Gestión del riesgo en Competitividad

De wiki EOI de documentación docente
Revisión del 16:30 2 abr 2012 de EOIwikiAdmin (Discusión | contribuciones) (Página creada con «{{Sección |Título=Gestión del riesgo |Libro=Competitividad |Capítulo=Despliegue estratégico |Número sección=3 |Introducción=La gestión del riesgos se refiere a la ...»)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar


Estado de desarrollo de la sección: completo completo

Wikilibro: Competitividad > Capítulo 3: Despliegue estratégico

Sección 3

Gestión del riesgo
La gestión del riesgos se refiere a la identificación, evaluación y priorización de los riesgos (que se define en la norma ISO 31000 como el efecto de la incertidumbre sobre los objetivos, ya sea positivo o negativo), seguida de la aplicación coordinada y racional de los recursos para minimizar, monitorear y controlar la probabilidad y / o impacto de eventos desafortunados o para maximizar la realización de las oportunidades. Los riesgos pueden provenir de la incertidumbre en los mercados financieros, fracaso de los proyectos (en cualquiera de las fases de diseño, desarrollo, producción, logística o los ciclos de vida), las obligaciones legales, el riesgo de crédito, los accidentes, causas naturales y los desastres, así como el ataque deliberado de un adversario, o eventos de incierto e impredecible de causas no conocidas. Hay varias técnicas de gestión de riesgos que se han convertido en estándares como las del Project Management Institute, el Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología, y las normas ISO. Los métodos, definiciones y objetivos varían considerablemente según que se refieran a un método de gestión de riesgos en el contexto de la gestión de proyectos, de seguridad, ingeniería , de procesos industriales, de carteras financieras, de evaluaciones de auditoría, o se refiera a la salud pública o a la seguridad.

Conviene definir lo que es incertidumbre y lo que se entiende por riesgo. El Diccionario de la Lengua Española define la palabra “certidumbre” como el conocimiento seguro y evidente de una cosa. En las primeras etapas de un proyecto de I + D, una de las percepciones notorias de las personas implicadas en el desarrollo es la inseguridad que rodea el proceso, propia del escaso conocimiento que se tiene de muchas de sus variables. Por ejemplo, puede no conocerse un principio científico necesario para la nueva tecnología, o pese a conocerse, no se dispone aún de materiales idóneos para llevarlo a cabo (como es el caso del fenómeno de la superconductividad), o surgen incompatibilidades insospechadas con otros elementos y procesos. Si la nueva tecnología va a servir de base a un producto totalmente nuevo en los mercados, se añade también la incertidumbre del mercado. No se sabe con certeza si los clientes aceptarán el nuevo producto y, en su caso, si los precios serán adecuados para retribuir el esfuerzo de desarrollo. Se desconocen, pues, muchos de los factores de la satisfacción del cliente.

Del mismo modo, se desconoce qué está haciendo la competencia y qué ocurrirá si un competidor lanza antes que nosotros un producto similar, pero mejor que el nuestro.

El riesgo, también en palabras del Diccionario, significa “la proximidad de un daño”. En el ámbito del proyecto de I + D, se siente riesgo cuando no conocemos la solución a un problema y no tenemos medida ni de su dimensión ni de sus efectos. Se percibe entonces que tomar una decisión sobre él entraña una alta probabilidad de incurrir en daños económicos. En otras palabras, el desconocimiento y la desinformación sobre el problema, lo que hemos llamado incertidumbre, generan riesgo.

Por contra, cuanto más predecible es un problema, esto es, cuantos más detalles y aspectos conocemos de él, mejores y más eficaces soluciones podemos encontrar, ya sea para resolver el problema directamente o para evitarlo, sorteándolo con una finta inteligente. Se disminuye la incertidumbre y el riesgo se diluye. Según este concepto, el riesgo podría expresarse como una función de la incertidumbre, es decir, de la probabilidad de éxito de un determinado proceso y del valor económico que se esté poniendo en juego.

Las estrategias para gestionar el riesgo generalmente incluyen transferir el riesgo a un tercero, evitando así el riesgo, reduciendo el efecto negativo o probabilidad del riesgo, o incluso la aceptación de todas o algunas de las consecuencias potenciales o reales de un riesgo en concreto.

Algunos aspectos de muchas de las normas de gestión de riesgo han sido objeto de críticas por no tener una mejora considerable en la medida del riesgo, aunque la confianza en estas técnicas va en aumento.

Tipos de riesgos

En el caso de un contexto de gestión de la innovación, nos interesa diferenciar entre los siguientes tipos de riesgos:

1. Los riesgos técnicos. Podemos clasificar estos en:
a) tasa de éxito técnico y de factibilidad.
b) el riesgo de no terminar el desarrollo en tiempo y / o presupuesto. Estos son riesgos del proyecto que se traducen en costos de desarrollo más altos y e ingresos más bajos como consecuencia de haber llegado demasiado tarde al mercado.
c) Los riesgos de no poder cumplir con todas las especificaciones.Esto puede dar lugar a una cuota de mercado más bajos y/o un margen inferior. Puede no haber libertad para operar por estar el tema protegido por patentes.
2. Los riesgos comerciales: estos se relacionan con la posibilidad de que un nuevo competidor o sustituto entrará en el mercado.También se relacionan con el riesgo de que cambien las necesidades y deseos del cliente.
3. Los riesgos de la organización. Estos están relacionados con:
a) la disponibilidad de los diversos recursos que resulten necesarios, porque otros proyectos lleven más tiempo del planificado y por tanto requieren una mayor proporción de los recursos disponibles
b) la escasez de recursos, como que ciertas personas dejen la empresa o el abandono por parte de socios.
4. Los riesgos financieros. Estos están relacionados con:
a) aumento de los precios de las materias primas u otros insumos
b) la quiebra de los socios o clientes c) no disponibilidad de la financiación necesaria o aumento de los costos de capital
5. Los riesgos legislativos, como cambios en las reglas y jurisdicción.
6. Los riesgos de la sociedad

En primer lugar es importante hacer un inventario de todos los riesgos, el grado de importancia y la posibilidad de que ocurran


Análisis de incertidumbres

La diferencia entre los riesgos y las incertidumbres es muy sutil. Los riesgos tienen una probabilidad predefinida de que se llevará a cabo. A menudo es binaria, que suceda: sí o no. Las incertidumbres son parámetros que pueden tener un rango de valores.

Ciertas incertidumbres no son críticas. Cuando seguimos los valores de la incertidumbre con respecto a un parámetro puede que sean altos, pero la importancia puede ser irrelevante si el parámetro apenas influye en el progreso y en el desarrollo del proyecto. Cuando la incertidumbre es sobre un parámetro que afecta a nuestra decisión de si debemos parar, continuar o adoptar un cambio de proceder por ser el valor fundamental, le damos un tratamiento preferente. Los riesgos e incertidumbres se superponen entre sí. Es muy importante en el inicio del proyecto, el poder identificar las incertidumbres en el proyecto, esto influirá en la configuración del proyecto. Cuanto mejor identifiquemos las incertidumbres técnicas y las tengamos en cuenta, menor impacto tendrán en el negocio, en que caso de que acaben produciéndose.

Para el estudio de las incertidumbres existen modelos técnicos y de negocio y de análisis de escenarios reconociendo las incertidumbres técnicas y de negocio.

Podemos clasificar las incertidumbres de la siguiente manera:

1. Incertidumbres que pueden ser resueltos con el conocimiento disponible.Por ello será importante el consultar a expertos
2. Incertidumbres que pueden ser resueltos utilizando investigación documental
3. Incertidumbres que pueden ser resueltos mediante la experimentación en condiciones de laboratorio o pilotos
4. Incertidumbres que sólo se pueden resolver sobre la marcha, después de una implementación, en este caso, un adecuado espíritu empresarial se hace necesario.

También ayudará un adecuado sistema de monitorización y una flexibilidad para poder reaccionar de manera adecuada y en tiempo.

Como herramienta para la gestión de riesgos podemos hacer un inventario de las incertidumbres, anotándolas y clasificándolas, investigando para cada una la mejor forma de proceder, buscando constantemente la forma de disminuir la incertidumbre a un cierto nivel que facilite la toma de decisiones y compare los costos de adquisición de para reducir la incertidumbre. Previamente se habrá tenido en cuenta la posibilidad de que el valor del parámetro incierto esté por debajo o por encima de un determinado valor crítico previamente estblecido. En este caso, podemos construir un árbol de decisión y calcular el valor de la opción.

< Sección anterior
Capturas de requerimientos - QFD

Sección siguiente >
La gestión del riesgo en un proyecto de I+D