Una oportunidad para la pyme en Diseño

De wiki EOI de documentación docente
Saltar a: navegación, buscar


Estado de desarrollo de la sección: completo completo

Wikilibro: Diseño > Capítulo 2: Inversión en Diseño

Sección 1

Una oportunidad para las pymes
Todas las empresas, en especial las pequeñas y medianas empresas, deben invertir en diseño. El desarrollo económico de España no permite a sus empresas ofrecer precios competitivos en el mercado global. Ya no queda otro remedio que generar valor añadido a través de la innovación, la creatividad y el diseño. Sin embargo, la mayoría de compañías todavía no lo tiene suficientemente en cuenta. Las agencias de diseño se quejan de la falta de planificación de los empresarios, así como de su actitud conservadora, que suele limitar la creatividad de sus trabajos. España es consciente de que debe innovar y poco a poco lo está haciendo, pero tan sólo una mínima parte se invierte en procesos relacionados con el diseño.


El diseño está infrautilizado en las empresas porque muchos empresarios creen que solamente está relacionado con los productos de lujo. En opinión de André Ricard: "apostar por el diseño es invertir en la mejora estética y funcional de todo aquello que desees comercializar en el mercado, y para eso, los empresarios deberían planificar adecuadamente todo el proceso y mantener una actitud abierta para poder confiar en la innovación que surge de la creatividad de los diseñadores".

La importancia del diseño crecerá en la medida que los empresarios pierdan el miedo a innovar y apuesten por ideas que no se han comercializado hasta ahora. Muchas son las áreas en las que los diseñadores pueden potenciar las ventajas competitivas identificadas, siendo perfiles especialmente útiles cuando se deben abordar problemas complejos y que requieren soluciones interdisciplinares y creativas. Ya asistimos en algunos sectores a procesos de convergencia en que cada vez más diseñadores se involucran en el diseño mismo de las estrategias de sus clientes al tiempo que los empresarios adquieren competencias propias de los diseñadores. Los procesos de resolución de problemas y desarrollo de estrategias necesitan del trabajo colaborativo y en equipo para hacer aflorar ideas.

Las tres áreas empresariales donde el diseño más influye como instrumento para aumentar la competitividad son:

- El proceso productivo, donde el diseño permite racionalizar los procesos productivos con los correspondientes efectos económicos. Las mejoras de diseño introducidas en un producto deben conseguir disminuir las fases del proceso de producción, y simplificar las operaciones productivas reduciendo o abaratando por ejemplo el consumo de materias primas.

- Aumento de la calidad y los valores formales del producto. La saturación de los mercados con productos competidores en precios y formalmente parecidos, y con prestaciones semejantes, sólo puede romperse a través del diseño de productos que presten ventajas funcionales, semánticas y/o culturales, que persuadan al consumidor a comprarlos.

- La comercialización de productos o servicios, debe ser favorecida por el diseño mediante la optimización y diferenciación de la información de la empresa y del producto. La publicidad, la marca, el packaging, los expositores, los stands y los medios de transporte son importantes como elementos comunicativos, pero también lo son las instrucciones de uso del producto, a través de éstas se transmiten mensajes de calidad y servicio que persuaden al usuario, estableciendo fidelidad con la empresa y sus productos, entendiendo la bondad de estos y la conveniencia de su consumo.

El diseño no es ningún lujo, es una necesidad imperativa para los emprendedores, micro, pequeñas y medianas empresas. Con un buen diseño, creativo y atractivo, las micropymes y pymes podrán aumentar sus ventas y disminuir sus costes, ser en definitiva más competitivas... y visibles.

Sección siguiente >
El valor del diseño