Diferencia entre revisiones de «Resultados económicos y sostenibles en Igualdad»

De wiki EOI de documentación docente
Saltar a: navegación, buscar
Línea 5: Línea 5:
 
|Número sección=2
 
|Número sección=2
 
|Introducción=[[Imagen:12781706906HGS6v.jpg]]
 
|Introducción=[[Imagen:12781706906HGS6v.jpg]]
 +
 
La evolución de la economía mundial y la rapidez de los procesos ponen de relieve la necesidad de buscar un método eficaz que permita mantener el crecimiento económico. Si bien las diferencias geográficas, las especificidades de la industria o los avances tecnológicos son elementos imprescindibles; el género aparece cada vez más como uno de los factores clave a la hora de analizar la evolución y las tendencias, tanto económicas como sociales.
 
La evolución de la economía mundial y la rapidez de los procesos ponen de relieve la necesidad de buscar un método eficaz que permita mantener el crecimiento económico. Si bien las diferencias geográficas, las especificidades de la industria o los avances tecnológicos son elementos imprescindibles; el género aparece cada vez más como uno de los factores clave a la hora de analizar la evolución y las tendencias, tanto económicas como sociales.
 
El talento resulta fundamental para mantener la competitividad, sin embargo el talento femenino, en términos generales, sigue estando poco explotado. Según el estudio The Gender dividend: making the business case for investing in women en Europa, las mujeres representan el 45% de la mano de obra, teniendo más de la mitad título universitario, pero sólo ocupan el 11% de los cargos directivos. De hecho, solo el 3% de los consejeros delegados de las multinacionales más importantes son mujeres. En el sector público la situación es parecida, ya que solo un 8% de los países miembros de la ONU tienen una mujer al frente.
 
El talento resulta fundamental para mantener la competitividad, sin embargo el talento femenino, en términos generales, sigue estando poco explotado. Según el estudio The Gender dividend: making the business case for investing in women en Europa, las mujeres representan el 45% de la mano de obra, teniendo más de la mitad título universitario, pero sólo ocupan el 11% de los cargos directivos. De hecho, solo el 3% de los consejeros delegados de las multinacionales más importantes son mujeres. En el sector público la situación es parecida, ya que solo un 8% de los países miembros de la ONU tienen una mujer al frente.
 
A pesar de que se ha avanzado mucho en el tema de la igualdad, éste se ha estancado en los últimos años. En 1998 el 10% de los puestos directivos de las compañías de Fortune 500 estaban ocupados por mujeres, diez años después, en 2008, este porcentaje ha experimentado un tímido avance hasta el 15,7%.
 
A pesar de que se ha avanzado mucho en el tema de la igualdad, éste se ha estancado en los últimos años. En 1998 el 10% de los puestos directivos de las compañías de Fortune 500 estaban ocupados por mujeres, diez años después, en 2008, este porcentaje ha experimentado un tímido avance hasta el 15,7%.
 
 
|Apartados=
 
|Apartados=
 
|Estado=esbozo
 
|Estado=esbozo

Revisión del 16:34 2 feb 2012


Estado de desarrollo de la sección: esbozo esbozo

Wikilibro: Igualdad > Capítulo 8: El ecosistema de la diversidad de género

Sección 2

Resultados económicos y sostenibles
12781706906HGS6v.jpg

La evolución de la economía mundial y la rapidez de los procesos ponen de relieve la necesidad de buscar un método eficaz que permita mantener el crecimiento económico. Si bien las diferencias geográficas, las especificidades de la industria o los avances tecnológicos son elementos imprescindibles; el género aparece cada vez más como uno de los factores clave a la hora de analizar la evolución y las tendencias, tanto económicas como sociales. El talento resulta fundamental para mantener la competitividad, sin embargo el talento femenino, en términos generales, sigue estando poco explotado. Según el estudio The Gender dividend: making the business case for investing in women en Europa, las mujeres representan el 45% de la mano de obra, teniendo más de la mitad título universitario, pero sólo ocupan el 11% de los cargos directivos. De hecho, solo el 3% de los consejeros delegados de las multinacionales más importantes son mujeres. En el sector público la situación es parecida, ya que solo un 8% de los países miembros de la ONU tienen una mujer al frente.

A pesar de que se ha avanzado mucho en el tema de la igualdad, éste se ha estancado en los últimos años. En 1998 el 10% de los puestos directivos de las compañías de Fortune 500 estaban ocupados por mujeres, diez años después, en 2008, este porcentaje ha experimentado un tímido avance hasta el 15,7%.

< Sección anterior
Catalizadores para la diversidad de género

Sección siguiente >
Marketing y el papel de las mujeres. El consumo responsable