BUSCANDO EL BUSINESS CORNER

Parece difícil ser original y crear un producto o un servicio nuevo, algo que aún no existe en el mercado y que tenga la oportunidad de cubrir una necesidad o un deseo de la demanda. A pesar de esta dificultad cierta, cada día aparecen novedades que inundan escaparates, comercios, ofertas de algunas compañías y hasta las bolsas internacionales.

O bien tenemos una capacidad fantástica para la innovación, o bien nos creemos que innovamos cuando solo transformamos lo que ya existe. En verdad pasan las dos cosas. Es más, hemos abonado la sociedad actual para que esté especialmente preparada y expectante a recibir (y juzgar) las novedades.

Si analizamos con detenimiento el proceso de poner en el mercado un nuevo producto o servicio comprobaremos que todos ellos tienen algunas características comunes: son especializados y concretos, están diseñados para uso y consumo masivo, técnicamente complejos, son compatibles, con capacidad de actualización, responden a criterios de utilidad inmediata y casi siempre son recurrentes.

Academy of Management Journal destacó en 2012 que cada día salen al mercado internacional más de quince mil productos o servicios nuevos o que representan novedades no contempladas para el consumo social. De ellos, algo más del 83% tienen, actualmente, un componente tecnológico decisivo y un 89% está dirigido a población menor de 30 años.

Pero quizá el dato más significativo es el porcentaje de éxito/fracaso de estas novedades. Solo el 11% de estos se mantienen en el mercado tras cinco años de vida y de ellos casi el 90% corresponden a iniciativas de grandes organizaciones. Las pymes que consiguen mantener en el mercado iniciativas exitosas evolucionan en tamaño rápidamente y abandonan su condición de pequeña o mediana empresa. La mayor dificultad la tienen quienes gestionan las micro, normalmente por falta de recursos ya sea para posicionar un producto, para fabricarlo, distribuirlo y consecuentemente mantenerlo. Lo habitual en estos casos de éxito es que la micro empresa tenga que pactar con otras organizaciones si quieren triunfar en el mercado.

La eclosión de la tecnología, que ha protagonizado las últimas décadas, ha excitado la imaginación y ha dado carácter de protagonista indiscutible a este tipo de productos y servicios. Realmente hoy es difícil encontrar en el mercado iniciativas sin componentes tecnológicos.

Encontrar el business corner para hacerse fuerte en él es un desiderátum de toda empresa. Una vez conseguido hay que aplicar la “teoría del domino”. Seguir insistiendo en puntos fuertes hasta ganar la partida (el mercado) y dejar fuera de combate al enemigo (la competencia).


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies