Los hábitos de comunicación en el liderazgo

El liderazgo como se vive y se necesita en el entorno laboral actual, donde los líderes deben conseguir que sus equipos sean efectivos generando el clima adecuado para su desarrollo, es impensable sin una comunicación interna eficaz. Trabajar en la comunicación interna de una organización y/o de un equipo, implica además de informar a los integrantes estrategias objetivos, acciones y decisiones en general, contar con ellos, involucrarlos, fomentar la participación para definirlas y llevarlas a cabo. La comunicación circula en todos los sentidos, no solo de arriba hacia abajo en la jerarquía.

El trabajo de los líderes es clave a la hora de promover buenos hábitos de comunicación, y deben ocuparse de ello, ya que contribuye a la consecución de los objetivos, porque se optimizan tiempos, aumentando la productividad, mejorando la calidad del trabajo, minimizando comunicaciones erróneas, malos entendidos, se logra espíritu de equipo, clima agradable, mayor compromiso, agilidad, dinamismo y mejor coordinación entre personas y entre áreas mejorando a su vez la imagen de la empresa, también mejora la integración de las personas y la identificación de estas con la empresa, porque habrá claridad y entendimiento de lo que cada miembro, equipo o área espera de la empresa y lo que la empresa espera de cada uno de ellos.

Los líderes deben trabajar desde sus actitudes, comportamientos y acciones, ser ejemplos vivos de relaciones interpersonales sanas, deben promover buena comunicación a través de su buena comunicación, saber transmitir y saber escuchar.

Cuando se transmite un mensaje intervienen tanto para emisor como receptor, dependiendo del canal, las actitudes, los gestos, la entonación, etc, que son percibidos por el otro condicionado por una compleja red de experiencias, creencias, prejuicios, costumbres, formación, referentes que construyen su personalidad, carácter, su idea de sí mismo y su ego que hacen que la interpretación del mensaje pueda tener desviaciones que el emisor no tiene intención de transmitir; esto no quiere decir que cada cosa que se diga a nivel laboral genere en cada persona un mar de sensibilidad y toda frase se deba adornar, pero, si se deben transmitir los mensajes con empatía, claridad, actitud cordial, tono de voz adecuado, evitando el sarcasmo o frases de doble sentido, y con mayor razón siendo el líder.

El líder debe fomentar la escucha activa, la comprensión entre puntos de vista diferentes, generar espacios para compartir, a aprender constantemente, a mejorar continuamente, a escribir correctamente y sintetizar las ideas para conservar el conocimiento valioso, ampliar la zona de comodidad, debe hacer sentir a las personas útiles, importantes, reconocer el trabajo, alentar a las personas a asumir sus responsabilidades, no permitir, los pensamientos obstáculo, “siempre se ha hecho así”, “pero”, “es que no me dijeron”, “yo no sabía”, en fin, la labor de comunicación de un líder no tiene límite, debe ser un hábito y para que sea eficaz debe ser coherente en palabra y acción, debe ser consciente de transmitir y asegurarse de que fue comprendido y recibir retroalimentación, en asuntos importantes debe ser personalmente, cara a cara, de comunicar lo bueno y lo malo sin excepción.

El líder debe trabajar en él mismo y motivar a su equipo a ser consciente, ver que puede mejorar, practicar, interiorizar y convertir en hábito todas las acciones, comportamientos y actitudes que contribuyan a generar un clima laboral óptimo con base en la confianza, cultura de equipo, transparencia y coherencia.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies