los años 70 la primera productora. Este papel fue decayendo a favor de, primero la térmica y después la nuclear. En este tiempo, la energía hidráulica pasó de ser una energía de base a una energía de calidad que se emplea en la actualidad, fundamentalmente para hacer frente a las puntas y para el seguimiento de las rampas de la curva de demanda.

Este pasado hidroeléctrico también originó un buen número de pequeños aprovechamientos, muchos de ellos con casi un siglo de antigüedad, muchos de los cuales fueron siendo abandonados a lo largo del tiempo.

A pesar, de que numéricamente no supone una aportación decisiva a las necesidades actuales de consumo, la energía minihidráulica produce una energía de gran calidad: es limpia, autóctona, renovable, fácil de gestionar, de respuesta muy rápida y su tecnología es muy madura. Parece lógico por lo tanto disponer de este tipo de energía para contribuir al cambio energético que se debe producir en las próximas décadas.

Ante esta situación se plantea la cuestión sobre qué es mejor; recuperar estas instalaciones abandonadas o por el contario construir nuevos aprovechamientos.

Hay tres factores a tener en cuenta para intentar dilucidar cuál de las dos opciones (recuperación o nuevos emplazamientos) es la más adecuada:

Otras ventajas de la rehabilitación son los trámites administrativos, que en general resultan ligeramente más sencillos cuando ya se ha conseguido anteriormente una concesión.

Parece lógico pues que antes de iniciarse nuevos estudios para nuevas minicentrales, se realice un plan de rehabilitación y mejora de las existentes.

Como experiencia personal, recuerdo que en mi pueblo (Alagón, provincia de Zaragoza), detrás de la casa de mis abuelos existía una pequeña turbina en un salto de la acequia principal (unos 8 m y denominado en el pueblo Salto La Luz) que era aprovechado para generar luz cuando había apagones en el suministro normal. Al recordar esto he pedido información sobre su situación actual, pero no he obtenido todavía respuesta. Sin embargo, lo que he encontrado es que se ha construido un nuevo aprovechamiento de 0.575 MW que acaba de entrar en operación (2014) y que dista unos 3 km del anterior.

Por el sur del pueblo pasa el Canal Imperial de Aragón y por el norte el rio Ebro. La diferencia de alturas canal-río es de unos 22 m y el espacio entre ambos esta surcado por numerosas acequias para el regadío. El nuevo aprovechamiento consiste en una de las salidas del Canal a una de estas acequias que discurre paralela a otro río llamado Jalón.

Aprovechamiento1

 

Aprovechmiento2

Héctor Abós




Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies