Los principios contables en Finanzas

De wiki EOI de documentación docente
Saltar a: navegación, buscar


Estado de desarrollo de la sección: completo completo

Wikilibro: Finanzas > Capítulo 1: Contabilidad Financiera

Sección 6

Los principios contables
Las operaciones contables deben realizarse conforme a unos principios y criterios objetivos que permitan a la persona que analiza los estados financieros conocer el significado económico de las operaciones efectuadas y poder hacer estudios comparativos de la evolución de la empresa a lo largo del tiempo, o comparar con otras empresas.

Introducción a los Principios Contables

Los principios contables son las reglas o normas básicas para el desarrollo de la contabilidad en la empresa, y por lo tanto son la piedra angular que guía la información contable suministrada en los estados financieros de la empresa.

Los principios contables, también conocidos como “principios de contabilidad generalmente aceptados” (PCGA), son postulados básicos comunes a todos los sistemas contables y son lo suficientemente amplios para que su enunciación sirva para el tratamiento de toda la problemática que pueda suscitar un determinado sistema contable.

En España las fuentes de principios y criterios contables están en el Plan General de Contabilidad (PGC) de 2008. La aplicación de los principios contables es obligatoria y deberá conducir a que las cuentas anuales expresen la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la empresa.

La expresión de imagen fiel tiene origen anglosajón y pero ha sido adoptada por todo los principales sistemas contables. La imagen fiel no se considera como un principio en sí mismo, es la consecuencia de aplicar sistemática y regularmente los principios contables. La imagen fiel no es un concepto cerrado y delimitado, pero podemos decir que la imagen fiel trata de transmitir la doble noción de imparcialidad y objetividad que se debe perseguir en la elaboración de los estados financieros.


Principios contables del PGC

Los principios contables de aplicación obligatoria que contiene el Plan General de Contabilidad español son los que se indican a continuación:

Principio de Empresa en Funcionamiento. Se considera que la gestión de la empresa tiene una duración ilimitada, por lo que la aplicación de los principios contables no irá encaminada a determinar el valor del patrimonio neto empresarial a efectos de su venta o enajenación global o parcial, ni el importe resultante en caso de liquidación.

Principio del Devengo. Propugna que los hechos económicos deben registrarse cuando nazcan los derechos u obligaciones que los mismos originen, y que los gastos o ingresos que generen deben imputarse ese ejercicio económico independientemente de la fecha que tengan los cobros o pagos asociados.

La aplicación de este principio no suele ser complicada ya que muchos hechos económicos suelen formalizarse en un documento mercantil en el que se fija cuándo nacen los derechos u obligaciones derivados de la transacción mercantil.

Principio de Uniformidad. Determina que adoptado un criterio contable dentro de las alternativas posibles para la contabilización de una transacción deberá mantenerse en el tiempo y aplicarse de manera uniforme a todos los elementos patrimoniales que tengan las mismas características en tanto no se alteren los supuestos que motivaron la elección de dicho criterio.

De alterarse estos supuestos podrá modificarse el criterio adoptado en su día; pero en tal caso, estas circunstancias se harán constar en la memoria, indicando la incidencia cuantitativa y cualitativa de esa variación sobre las cuentas anuales.

Principio de Prudencia. Establece que la empresa, siempre con el objetivo último de que las cuentas anuales muestren la imagen fiel, deberá ser prudente en las estimaciones y valoraciones que realice. El principio de prudencia también establece que únicamente se contabilizarían los beneficios realmente realizados a la fecha de cierre del ejercicio. Por el contrario, los riesgos deberán ser reconocidos tan pronto sean conocidos.

Principio de No Compensación. Propone que, salvo si una norma indica lo contrario, no podrán compensarse las partidas del activo y del pasivo del balance ni las partidas de gastos e ingresos que integran la cuenta de pérdidas y ganancias. Es decir, se valorarán separadamente los elementos integrantes de las distintas partidas del activo, pasivo, ingresos y gastos. El incumplimiento de este principio no afecta al resultado económico de la empresa, pero sí a la veracidad de los hechos y a la claridad de la información contable suministrada.

Principio de Importancia Relativa. Afirma que podrá admitirse la no aplicación estricta de algunos de los principios contables anteriores siempre y cuando la importancia relativa en términos cualitativos y cuantitativos de la variación que tal omisión produzca sea escasamente significativa y, en consecuencia, no altere las cuentas anuales como expresión de la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la empresa.

Conflicto entre Principios Contables. En los casos de conflicto entre principios contables obligatorios deberá prevalecer el que mejor conduzca a que las cuentas anuales expresen la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la empresa.

< Sección anterior
El resto de estados financieros

Sección siguiente >
El método contable