Importancia del contrato y su precisión conceptual en Propiedad intelectual

De wiki EOI de documentación docente
Revisión del 13:19 11 abr 2012 de EOIwikiAdmin (Discusión | contribuciones)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar


Estado de desarrollo de la sección: completo completo

Wikilibro: Propiedad intelectual > Capítulo 9: Transmisión de los derechos

Sección 2

Importancia del contrato y su precisión conceptual
La toma de decisiones sobre una actividad con implicación de PI exige el planteamiento del proyecto y su análisis, hasta desglosar sujetos, objetos y derechos implicados. Dicho análisis determinará qué derechos de PI requiere la actividad, y de quién hemos de recabarlos, en su caso.

Principios básicos de la contratación

El vehículo general para la transmisión de derechos de explotación es el contrato.

En la contratación de derechos de PI no hay siempre libertad para hacer los contratos “como uno quiera”, pues la implicación de ciertos factores (libertad de opinión y fomento de la creación, especial protección de los bienes culturales, desigualdad de las partes: creadores por un lado, e industria por otro) aconsejan al legislador no ser neutral.

Las normas generales de la transmisión de los derechos del autor están recogidas en el título V del libro I de la LPI.

Como aspectos generales que informan dicha regulación encontramos:

• Su carácter tuitivo: los beneficios que se reconocen en el título V sobre transmisión de derechos a favor de los autores y sus derechohabientes son irrenunciables (Art. 55 LPI).

• La obligada contratación por escrito: Toda cesión deberá formalizarse por escrito. Si, previo requerimiento fehaciente, el cesionario incumpliere esta exigencia, el autor podrá optar por la resolución del contrato (Art. 45 LPI).

• La importancia de formalizar un contrato por escrito deriva de la necesidad de definir el uso autorizado pues el alcance de la transmisión debe interpretarse restrictivamente: el contrato ha de definir exactamente quién, cómo, dónde, cuándo y para qué puede usarse la obra (art. 43.1 LPI).


Normas generales de la contratación

A continuación examinamos cada una de las normas que imponen determinadas restricciones a la libertad de pactos, estableciendo las consecuencias de la falta de previsión contractual:

A. Nulidad de determinados pactos: son nulas las estipulaciones por las que el autor cede los derechos de explotación respecto al conjunto de su obra que pueda crear en el futuro (Art. 43. 3 LPI).

También son nulas las cláusulas por las que el autor se comprometa a no crear alguna obra en el futuro (Art. 43. 4 LPI).

El contrato deberá identificar suficientemente la obra u obras a las que se refiere.

B. El contenido de la cesión: art. 43.1 LPI: La cesión queda limitada (interpretación restrictiva):

a) Al derecho o derechos cedidos (reproducción, distribución, comunicación pública, transformación).

b) A las modalidades de explotación expresamente previstas. Si no se expresan específicamente y de modo concreto las modalidades de explotación de la obra, la cesión quedará limitada a aquélla que se deduzca necesariamente del propio contrato y sea indispensable para cumplir la finalidad del mismo (art. 43.2 LPI).

Art. 45.5 LPI: La transmisión no alcanza a las modalidades de utilización o medios de difusión inexistentes o desconocidos al tiempo de la cesión.

C. El plazo de la cesión: La falta de mención del tiempo limita la transmisión a 5 años (art. 43.2 LPI).

D. El ámbito territorial de la cesión: Su falta de mención limita la transmisión al país donde se firme el contrato (art. 43.2 LPI).

E. El alcance de la cesión:

1. Cesión en exclusiva (Art. 48 LPI): Si la cesión es en exclusiva debe pactarse así expresamente (pues no se presume) y atribuye al cesionario dentro del ámbito al que se refiera la cesión la facultad de explotar la obra con exclusión de otra persona, comprendido el propio cedente, y

a) Confiere al cesionario legitimación para perseguir las violaciones que afecten a las facultades que se le hayan concedido.

b) Constituye al cesionario en la obligación de poner todos los medios necesarios para la efectividad de la explotación concedida.

2. Cesión no exclusiva: (Art. 50 LPI) El cesionario no exclusivo quedará facultado para utilizar la obra de acuerdo con los términos de la cesión, en concurrencia con otros cesionarios y con el propio cedente.

F. La transmisibilidad de la cesión: El contrato ha de contemplar si el cesionario a su vez puede o no ceder a un tercero, pues:

a) Las cesiones en exclusiva atribuyen al cesionario la facultad de otorgar autorizaciones no exclusivas a terceros, salvo pacto en contrario. (Art. 48 LPI). Pero nada impide establecer tal pacto en contra de modo que sea intransmisible. Es incluso posible que el autor consienta expresamente en el contrato la transmisión de la cesión en exclusiva a un tercero (Art. 49 LPI). Si el cesionario cede en exclusiva a un tercero sin consentimiento del autor es responsable solidario con el nuevo cesionario de las obligaciones de la cesión.

b) Las cesión no exclusiva no es transmisible (Art. 50 LPI), excepto lo que indicamos a continuación.

En ambos casos, no se exige el consentimiento del autor cuando la transmisión obedezca a la disolución o cambio de titularidad de la empresa cesionaria (Arts. 49 y 50 LPI).

G. La contraprestación por la cesión de derechos de explotación: la cesión puede ser gratuita u onerosa, en este último caso el contrato ha de establecer la remuneración y sus condiciones.

NORMA GENERAL: RETRIBUCION PROPORCIONAL

La cesión otorgada por el autor a título oneroso le confiere participación proporcional en los ingresos de la explotación, en la cuantía convenida con el cesionario (Art. 46.1 LPI). Por tanto, en el contrato ha de convenirse tal participación proporcional.

EXCEPCIÓN: RETRIBUCION A TANTO ALZADO.

Podrá estipularse, no obstante, una remuneración a tanto alzado para el autor en los siguientes casos (Art. 46.2 LPI): Cuando, atendida la modalidad de la explotación, exista dificultad grave en la determinación de los ingresos o su comprobación sea imposible o de un coste desproporcionado con la eventual retribución; Cuando la utilización de la obra tenga carácter accesorio respecto de la actividad o del objeto material a los que se destinen; Cuando la obra, utilizada con otras, no constituya un elemento esencial de la creación intelectual en la que se integre; En el caso de la primera o única edición de las siguientes obras no divulgadas previamente: diccionarios, antologías y enciclopedias; prólogos, anotaciones, introducciones y presentaciones; obras científicas; trabajos de ilustración de una obra; traducciones; ediciones populares a precios reducidos.

El art. 52 LPI añade a esa lista las obras reproducidas en publicaciones periódicas.

Aún en los casos de cesión retribuida a tanto alzado el art. 47 LPI establece una cautela en beneficio del autor, la llamada acción de revisión por remuneración no equitativa: “Si en la cesión a tanto alzado se produjese una manifiesta desproporción entre la remuneración del autor y los beneficios obtenidos por el cesionario, aquél podrá pedir la revisión del contrato y, en defecto de acuerdo, acudir al juez para que fije una remuneración equitativa, atendidas las circunstancias del caso. Esta facultad podrá ejercitarse dentro de los 10 años siguientes al de la cesión”.

A la hora de negociar y redactar un contrato de cesión de derechos, habrá que tener en cuenta las anteriores prescripciones, pues la omisión de algún aspecto (como el plazo o territorio de la cesión, su carácter exclusivo o no) puede tener importantes consecuencias.


Supuestos especiales

Hay tres supuestos que se regulados específicamente en la LPI respecto a la transmisión de derechos.

Contratación en el ámbito laboral

1.Autor asalariado (Art. 51 LPI)

La transmisión al empresario de los derechos del autor asalariado se regirá por lo pactado en el contrato (Art. 51.1 LPI).

A falta de pacto escrito, se presumirá que los derechos de explotación han sido cedidos en exclusiva y con el alcance necesario para el ejercicio de la actividad habitual del empresario en el momento de la entrega de la obra realizada en virtud de dicha relación laboral (51.2 y 3 LPI).

Esta presunción admite prueba en contrario, y en todo caso se refiere únicamente a la obra realizada en virtud de esa relación laboral y para su explotación en el marco de la actividad habitual de la empresa cesionaria.

El art. 51.4 LPI establece que “las demás disposiciones de esa ley serán de aplicación a estas transmisiones, siempre que así se derive de la finalidad y objeto del contrato”.

2. Autor asalariado de programa de ordenador (51.5 y 97.4 LPI)

Remisión del 51.5 LPI.- La titularidad de los derechos sobre un programa de ordenador creado por un trabajador asalariado en el ejercicio de sus funciones o siguiendo las instrucciones de su empresario se regirán por lo previsto en el apartado 4 del artículo 97 de esta ley.

97. 4. LPI.- Cuando un trabajador asalariado cree un programa de ordenador en el ejercicio de las funciones que le han sido confiadas o siguiendo las instrucciones de su empresario, la titularidad de los derechos de explotación correspondientes al programa de ordenador así creado, tanto el programa fuente como el programa objeto, corresponderán exclusivamente al empresario, salvo pacto en contrario.

3. Transmisión de los derechos de los artistas, intérpretes o ejecutantes con relación laboral o de arrendamiento de servicios (art. 110 LPI)

Si la interpretación o ejecución se realiza en cumplimiento de un contrato de trabajo o de arrendamiento de servicios, se entenderá, salvo estipulación en contrario, que el empresario o el arrendatario adquieren sobre aquéllas los derechos exclusivos de autorizar la reproducción y la comunicación pública previstos en este título y que se deduzcan de la naturaleza y objeto del contrato.

Lo establecido en el párrafo anterior no será de aplicación a los derechos de remuneración reconocidos en los apartados 3,4 y 5 de la artículo 108.

Transmisión de derechos para publicaciones periódicas (Art. 52 LPI)

Dispone el Art. 52 LPI que “Salvo estipulación en contrario, los autores de obras reproducidas en publicaciones periódicas conservan su derecho a explotarlas en cualquier forma que no perjudique la normal de la publicación en la que se hayan insertado. El autor podrá disponer libremente de su obra, si ésta no se reprodujese en el plazo de un mes desde su envío o aceptación en las publicaciones diarias o en el de 6 meses en las restantes, salvo pacto en contrario”.

La posibilidad del pacto en contrario nos remite de nuevo a la redacción del contrato, donde se puede regular en un sentido diferente el uso que el autor pueda hacer de su propia obra o los plazos para la publicación.

Transmisión de derechos a los propietarios de ciertos soportes materiales (Art. 56 LPI)

A tenor del art. 56.1 LPI el adquirente de la propiedad del soporte al que se haya incorporado la obra no ostenta ningún derecho de explotación sobre ella, excepto el propietario del original de una obra de artes plásticas o de una obra fotográfica, que tendrá el derecho de exposición pública de la obra, salvo pacto en contrario, y siempre haciéndolo en condiciones que no perjudiquen el honor o la reputación profesional del autor.

Así pues, si el adquirente pretendiera explotar la obra de forma distinta a la exposición, deberán concretarse por escrito los usos permitidos.


< Sección anterior
Modos de la transmisión

Sección siguiente >
Contrato de encargo de obra