Política de I+D en Competitividad

De wiki EOI de documentación docente
Revisión del 13:17 30 mar 2012 de EOIwikiAdmin (Discusión | contribuciones) (Página creada con «{{Sección |Título=Política de I+D |Libro=Competitividad |Capítulo=Conceptos y Definiciones |Número sección=3 |Introducción=Una vez identificadas y realizada la corre...»)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar


Estado de desarrollo de la sección: completo completo

Wikilibro: Competitividad > Capítulo 1: Conceptos y Definiciones

Sección 3

Política de I+D
Una vez identificadas y realizada la correspondiente selección de tecnologías de interés para el ámbito del negocio en que se desenvuelve la organización, valoradas las incertidumbres y riesgos que en su caso supone el adoptar determinados tipos de innovación, la organización deberá fijar métodos y procedimientos de acceso a las tecnologías, definir criterios generales de selección de proyectos de I+D, así como determinar los flujos de información típicos en los procesos de innovación tecnológica que le sean próximos, poniéndolos en contraposición con las estructuras organizativas típicas, adoptando estrategias tecnológicas que le posicionen en su entorno según objetivos a alcanzar, de liderazgo, de diferenciación, o de bajo coste de producción.

Todo ello acabará por determinar la política de I+D de la empresa, la cual deberá de asegurar que el desarrollo o adopción de tecnologías mantengan la supuesta congruencia actual entre estrategia-estructura-procesos-mercados.

Para la implantación de la política correspondiente, adquiere especial interés el conocer instrumentos que relacionen mecanismos y formas típicas que cabe implantar para la adquisición o desarrollo de tecnologías, como son la adquisición de patentes, contratos con unidades externas, alianzas, desarrollo de proyectos en cooperación, unidades internas de desarrollo de investigación aplicada.....

Asimismo serán de especial interés todos aquellos que permitan identificar barreras y oportunidades para incorporar determinadas tecnologías en la empresa en cuestión.

Para que la empresa alcance un determinado grado de desarrollo en un determinado tipo de innovación tecnológica, se requiere del posicionamiento previo en lo que a política de I+D se refiere, abordando sistemáticamente las actividades que requiere el I+D de cara entre otros a:

  • generar nueva tecnología;
  • crear nuevos productos y/o procesos;
  • seguir la evolución tecnológica mundial para posibilitar un mejor posicionamiento en los mercados

Como principal resultado de aplicación de la política de I+D, la empresa será capaz de identificar y documentar su cartera de tecnologías actuales, y las deseables a corto, medio y largo plazo, así como establecer los correspondientes mecanismos para adquirirla y poner en práctica desarrollos relacionados con ellas de forma que adquiera sentido práctico su adquisición y/o conocimiento.

La política de I+D deberá partir de un claro posicionamiento sobre el porqué y para qué del I+D en la organización. Debe tenerse en cuenta que las organizaciones que soportan actividades de I+D, lo hacen para así mejor cumplir sus objetivos básicos, en el caso de entidades sin ánimo de lucro puede ser para resolver cuestiones de interés general para la Sociedad, pero las entidades que buscan beneficios económicos, como son las empresas, a menudo presentan complicadas y especiales relaciones entre los objetivos estratégicos globales y los del I+D que estas soportan.

Si el objetivo de la empresa es el de maximizar los beneficios tanto a corto como a largo plazo, el I+D debe claramente de orientarse a maximizar los beneficios, pero según sea la estrategia de negocio, la cantidad dedicada a I+D puede ser una gran cantidad o ser prácticamente simbólica. En todo caso para la gestión del I+D en la empresa, lo que realmente es relevante, es si el esfuerzo aplicado en I+D se corresponde o mantiene estrecha relación con alguno de los objetivos de la corporación bien de forma explícita o implícita. En consecuencia, es conveniente la existencia de un plan corporativo del que se pueda derivar un plan específico de I+D, aunque ante la no existencia de un plan explícito a nivel corporativo, siempre se puede generar un plan de I+D específico o implícito, pero que tiene el riesgo de que acabe por reflejar los intereses y objetivos de directivos y profesionales relacionados directamente con el I+D.

La política de I+D idealmente debe derivarse no sólo de los objetivos corporativos sino de multitud de otras fuentes e ideas que provengan tanto desde dentro como desde fuera de la empresa, así internamente deberá tener especialmente en cuenta los intereses de la organización de marketing y de la alta dirección, de los creadores de productos (científicos e ingenieros), de los vendedores de producto, de los creadores de productos (ingenieros), de los financieros y contables. Esta política contribuirá por sí misma a los objetivos corporativos a través de un constante proceso reiterativo, pero en todo caso, deberá ir en sintonía con los objetivos corporativos y aprovechar las oportunidades, de forma que se refleje la estrategia corporativa, en la planificación y en la ejecución de las diversas actividades corporativas.

La política de I+D deberá apoyarse en instrumentos de búsqueda de tecnologías para lo que será necesario el abordar la gestión de fuentes de tecnología. A continuación, se abordan aspectos relacionados con la gestión de la tecnología y de los proyectos de I+D.

< Sección anterior
Criterios de Selección de Tecnologías

Sección siguiente >
Estrategias de innovación