La Idea de Negocio en Proyectos de negocio

De wiki EOI de documentación docente
Revisión del 13:36 12 mar 2012 de EOIwikiAdmin (Discusión | contribuciones)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar


Estado de desarrollo de la sección: completo completo

Wikilibro: Proyectos de negocio > Capítulo : La cultura emprendedora. El autoempleo

Sección 2

La Idea de Negocio
Todo proyecto parte de una idea empresarial que ha de estar basada en una oportunidad procedente del mercado.

A la hora de identificar una oportunidad y, por lo tanto, desarrollar una buena idea, el emprendedor tiene que tener en cuenta sus capacidades creativas e innovadoras, motivaciones, experiencia acumulada sobre el área o sector. Para lo cual requiere tener un profundo conocimiento del entorno (de la situación socioeconómica, del mercado, de los clientes, de los competidores), pues tiene que valorar las necesidades que puede satisfacer, los huecos de mercado que puede cubrir y la ventaja competitiva respecto a la competencia.

La idea de negocio debe reunir las siguientes consideraciones:

  • Debe estar basada en la identificación de una oportunidad.
  • Las oportunidades están en el entorno de la empresa.
  • La idea de negocio debe proporcionar valor para las empresas, los clientes y la sociedad – utilidad para el mercado.

La idea de negocio debe satisfacer alguna necesidad de los futuros clientes y/o añadir algún factor diferenciador a los productos y/o servicios ya existentes en el mercado.

Es necesario hacer un estudio inicial sobre las posibilidades que ofrece el mercado, detectar los huecos existentes, detectar las fuentes donde obtener información sobre las posibles oportunidades de negocio.

¿Dónde buscar ideas de negocio?

El problema que se le plantea generalmente al emprendedor reside en cómo generar o encontrar una buena idea de negocio. En este sentido podríamos señalar algunos hábitos que se podrían convertir en fuente de generación de ideas, como los siguientes:

  • Observación del entorno y analizar los cambios socioculturales y normativos que se han producido actualmente. Quizás en esos cambios podamos obtener una relación de oportunidades de negocio, basándonos en las necesidades o motivaciones que aún no están cubiertas.

Por ejemplo: con la aplicación de la Ley Antitabaco surgieron nuevas empresas dedicadas a acondicionar y climatizar las terrazas de bares y restaurantes.

  • Rodearse de gente creativa, pues todo se contagia, y la creatividad contribuye a la generación de ideas.
  • Observar los hobbies y aficiones propias y de la gente.
  • Ser una aliado de la tecnología, y ver aquella que no está difundida en todo su potencial de aplicación.

Por ejemplo, las empresas de seguridad en Internet recuperan su protagonismo ante las amenazas en los nuevos entornos de computación en la nube (cloud computing) y en los dispositivos móviles (smartphones, tablets,..)

  • Aprovechar la propia experiencia como trabajador por cuenta ajena o la formación en un campo específico. El conocimiento de una actividad y/o sector, puede proporcionar ideas de negocios y dar la seguridad necesaria para independizarse.
  • Hacer lo mismo de manera diferente.
  • Reutilizar ideas que han tenido éxito en otros mercados geográficos o en otros sectores.
  • Participar en Ferias, estar en contacto con Organismos de Promoción Empresarial, como por ejemplo: el ICEX, Cámaras de Comercio.

▫ Ser activo en foros de internet relacionados con grupos de emprendedores y seguir los comentarios y opiniones.

  • Leer artículos, publicaciones, revistas sectoriales, así como escuchar programas especializados sobre entrepreneurship que ofrecen los medios de comunicación.

Si hiciésemos un análisis de los sectores emergentes de los año 90, actualmente, ¿en qué campos podríamos obtener alguna oportunidad de negocio?

8 IniciaEmprende.jpg

8b IniciaEmprende.jpg


La creatividad e innovación como factor clave en la búsqueda de nuevas ideas

Toda idea de negocio debe estar diferenciada y debe poseer un elevado componente innovador, que no debe limitarse al instante original del negocio sino que debe mantenerse a lo largo de toda la vida de la empresa.

La creatividad puede contribuir a la generación de ideas que originen nuevos productos, servicios o procesos innovadores, pero no debe confundirse creatividad con innovación.

  • La creatividad contribuye a la generación de ideas nuevas.
  • La innovación es la implantación de ideas nuevas y útiles.

Podíamos decir que la innovación es la aplicación de la creatividad a un determinado aspecto.

Ser creativo no tiene porqué implicar, necesariamente, ser innovador. Aunque sí hay que tener en cuenta que hace falta un proceso creativo para generar un número elevado de ideas de modelos de negocios nuevos e innovadores, e identificar las mejores; proceso éste al que se le suele denominar como ideación.

La innovación es la introducción de ideas novedosas y útiles que permiten crear nuevos productos y/o servicios o mejorar los ya existentes, y aplicar nuevos procesos en la producción o en la organización, de manera continua y orientada al cliente.

La innovación consiste en desafiar las normas para diseñar modelos de negocio originales que satisfagan las necesidades desatendidas, nuevas u ocultas de los clientes.

La innovación no sólo tiene que estar asociada al producto y/o servicio en sí, puede germinar en cualquiera de las partes de la empresa.

  • La innovación puede estar asociada:
  • Al producto y/o servicio.
Puede entenderse como la creación de un nuevo producto y/o servicio, o bien añadir a alguno ya existente nuevas características que los consumidores lo perciban como novedoso. Un ejemplo sería la “tablet” (surge como la derivada del ordenador portátil sin teclado no ratón), o la TV en 3D sin uso de gafas, o “Amazon Web Services” (se creó a partir de la infraestructura de venta al por menor de amazon.com)
  • Al proceso.
Este tipo de innovación introduce una manera diferente de realizar las cosas. Puede estar asociada a cualquiera de los niveles de la empresa: al marketing (por ejemplo: las compras colectivas por internet o collective e-commerce), a la producción (por ejemplo cuando se introdujo una nueva forma de restaurantes: fast food; o el reloj “Swatch”, que para seguir ofreciendo calidad suiza a precio competitivo, se automatizó gran parte del proceso de fabricación), a la gestión (con introducción de nuevas tecnologías, desde el hardware o los distintos software que agilizan el trabajo en administración).


  • El papel de la innovación es uno de los factores críticos de éxito en una empresa, por lo que el emprendedor-empresario, debe tener en cuenta una serie de principios básicos en relación a la misma:
  • La innovación debe ser fruto de un esfuerzo sistemático, organizado y regular.
  • La innovación debe iniciarse a pequeña escala, para ir consolidándose y ampliándose progresivamente.
  • La innovación debe ser simple y concreta, de forma que se pueda pasar de lo conceptual a su materialización.
  • La innovación debe apuntar al liderazgo de la empresa que la aplique, y a la generación de barreras que dificulten la imitación.


La innovación en modelos de negocio no es algo nuevo

La innovación en los modelos de negocio no es algo nuevo, por ejemplo:

  • los fundadores de Diners Club la aplicaron cuando introdujeron la tarjeta de crédito en 1950,
  • al igual que Xerox, que introdujo el alquiler de las fotocopiadoras y el sistema de pago por copia en 1959.

De hecho, la innovación en modelos de negocio se remonta al siglo XV, cuando Johannes Gutenberg buscaba aplicaciones para el dispositivo de impresión mecánica que había inventado.

La innovación en modelos de negocio consiste en generar valor para las empresas, para los clientes y para la sociedad, y así lo entendieron los creadores de los siguientes modelos de negocio:

  • con el reproductor digital iPod y la tienda iTunes.com, Apple creó un modelo de negocio innovador que convirtió la empresa en líder indiscutible en el ámbito de la música en internet.
  • Skype nos ofreció llamadas internacionales a tarifas irrisorias y llamadas entre usuarios del servicio con un modelo de negocio innovador basado en la tecnología P2P.
Actualmente Skype es la plataforma de tráfico de voz internacional más grande del mundo.
  • Gracias a Zipcar los habitantes de las ciudades ya no necesitan un vehículo en propiedad, sino que pueden alquilar el coche que deseen por horas o días a cambio de una cuota de socio.
  • El Banco Grameen, que mediante la concesión de microcréditos, realizados a personas humildes y pobres de los países en vías de desarrollo, puede financiarles autoempleos que les reviertan unos ingresos.
  • En nuestro país, la empresa eyeOS, creada hace 7 años por tres adolescentes catalanes cuando tenían 17 años, entre los que estaba Pau García-Milá. Se trata de un nuevo concepto de almacenaje virtual en cloud computing, mediante el uso de un escritorio virtual libre y gratuito.

No obstante, la escala y velocidad con que los modelos de negocio innovadores están transformando el panorama empresarial no tienen precedentes. Por lo que es el momento de entender y hacer frente, de forma sistemática, al desafío que plantea la innovación en modelos de negocio. Es el momento de:

  • inventar, diseñar, y aplicar eficaces modelos de negocio, y
  • de cuestionar, desafiar y transformar los modelos obsoletos.

Es el momento de convertir las ideas visionarias en modelos de negocio que desafíen el sistema establecido o lo rejuvenezcan.

Pero el desarrollo que aporta la innovación no sólo debe entenderse en términos puramente económicos, sino en términos más amplios, de economía sostenible.

El papel de la innovación, además de ser un factor crítico de éxito para una empresa, es un factor clave de desarrollo económico, social y medioambiental.

Las empresas como miembros de la comunidad deben comportarse como “buenos ciudadanos corporativos”, por lo que deben tener un comportamiento ético, enfocado a la calidad de vida de las personas que conviven en el territorio donde se ubican y al respecto con el medio ambiente. Y la innovación debe ayudar a este desarrollo integrado: al económico, al de bienestar social (desarrollo social) y al de sostenibilidad ambiental.

La innovación debe contribuir a ese triple resultado, a lo que en inglés se denomina la triple bottom line.

  • Según Wikipedia:
El triple resultado, es un término de negocio sostenible que hace referencia al desempeño de una empresa expresado en tres dimensiones: económica, ambiental y social.


Generación y valoración de ideas

El éxito de un proyecto empresarial dependerá de la originalidad de la idea, de la capacidad creativa e innovadora del emprendedor, de las necesidades que pueda satisfacer y de los huecos de mercado que pueda cubrir.

El hacer una valoración inicial de la idea, teniendo en cuenta que esta debe satisfacer las necesidades y deseos de los clientes, va a ser fundamental para decidir o no el inicio de la aventura empresarial.

  • ¿Qué preguntas nos podríamos hacer que nos ayudasen a elegir una idea de negocio?:
  • ¿Dónde radica mi experiencia profesional?
  • ¿Qué es lo que mejor se hacer?
  • ¿Qué es lo que más me motiva?
  • ¿Qué es lo que más me apasiona?
  • ¿Me veo en este negocio dentro de un tiempo?
  • ¿Cuáles son mis mejores capacidades y habilidades?

La experiencia profesional y el saber hacer son dos cualidades que pueden dar origen a un proyecto empresarial, facilitándole las cosas al emprendedor al poder actuar con más seguridad y sentirse más competente. Pero no está de más valorar otras cuestiones y arriesgarse a desarrollar una idea de negocio por otros motivos, como por ejemplo: pasión por un hobby y quererlo transformar de ocio a negocio, o cubrir necesidades personales insatisfechas.

A veces la dificultad para concebir una idea de negocio innovadora viene simplemente de que nuestro pensamiento se ve reprimido por las circunstancias que nos rodean y que nos nublan la imaginación. Un método disponible que nos puede liberar de estas ataduras impuestas por los modelos actuales y que nos retan a propuestas nuevas, puede ser el de realizarse preguntas del tipo “ ¿ Y si…?”.

Como por ejemplo las que se podrían haber hecho empresas como IKEA o SKYPE:

  • ¿Y si las personas que compran muebles recogiesen los diferentes componentes, embalados en cajas planas, en un gran almacén y montasen los productos ellos mismos en su casa?. Lo que ahora es habitual era impensable hasta que IKEA introdujo el concepto en la década de 1960.
  • ¿Y si las llamadas de voz fuesen gratuitas en todo el mundo?. En el 2003 Skype lanzó un servicio de llamadas de voz gratuitas a través de internet.


Causas de fracaso, éxito y riesgos habituales

Ya tenemos más que claro que el punto de partida de cualquier emprendedor, en el proceso de creación de una empresa, reside en tener una idea de negocio que pretende desarrollar. Pero dicha idea de negocio para poderla poner en práctica debe ser evaluada y madurada, y una vez se considere potencialmente exitosa, será necesario plasmarla en un plan de negocio para estudiar la viabilidad real de la misma.

El tener una idea de negocio no significa un éxito seguro, hay factores que pueden corroborarlo, pero hay otros que pueden empujar al fracaso.

9 IniciaEmprende.jpg

En todo proceso emprendedor el riesgo siempre está presente. La búsqueda de una oportunidad lleva al emprendedor a algún lugar nuevo e incierto, en el que el riesgo es inevitable.

Por lo que antes de poner en marcha una idea de negocio, hay riesgos que los emprendedores deben valorar, gestionar e intentar minimizar. Por ejemplo:

  • Riesgos comerciales: mercado inexistente, reducido o en declive.
  • Riesgos tecnológicos: imposibilidad de producir lo que queremos en las condiciones deseadas, al ritmo necesario o con la calidad-precio precisa.
  • Riesgos financieros: falta de recursos para la puesta en marcha de la empresa o para afrontar la operatividad del día a día o de posteriores fases de crecimiento.
  • Riesgos sociales o personales: no tener el apoyo del entorno familiar cercano en el desempeño de la tarea de ser emprendedor-empresario.
  • Riesgos legales: requisitos legales, patentes existentes, dificultades para obtener permisos, etc.

Una vez el emprendedor ha analizado los pros y contras, y valorado la potencialidad y viabilidad de la idea de negocio, llega el momento de invertir su tiempo y esfuerzo en la elaboración del plan de negocio.


La importancia de elaborar un plan de negocio (o plan de empresa)

El plan de empresa es un documento escrito en el que se detalla el proyecto empresarial.

En dicho documento:

  • Se describe y evalúa una oportunidad de negocio.
  • Se analiza el mercado potencial.^
  • Se valoran las propias capacidades.
  • Se define el modelo de negocio.
  • Se planifican estrategias y se concretan las acciones a realizar y medios a utilizar.
  • Se organiza la estructura para conseguir los objetivos.
La función de un plan de empresa, es la de analizar pormenorizadamente la idea de negocio, examinando tanto la viabilidad técnica, como la económica y financiera, social y medioambiental. Igualmente se describirán los procedimientos, estrategias y demás actuaciones para que la idea de negocio pueda convertirse en una empresa real.

El plan de empresa es un proyecto integrador, global, de todas las áreas de la empresa, en el que se realiza un proceso de análisis y planificación para:

  • Conocer la situación y la evolución estimada del sector en el que se desarrolla la actividad.
  • Definir los clientes a los que acceder y por qué vías.
  • Determinar acciones probables de la competencia.
  • Detectar las competencias internas existentes y que deben desarrollarse.
  • Establecer el “rumbo del viaje” (las líneas estratégicas) y el destino (objetivos) de cada etapa.
  • Tomar las decisiones y fijar las acciones a tomar por parte de la empresa en cada escenario.
  • Prever las correcciones que puedan ser necesarias ante determinadas contingencias.

10 IniciaEmprende.jpg

El plan de empresa supone un periodo de maduración de la idea de duración variable, que, en general podríamos considerar de tres meses, con una alta dedicación al mismo.

Si el resultado es positivo, es decir, los beneficios de todo tipo compensan los riesgos, el emprendedor transformará el proyecto en una realidad, lo convertirá en empresa. Nunca existe la completa certeza del éxito, pero un buen plan, en el que se ha trabajado bien el proyecto empresarial, ayuda a conseguir una buena realidad. Con lo cual el plan de empresa se convertirá en una “guía” u “hoja de ruta”

Consideraciones previas a la elaboración de un plan de empresa

La calidad y consistencia de un plan es proporcional al oficio del emprendedor y al esfuerzo aplicado a su desarrollo. Es un ejercicio de “inspiración” (ideas creativas) y de “transpiración” (trabajo en su elaboración).

  • A la hora de elaborarlo hay una serie de aspectos a considerar:
  • Es un proceso recurrente.
Ningún capítulo del proceso está cerrado hasta que no se complete el proyecto. Incluso a lo largo de su elaboración puede ser necesario reconsiderar lo ya realizado, en algunos casos hasta cambiar la idea inicial por no disponer de los medios necesarios (tecnológicos, financieros, etc).
  • Se debe superar pronto el vértigo de la “hoja en blanco”.
Se consigue empezando, cuanto antes, a redactar la primera página del proyecto a desarrollar, aunque sea como borrador pendiente de revisión.
  • Comprobar que el producto y/o servicio está destinado al mercado, es decir, a los clientes.
El emprendedor no debe realizar un producto y/o servicio para su propia satisfacción.
  • El papel lo aguanta todo, pero no porque esté escrito necesariamente a de cumplirse. Por lo que conviene estudiar, contrastar, decidir y escribir las conclusiones.
  • Es un riesgo:
  • tener un optimismo excesivo, como inflar ventas o minimizar costes y gastos.
  • falta de prudencia y equilibrio al valorar las inversiones. Al principio, es mejor alquilar que comprar, hacer pedidos frecuentes que grandes pedidos, etc.
  • no hacer una previsión y control de tesorería minucioso. Hay que considerar correctamente las formas de cobros y pagos a aplicar.
  • no seleccionar de forma apropiada a los socios y colaboradores. El elemento humano es fundamental para el éxito del negocio.
  • infravalorar el primer año de actividad. Hay que considerarlo como la etapa de aprendizaje y puesta a punto.
  • El plan debe ser viable en todos sus aspectos: económico-financiero, operativos, sociales y medioambientales
  • Para el emprendedor supone un trabajo extra, pues por su parte requiere una fuerte dedicación al diseño del plan y puesta en marcha de la empresa. Trabajo que tendrá que compatibilizar con sus obligaciones personales.
  • A la hora de redactarlo, el texto debe:
  • Ser claro y bien presentado.
  • Resultar entendible por los expertos y no expertos en el sector.
  • Estar redactado usando terminología adecuada al mundo de los negocios (ejemplo: mercado, demanda, competencia, cliente, objetivo, usuario, precios, coste, margen, estimación, empleado, promotor, empresario, etc.), y dándole un estilo profesional (ejemplo: redactado en tercera persona, plural, cuadros, gráficos, etc.)

< Sección anterior
Cultura emprendedora