Diferencia entre revisiones de «Métodos cuantitativos en Estrategia»

De wiki EOI de documentación docente
Saltar a: navegación, buscar
(Página creada con «{{Sección |Título=Métodos cuantitativos |Libro=Estrategia |Capítulo=Técnicas y herramientas para la decisión estratégica |Número sección=3 |Introducción=La utiliz...»)
 
Línea 92: Línea 92:
 
No es aplicable, por definición, a perfiles que son siempre positivos o siempre negativos. Tiene el inconveniente de que no distingue de forma satisfactoria entre dos alternativas que tengan un horizonte distinto, y no tiene en cuenta la posibilidad de prestar o tomar prestado, a lo largo de la vida, dinero del mercado al tipo de interés de cada momento (…¿oportunidades perdidas?).
 
No es aplicable, por definición, a perfiles que son siempre positivos o siempre negativos. Tiene el inconveniente de que no distingue de forma satisfactoria entre dos alternativas que tengan un horizonte distinto, y no tiene en cuenta la posibilidad de prestar o tomar prestado, a lo largo de la vida, dinero del mercado al tipo de interés de cada momento (…¿oportunidades perdidas?).
  
TIR.jpg
+
 
 +
[[Archivo:TIR.jpg]]
 +
 
 
|Archivo=
 
|Archivo=
 
|Ancho archivo=
 
|Ancho archivo=
Línea 132: Línea 134:
 
En resumen, ya veis que no hay ningún método que sea la panacea universal. Como todos tienen limitaciones de una u otra índole, casi nunca se utilizan de forma aislada, sino en combinación. Además, son complementados con otro tipo de información económico-financiera, tal como la exposición máxima de flujo (cash-flow negativo máximo), su situación temporal dentro del horizonte, o la posición de partida de la empresa, en lo que a las finanzas toca.
 
En resumen, ya veis que no hay ningún método que sea la panacea universal. Como todos tienen limitaciones de una u otra índole, casi nunca se utilizan de forma aislada, sino en combinación. Además, son complementados con otro tipo de información económico-financiera, tal como la exposición máxima de flujo (cash-flow negativo máximo), su situación temporal dentro del horizonte, o la posición de partida de la empresa, en lo que a las finanzas toca.
  
VAN.jpg
+
[[Archivo:VAN.jpg]]
 +
 
 +
 
 
|Archivo=
 
|Archivo=
 
|Ancho archivo=
 
|Ancho archivo=

Revisión del 13:44 10 may 2012


Estado de desarrollo de la sección: esbozo esbozo

Wikilibro: Estrategia > Capítulo 6: Técnicas y herramientas para la decisión estratégica

Sección 3

Métodos cuantitativos
La utilización de métodos cuantitativos se basa en el hecho de que cualquier estrategia, o decisión estratégica, tiene su reflejo en las cuentas anuales de la empresa, o este efecto es calculable con respecto a la posición de partida o de referencia. En el fondo, se trata de comparar alternativas estratégicas, enfrentando sus costes a las utilidades que producen. Este proceso recibe el nombre de análisis de coste-eficacia, que puede tomar dos formas:
  • Intentar hacer el coste mínimo, para una utilidad dada.
  • Procurar la eficacia máxima dentro de una limitación presupuestaria.
Desde esta óptica, se aplican a las decisiones estratégicas las técnicas habituales para medir y comparar inversiones. A continuación se describen las más habituales, desde un punto de vista práctico (los fundamentos teóricos debéis obtenerlos en la asignatura de finanzas).

Rentabilidad de la inversión (ROI)

Es el resultado de dividir el beneficio (antes de intereses e impuestos) medio anual por el capital empleado. Es una medida sencilla, y quizás la más popular de todas, pero no concede ningún peso a la distribución temporal de las entradas de caja, ni tiene en cuenta la recuperación del capital invertido a lo largo de la vida del proyecto. Puede ser utilizado en decisiones y proyectos de ciclo corto.


Período de recuperación de la inversión (PAY-BACK)

Se denomina período de recuperación al tiempo (meses, años) necesario para que la entradas de flujo igualen al desembolso de capital. Esta técnica ignora la rentabilidad, y por lo tanto, elegirá entre dos alternativas en función de “la velocidad” a la que retornen la inversión. Tampoco tiene en cuenta la distribución temporal de los flujos.

A pesar de no gozar del apoyo de los teóricos y los financieros, en determinadas circunstancias proporciona una solución estratégicamente válida y en línea con lo que obtendríamos con métodos sofisticados. En mi opinión, es una buena herramienta para decidir en condiciones de entorno inestable turbulento o en movimientos estratégicos de alto riesgo.


Tasa interna de rentabilidad (TIR)

Se denomina Tasa interna de rentabilidad (TIR) a la tasa de interés que, aplicado al capital de que se dispone al principio de cada periodo, hará posible que las entradas de caja sirvan exactamente para cubrir los intereses y reponer el capital desembolsado. Se trata de resolver la ecuación:

Donde: C0 es el movimiento de caja al inicio del periodo de la inversión. Ci son los movimientos de caja en cada periodo. R es la rentabilidad interna. N son los años considerados como horizonte de medición.

La TIR, que antes se calculaba penosamente y por tanteos, pero que ahora se resuelve de forma instantánea en el ordenador, es una herramienta obligada en los proyectos de larga duración, preferentemente en entornos relativamente estables. Proporciona buenos resultados cuando el perfil de flujos tiene una serie de años positivos y otros negativos.

No es aplicable, por definición, a perfiles que son siempre positivos o siempre negativos. Tiene el inconveniente de que no distingue de forma satisfactoria entre dos alternativas que tengan un horizonte distinto, y no tiene en cuenta la posibilidad de prestar o tomar prestado, a lo largo de la vida, dinero del mercado al tipo de interés de cada momento (…¿oportunidades perdidas?).


TIR.jpg


Valor actual neto (VAN)

Se denomina VAN al valor actualizado de todos los flujos de caja, una vez han sido descontados a un tipo de interés igual al coste medio de los recursos (propios y ajenos) de la empresa. Así,

Donde j es el coste medio de los recursos y C0 y Ci los definidos en el caso anterior.

La opción será tanto más atractiva cuanto mayor sea el valor de VAN que produzca. Si el VAN resultase nulo, la rentabilidad alcanzable con el proyecto es igual al coste de los recursos financieros, y éste igual al TIR. El VAN, que como el TIR toma en consideración el factor temporal y la reposición del capital, no puede distinguir de forma satisfactoria entre opciones que exijan diferentes desembolsos de capital.

En resumen, ya veis que no hay ningún método que sea la panacea universal. Como todos tienen limitaciones de una u otra índole, casi nunca se utilizan de forma aislada, sino en combinación. Además, son complementados con otro tipo de información económico-financiera, tal como la exposición máxima de flujo (cash-flow negativo máximo), su situación temporal dentro del horizonte, o la posición de partida de la empresa, en lo que a las finanzas toca.

VAN.jpg

< Sección anterior
Cualitativas II: El análisis matricial

Sección siguiente >
Métodos de decisión multi-criterio