La Oferta y la Demanda Agregadas (II): Shock de Oferta, Expectativas, Políticas contra el Desempleo y la Inflación y el Largo Plazo. en Entorno económico

De wiki EOI de documentación docente
Saltar a: navegación, buscar


Estado de desarrollo del capítulo: avanzado avanzado

Wikilibro: Entorno económico

Capítulo 16

La Oferta y la Demanda Agregadas (II): Shock de Oferta, Expectativas, Políticas contra el Desempleo y la Inflación y el Largo Plazo.

Resumen

Con este epígrafe concluimos el modelo de Oferta y Demanda Agregada. Estudiaremos el fenómeno de la inflación y el desempleo, la incidencia de las expectativas en la OA-DA, los efectos de las distintas políticas para combatir el paro y la inflación las limitaciones de estas políticas y las alteraciones que el largo plazo provoca.

Una vez concluido el modelo de Oferta y Demanda Agregada estamos en condiciones de aproximar aún más a la realidad las hipótesis sobre las que se sustentan dichos modelos, esto es, incluir los efectos de los shocks de oferta e introducir las expectativas dentro del modelo. Con todo ello estamos en condiciones de analizar los efectos que tanto las políticas de demanda y de oferta, en sus diferentes formas, tienen sobre la economía.

En cuanto a las políticas de demanda, tenemos básicamente tres: fiscal, monetaria y comercial. La primera suele utilizarse en el período expansivo del ciclo político. El incremento del gasto público tira inmediatamente de la DA y afecta a la producción y al empleo. La segunda suele utilizarse para combatir la inflación. También puede usarse en combinación con la primera para evitar el desplazamiento que el sector público provoca sobre el privado de la economía cuando se desarrolla una política fiscal expansiva (crowding out). Finalmente la política comercial, que podemos considerarla también de demanda, afecta al saldo neto de las exportaciones menos las importaciones, aunque en los últimos tiempos, dichas políticas comerciales se encuentran muy comprometidas y con poca posibilidad de maniobra debido a los múltiples acuerdos y áreas comerciales en las que se están agrupando los distintos países. Estas tendencias afectan tanto a las políticas arancelarias, como a las de tipos de cambio (la Unión Europea es un claro ejemplo).

Por otro lado tenemos a las políticas de oferta en su doble vertiente, estructural o de rentas, que pueden actuar conjuntamente contra la inflación y el desempleo. A diferencia de lo que ocurre con las políticas de demanda, las políticas de oferta contra la estanflación ayudan a llevar a la economía por la senda del equilibrio a largo plazo, sin provocar nuevas perturbaciones que distorsionen aún más el ajuste.

Las políticas de renta intentan evitar que la inflación continuada se transmita de forma automática por medio de la negociación colectiva a los salarios y a los precios de los bienes y servicios. Convencer a los sindicatos de que es preferible la contención salarial no es tarea fácil. En cuanto a las políticas estructurales, la dificultad es aún mayor. Cambiar el marco de las relaciones laborales, flexibilizar la creación de empresas, modificar los contratos de alquiler de viviendas, reestructurar sectores industriales, adaptar el sector agrario a las nuevas necesidades,... son políticas que se desarrollan en el largo plazo y dichos ajustes suponen sacrificios muchas veces difíciles de asumir.


Índice de contenido

Este capítulo tiene 1 secciones que ocupan 0 Kb, aproximadamente unos 0 carácteres.

< Capítulo anterior
La Oferta y la Demanda Agregadas (I): La Demanda Agregada, El mercado de Trabajo, La Oferta y la Determinación de la Renta y los Precios

Capítulo siguiente >
Oferta y Demanda de un Bien