Escenarios actuales en Retención del Talento.

He tenido el gusto de trabajar al lado de personas que prácticamente han pasado toda su vida en  la misma compañía, llegaron allí siendo aun unos adolecentes de 16, 17 o 18 años (en aquella época se podía y solo con un permiso escrito de los padres se les podía emplear sin quebrantar ninguna ley), fue su primer empleo y también el último, pues han hecho crecido bajo los mismos espacios, viendo cómo llegan y salen personas de la organización y ellos continuando allí, a través de todos estos años se han casado, tenido hijos, incluso algunos sean separado y vuelto a casar, sean vuelto abuelos y sus hijos menores han crecido y graduado de la universidad, en fin, como podrán imaginarse tiene mucho que contar.

Martha Pedraza llego siendo niña a la compañía tenia escasos 17 años, su mamá la llevo personalmente y hablo con el “dueño” de la compañía por recomendación de una vecina que ya trabajaba allí y le conto que estaban recibiendo operarias, la madre de Martha le dijo: – Sr. Hans vengo para ver si mi hija puede trabajar en su compañía, acaba de terminar el colegio y necesito que se ocupe – El Sr. Hans un alemán que estaba iniciando negocios en Bogotá le dijo que volviera al otro día para que iniciara haciendo unos paquetes o combos escolares que se enviarían a las tiendas, allí empezó una carrera hace 36 años y que aun continua ahora desde el cargo de jefe de mercadeo consumo, donde ha pasado por todos los cargos relacionados y se siente orgullosa de pertenecer a la compañía.

Caso similar es el de Gustavo Abril quien empezó como mensajero y hoy es auxiliar de cuantas por pagar, a quien hace poco se le hizo un reconocimiento público por sus 40 años de labores en la compañía y espera que este año 2013 se le notifique la aceptación de la pensión, “… a mi me toco jugar y entretener a los nietos de los patrones cuando venían a la empresa, ellos quienes luego serian mis jefes, terminarían vendiendo la compañía, nunca pensé que fueran a salir primero ellos que yo de esta empresa” me dijo Gustavo un día.

Historias reales y similares a la de Martha y Gustavo hay varias caminando a diario en los pasillos de la compañía, contando anécdotas de cuando no habían computadores y tenían que llevar la contabilidad en los típicos libros y los formalismos actuales de hojas de vida, evaluaciones de competencias, matriz de habilidades, entre otros simplemente no existían, les ha tocado aprender, desaprender y volver a aprender de nuevo muchas veces en diversas ocasiones y aspectos.

Actualmente la dinámica del mundo actual, tan cambiante, donde aparecen a diario fusiones, adquisiciones, ventas de compañías y servicios tercerizados  hacen que el entorno laboral per se sea alta mente inestable, si a lo anterior súmanos que las nuevas generaciones tienen por tendencia no permanecer más de 3 años en el mismo cargo, buscan crecer más rápidamente y tener nuevas experiencias formativas, tendremos entonces el escenario perfecto, la tormenta perfecta de inestabilidad laboral de parte y parte, empleados y empresarios y los casos como los de Martha y Gustavo serán producto del pasado y se abran extinto definitivamente.

El reto es entonces adaptarnos a las nuevas circunstancias actuales,  retener y desarrollar talento, mantener la motivación y hacer planes de carrera apropiados para que nuestros talentos puedan crecer al lado de nuestra compañía y nos ayuden a crecer con ella.

Víctor Taborda

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies