Demarcación Hidrográfica del Guadiana: Usos, demandas y presiones.

1. Usos del agua:

De acuerdo con la Instrucción de Planificación Hidrológica, se consideran usos del agua las distintas clases de utilización del recurso así como cualquier otra actividad que tenga repercusiones sobre el estado de las aguas.

Los principales usos consuntivos del agua en la Demarcación del Guadiana son el uso urbano, que supone unos 200 hm3 anuales (9% del total); la agricultura, con unos 1.973 hm3 al año (89%); y la industria no conectada a la red de abastecimiento urbano, con unos 44 hm3 anuales (2%). Este último uso comprende las actividades de la industria manufacturera, extractiva y energética (a excepción de la hidroeléctrica), la construcción y los servicios.

Entre los usos no consuntivos destaca la producción de energía eléctrica (1,2% del total nacional) existiendo 16 centrales hidroeléctricas asociadas a los grandes embalses de utilización mixta junto al regadío.

En cuanto a las fuentes del recurso, para todos los usos aproximadamente el 22% del agua es de origen subterráneo (80% en el Alto Guadiana) y el resto superficial.

 

2. Demanda hídrica:

De una forma genérica, la demanda de agua es el volumen de agua en cantidad y calidad que los usuarios están dispuestos a adquirir para satisfacer un determinado objetivo de producción o consumo. Desde el punto de vista de la planificación, es la necesidad de agua para las actividades tras ser sometida a las restricciones ambientales y administrativas existentes y sujeta a una gestión sostenible del recurso.

La metodología empleada para la caracterización de demandas en la Demarcación del Guadiana se caracteriza por basarse, en la medida de lo posible, en datos reales con lo que se obtiene una estimación más ajustada a la realidad. De este modo se definen las demandas, en el año base 2005, asociadas a los principales usos descritos en el punto anterior. Los datos no incluyen las demandas de Portugal ya que la coordinación con este país continua en proceso.

La demanda urbana bruta de los municipios de dentro y de fuera de la demarcación que son abastecidos por la misma es del orden de 199,65 hm3 anuales, estimándose un retorno al medio hídrico de unos 159,72 hm3.

Por otra parte, la demanda bruta media para uso agrícola asciende a unos 1.973,24 hm3 al año y la asociada a la industria no conectada a la red municipal a 18.54 hm3 anuales, siendo el volumen de agua vertida de nuevo a los cauces del orden de 13,16 hm3.

Por último, la demanda estimada para las centrales hidroeléctricas presentes en la cuenca del Guadiana es de unos 2.293 hm3 al año.

 

3. Presiones e impactos:

El estudio de las presiones existentes en las masas de agua tiene por objetivo identificar aquellas que puedan causar el incumplimiento de los Objetivos Medioambientales de la Directiva Marco. Este efecto negativo depende simultáneamente tanto de la presión en sí misma como de la susceptibilidad de la masa de agua afectada.

El mayor impacto en la Demarcación del Guadiana lo producen las infraestructuras transversales (presas, diques de regulación, azudes, puentes y demás obstáculos fijos) cuyo efecto radica en que interrumpen el curso normal del cauce produciendo un importante efecto barrera sobre los ecosistemas acuáticos.

Los efectos, también importantes en el ámbito, causados por las infraestructuras longitudinales (canalizaciones, defensas), son la introducción de cambios sustanciales en sus riberas y en la velocidad del agua, o eliminando la vegetación existente con la consecuente falta de refugios y hábitats para la fauna acuática y asociada.

La invasión del Dominio Público Hidráulico por actividades de agricultura es uno los más importantes factores de degradación de las riberas en extensión superficial. Análogamente, el Dominio Marítimo Terrestre se encuentra sometido a numerosas presiones debidas a los distintos usos del suelo tales como actividades extractivas, la existencia de escombreras y vertederos, cultivos de regadío y de secano, y el desarrollo urbanístico y de zonas portuarias.

Así, los principales impactos derivados de las presiones en aguas superficiales son:

Concentración de nutrientes: Algunos embalses se encuentran en riesgo de eutrofia por la aparición de elevadas concentraciones de amonio, amoníaco y fósforo debido a fuentes puntuales y difusas de contaminación.

Concentración de materia orgánica, debida a la elevada densidad ganadera en determinadas comarcas agrarias de la demarcación.

Alteración hidrológica de cauces, zonas húmedas y complejos lagunares, provocada por extracciones significativas de agua.

Contaminación por sustancias prioritarias u otros contaminantes específicos, motivada por la actividad agrícola intensiva que genera una contaminación difusa que aporta este tipo de sustancias utilizadas en los tratamientos fitosanitarios realizados sobre los cultivos.

Hábitats alterados por presiones hidromorfológicas asociadas a los encauzamientos y a las grandes presas situadas sobre el cauce principal de la cuenca.

De igual modo, los principales impactos originados por las presiones en aguas subterráneas son:

Sobre-explotación de las masas de agua: Las declaraciones oficiales de acuíferos sobreexplotados realizadas en los años 1988 y 1998 sobre ciertos acuíferos de la demarcación siguen vigentes en la actualidad, con extracciones que superan los recursos anuales disponibles.

Intrusión salina: A pesar de que determinados pozos cercanos a la costa presentan problemas de salinización, las tendencias observadas de la profundidad de la interfaz agua dulce-agua salada son positivas indicando un retroceso hacia el mar de la intrusión marina.

Contaminación de masas de agua subterránea por fuentes de contaminación difusa: 14 de las 20 masas de agua subterránea definidas en esta demarcación presentan esta problemática de forma acentuada. Las zonas más afectadas son aquellas con áreas de regadío con aguas subterráneas en donde se han desarrollado cultivos con fuertes necesidades hídricas y de fertilización nitrogenada.

 

Fuente: Memoria del proyecto de Plan Hidrológico de la cuenca del Guadiana (parte española de la Demarcación Hidrográfica).


Suscribirse a comentarios Comentarios | Trackback |

Comentarios ( 1 Comentario )

Cristina, espero que este resumen (muy, muy bien hecho) te haya hecho pensar sobre la realidad española, en la que las actuaciones fundamentales qeu se han demandado y sobre las qeu ha pilotad el desarrollo socioeconómico (presas y embalses, defensas, regadíos) ahora pasan a considerarse presiones -que lo son- susceptbles de provocar impactos negativos sobre los ecosistemas hídricos y con el riesgo de qeu las aguas no alcancen el buen estado.

Dicotomía difícil de resolver y sobre la que no se puede frivolizar. Nos jugamos mucho como sociedad, como país, y la realización de estudios profesinales sólicods y solventes ah de ser la base para estructurar el debate apasioannte qeu se va a producir (se ha empezado a producir) en la sociedad española en estos años.

MI ENHORABUENA MÁS CORDIAL

Tomas A. Sancho enviado el 15/06/12 16:55

Enviar comentario


XHTML: Puede utiliza las etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies