El Balance Final Previsional, la Foto del Patrimonio en Proyectos de negocio

De wiki EOI de documentación docente
Revisión del 16:49 20 mar 2012 de EOIwikiAdmin (Discusión | contribuciones)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar


Estado de desarrollo de la sección: completo completo

Wikilibro: Proyectos de negocio > Capítulo 8: Finanzas. El Plan Financiero

Sección 6

El Balance Final Previsional, la Foto del Patrimonio
Después de todas las operaciones que prevé que realice la empresa durante cada uno de los ejercicios económicos estudiados en el plan financiero, y que van a quedar reflejadas en la cuenta de resultados previsional - en forma de ingresos (ventas) y de gastos -, y en el plan de tesorería – en forma de cobros y pagos -, debemos de volver a confeccionar el balance al final de cada ejercicio económico, para saber cuál es la situación patrimonial en ese momento.

El confeccionar un balance final previsional, es como realizar una fotografía de la situación patrimonial final al cierre de cada ejercicio económico, en la que podremos detectar si el patrimonio de la empresa se ha enriquecido o empobrecido como consecuencia de todo lo que se ha estimado que ocurra a lo largo de ese periodo.

¿Qué información aporta el balance?

Del análisis del balance, o del patrimonio, obtenemos información como la siguiente:

La situación de liquidez y solvencia

La empresa debe operar procurando que no le falte, en ningún momento, medios financieros para hacer frente a todas la obligaciones (deudas) adquiridas. Cuando tiene suficiente dinero disponible para hacer frente a todas ellas, se dice que la empresa cuenta con liquidez o es solvente.

La diferencia entre liquidez y solvencia la podemos establecer en base al tiempo:

  • Liquidez: capacidad de la empresa para hacer frente a los compromisos que vencen de forma inmediata (en el corto plazo).
  • Solvencia: capacidad de la empresa para cumplir los compromisos actuales y los de a más largo plazo.


Para medir estas situaciones, valiéndose de la información que se desprende de los componentes del balance, podemos utilizar los siguientes indicadores:

  • La solvencia relaciona lo que la empresa tiene (total activo) con lo que la empresa debe (total pasivo).


Total Activo / Total Pasivo


Cuando mayor sea el total activo respecto al total pasivo más solvente será, más garantía ofrecerá a los acreedores y más alejada estará de una situación de quiebra. Es aconsejable que el total activo sea 1,5 a 2 veces mayor que el total pasivo (total de las deudas).

  • La liquidez relaciona lo que la empresa tiene convertible en dinero en un plazo corto de tiempo (activo corriente), con lo que debe en ese corto plazo (pasivo corriente).


Activo Corriente / Pasivo Corriente


A medida que el activo corriente es mayor que el pasivo corriente, la empresa tiene mayores garantías de hacer frente a sus obligaciones a corto plazo.

Es aconsejable que el activo corriente sea 1,5 a 2 veces mayor que el pasivo corriente.

Aunque, para analizar mejor este indicador de liquidez, podemos hacer el “test del ácido”, contrastando aquellos elementos de activo corriente que ya son líquidos (disponible) más los que tardan menos tiempo en convertirse en líquidos (realizable), respecto al pasivo corriente.

Es aconsejable que el (realizable + disponible) sea alrededor de 1 vez mayor que el pasivo corriente.


(Realizable + Disponible) / Pasivo Corriente


La situación de endeudamiento

No siempre una empresa puede recurrir a sus propios recursos (los de los socios y sus beneficios generados por la propia actividad) para financiarse, y acaba teniendo que buscar financiación ajena, endeudándose.

Toda deuda tiene que devolverse a un vencimiento estipulado, por lo que cuando una empresa se endeuda tiene que conocer su nivel de riesgo, y si podrá hacer frente al pago de la misma.

Algunos de los indicadores que pueden medir esta situación, son los siguientes:

  • El endeudamiento, que nos informa del peso que tienen las deudas (total pasivo) sobre la de financiación total de la empresa (patrimonio neto + pasivo).


Total Pasivo / (Patrimonio Neto + Pasivo)


Cuanto mayor es el pasivo respecto al total de la financiación el volumen de deuda se incrementa, cada vez depende más de los acreedores y, por lo tanto, la empresa va perdiendo autonomía financiera.

La relación aconsejable de este indicador es que esté por debajo de 0,6. En porcentaje equivale a que el peso de la deuda sea como mucho un 60% del total de la financiación.


  • La calidad de la deuda, que mide el porcentaje de la deuda a corto plazo (pasivo corriente) respecto al total de la deuda (total pasivo).


Pasivo Corriente / Total Pasivo


Cuanto menor sea este indicador, menor será el peso de las deudas a corto plazo, por lo que la calidad de la deuda será mayor, ya que el plazo de devolución de las mismas será a más largo plazo, lo cual le proporciona a la empresa mayor tranquilidad para hacer frente a dichas obligaciones.


Ejemplos gráficos de posibles situaciones patrimoniales

Se considera que existe equilibrio patrimonial y financiero cuando se cumplen unas determinadas proporciones entre las masas patrimoniales del balance, las de activo y las de patrimonio neto + pasivo.

A continuación podemos ver algunos ejemplos:


1. Situación normal. En la que los recursos permanentes (patrimonio neto + pasivo no corriente) financian el total del activo corriente y parte del activo no corriente.


1 Situaciones.jpg


Normalmente en esta situación la empresa podrá hacer frente a todas las deudas contraídas y en sus correspondientes plazos de vencimiento.


2. Situación de liquidez – iliquidez. En la que el activo corriente coincide con el pasivo corriente.


1b Situaciones.jpg


En esta situación a medida que vayan venciendo las deudas a corto plazo (pasivo corriente) se necesitará que el realizable se vaya convirtiendo en disponible, para poder seguir haciendo frente a las deudas a C.P. que siguen venciendo. Si esto no se cumple, es cuando la empresa entrará en una situación de iliquidez.


3. Situación de insolvencia total o quiebra. En la que las deudas contraídas con terceros son mayores que los activos de la empresa, lo que implica que los recursos propios son negativos, como consecuencia de la acumulación de pérdidas de varios ejercicios anteriores.


1c Situaciones.jpg


4. Situación de máxima estabilidad. Se produce cuando todo el activo es financiado con recursos propios y la empresa no tiene deudas.


1e Situaciones.jpg


Esta situación aunque es la más estable, no tiene por qué coincidir con que sea la más rentable.


El fondo de maniobra (FM)

La adecuada relación entre una columna y otra del balance, se establece a través del fondo de maniobra (FM).

El fondo de maniobra es una fuente de recursos a largo plazo disponibles para financiar las operaciones corrientes, una vez ya estén financiadas las inversiones de inmovilizado.

Con los fondos a largo plazo o recursos permanentes (recursos propios + deuda a LP) se financia el inmovilizado y los fondos que sobren estarán disponibles para las operaciones del circulante. A estos fondos restantes se les llama fondo de maniobra (FM).  

Se puede calcular de dos maneras:

Fondo de Maniobra = Recursos Propios + Deuda a LP – Inmovilizado Neto


Fondo de Maniobra = Activo Corriente – Pasivo Corriente


El tener un fondo de maniobra suficiente es una garantía para la estabilidad de la empresa.

Hay que tener mucho cuidado a la hora de valorar los recursos permanentes (recursos propios + deuda a LP) que se deben aportar en la financiación inicial de la empresa, sobre todo las de tamaño reducido. Pues si se parte de un FM nulo o casi nulo, y la proporción de recursos propios no es la adecuada, durante el primer y segundo año de vida de la empresa se pueden producir importantes tensiones de tesorería (dificultad a la hora de hacer frente a los pagos), y, consecuentemente poner en peligro la continuidad de la empresa. Sólo se salvarían de esta delicada situación, aquellas empresas cuya política de cobros y pagos fuese lo suficientemente armónica, que le permitiese cobrar sus ventas en un periodo de tiempo igual o inferior al de pagos a sus proveedores.

< Sección anterior
El Plan de Tesorería

Sección siguiente >
La Cuenta de Resultados como Motor de la Actividad del día a día