Estrés Hídrico en España

047n1soc-1

Definimos estrés como: “reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante o de demanda incrementada”. En el caso del agua el estrés se refiere al fenómeno que provoca un deterioro de los recursos de agua dulce en términos de cantidad (acuíferos sobreexplotados, ríos secos, lagos contaminados) y de calidad (eutrofización, contaminación de la materia orgánica, intrusión salina). Sucede cuando la demanda de agua es superior a la cantidad de agua disponible en un periodo determinado de tiempo o cuando su calidad no es apta para su utilización. También se da el caso de estrés hídrico cuando la cantidad de agua en el medio es muy superior al demandado, provocando inundaciones.

Según unos estudios España es el país europeo con mayor tendencia al estrés hídrico. Solo en Galicia y la meseta norte tienen riesgo bajo.

En 2030 un 65% de la población española sufrirá las consecuencias del estrés hídrico.

Para intentar dar un vuelco a las previsiones, España apuesta entre otras, medidas para el uso eficiente del agua, el agua desalada para el riego de cultivos, ya que en los países de la Europa meridional el porcentaje de uso de agua proveniente del medio natural para el sector agrícola puede rondar el 80%, siendo nuestro país el uno de los usuarios principales del agua desalada con 1,6 millones de m3 al día.
Hay otras zonas de la península ibérica que no tienen acceso al agua desalada y se apuesta por la reutilización de agua para riego. La reutilización de las aguas residuales están siendo cada vez más comunes cuando los municipios se enfrentan con altas demandas de agua y se reducen los suministros.
En la actualidad España es uno de los países que más agua consume por habitante y día en cuanto a uso domestico. En los últimos años, el desarrollo económico, la expansión urbana, el turismo y la agricultura han incrementado la presión sobre los recursos hídricos hasta el punto de que en el periodo 1975-2006 la demanda de agua en España ha aumentado.

Aunque poco a poco se van implementando medidas para recortar el gasto de agua solo con un uso responsable y una concienciación del uso eficiente del agua en la población, podrían cambiar las previsiones tan desalentadoras que nos vaticinan.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies