Tratamiento de residuos en Ecoinnovación en producción de alimentos

De wiki EOI de documentación docente
Saltar a: navegación, buscar


Estado de desarrollo de la sección: completo completo

Wikilibro: Ecoinnovación en producción de alimentos > Capítulo 2: Diseño de procesos más eficaces para la gestión del agua

Sección 1

Tratamiento de residuos
Introducción

Un adecuado sistema de gestión de residuos implica el adecuado conocimiento de las propiedades físico-químicas de los residuos, de forma que puedan recibir la gestión más idónea.

La variedad de industrias que generan efluentes industriales es muy elevada, e incluye el sector agroalimentario, químico, farmacéutico, artes gráficas, etc. Por otro lado, las características físico-químicas de estos residuos son muy variables en función del tipo de industria.

En consecuencia, no es posible dar respuesta al tratamiento de los efluentes residuales industriales con una única tecnología, sino que es preciso recurrir, en muchos casos, a la combinación de varias de las posibilidades que la técnica pone a nuestro alcance para llevar a cabo la gestión de dichos residuos.

El productor debe decidir si gestiona sus efluentes líquidos como residuos o si los depura, en cuyo caso cae sobre él la responsabilidad de obtención de una autorización de vertido con la consiguiente obligación de cumplimiento de los límites de vertido establecidos.

Este es normalmente el camino cuando las cantidades producidas son importantes.

La gestión de residuos es una actividad incluida dentro del ámbito de aplicación de la Ley 16/2002, relativa al control y prevención integrados de la contaminación (Ley IPPC, por sus siglas en inglés “Integrated Pollution Prevention and Control”)

El objetivo principal que se persigue con esta Ley es aplicar el principio de prevención a las actividades industriales más contaminantes mediante el establecimiento de un sistema de actuación administrativa que permite afrontar la reducción de la contaminación de forma integrada y no sectorial, considerando todos efectos sobre medio ambiente en su conjunto

El tratamiento por separado del control de las emisiones a la atmósfera, al agua o al suelo puede potenciar la transferencia de contaminación entre los diferentes ámbitos del medio ambiente en lugar de protegerlo en su conjunto. Impone la obligación de coordinar las autorizaciones ambientales cuando intervengan varias Administraciones.

Otorgar una Autorización Ambiental Integrada (AAI) implica que se demuestra que:

  • Se adoptan las medidas adecuadas para prevenir la contaminación mediante la aplicación de las mejores técnicas disponibles (MTD o BAT: “best available techniques”).
  • Se evita la producción de residuos, los cuales se gestionan mediante procesos de valorización preferentemente de reciclado o reutilización. Si se eliminan, debe evitarse o reducirse al máximo su repercusión en el medio ambiente.
  • Se utiliza la energía, el agua, las materias primas y los recursos de forma eficiente
  • Se adoptan las medidas necesarias para prevenir los accidentes graves.
  • Se establecen las medidas necesarias para evitar cualquier riesgo de contaminación cuando cese la explotación de la instalación

Las AAI se conceden por un plazo máximo de 8 años y se renuevan por periodos sucesivos.

Si una modificación en la instalación es considerada como sustancial, deberá obtenerse una nueva autorización.

La AAI puede ser modificada de oficio cuando tras producirse cambios en las BAT resulte posible reducir significativamente las emisiones sin imponer costes excesivos o cuando razones de seguridad hagan necesario emplear otras técnicas.

La AAI podría ser total o parcialmente revocada, sin derecho a indemnización, si se produce algún expediente sancionador contra la instalación.

La IPPC no exige la utilización de una tecnología concreta en lo que a las BAT se refiere. Por ello, son muy importantes los BREFs (BAT reference documents) o Documentos de Referencia sobre las Mejores Técnicas Disponibles.

Los titulares de las instalaciones notificarán al menos una vez al año a las Comunidades Autónomas en las que se ubiquen los datos sobre las emisiones correspondientes a la instalación (sustancias del Anejo 1 de la IPPC).

Las CCAA remitirán esta información al MMARM, quien integrará la información en el Inventario Estatal de Emisiones (www.eper-es.com)

Mediante la Decisión 2000/479/CE se crea el inventario europeo de emisiones contaminantes (EPER), que aglutina la información de los estados miembros a titulo comparativo.

La información es pública.

En la autorización se fijan los valores límite de emisión de las sustancias contaminantes.

Los valores límites de emisión ya considerados en otras Normas en vigor se consideran como mínimos a cumplir.

En la solicitud de autorización puede integrarse (a decisión de la Comunidad Autónoma, lo cual es aconsejable) la documentación de EIA y sobre accidentes graves en los que intervengan sustancias peligrosas.

Las actividades consideradas más contaminantes son:

  • Instalaciones de combustión
  • Refinerías
  • Producción y transformación de metales
  • Industrias minerales (cementeras...)
  • Industrias químicas
  • Papel y cartón
  • Textil
  • Cuero
  • Agroalimentaria y explotaciones ganaderas.
  • Consumo de disolventes

Los BREF

La referencia a la hora de describir las técnicas de gestión de residuos la encontramos en los BREF elaborados para estas actividades:

Industrias de tratamiento de residuos: códigos R1, R2, R5 a R9, R12, R13, D8, D9, D13 a D15 Incineración de residuos (incluye técnicas como la gasificación y la pirólisis): códigos D10 y D11

Los BREF se centran en las instalaciones de gestión de residuos, y no en la evolución completa del ciclo de vida de los residuos...de donde se obtienen el conjunto de impactos ambientales generados por la cadena de producción, distribución, utilización y generación del residuo.

La minimización en origen de la cantidad y toxicidad de los residuos producidos en las instalaciones industriales es un aspecto intrínseco de la IPPC de la que se ocupan los BREF de cada sector industrial

El esquema de trabajo seguido para la elaboración de estos documentos es como se refleja en esta figura: 14 Esquema.jpg

La coordinación de estos trabajos, se realiza por el Buró Europeo de IPPC, organismo designado por la Comisión Europea, cuya sede está en Sevilla

El BREF de gestión de residuos incluye:

  • las técnicas comúnmente aplicadas, tales como: la gestión general de las instalaciones; la recepción, aceptación y rastreabilidad de los residuos; el aseguramiento de la calidad; el almacenamiento y la manipulación; y los sistemas de energía;
  • tratamientos biológicos tales como la digestión anaerobia y aerobia y el biotratamiento del suelo fuera del emplazamiento;
  • los tratamientos fisicoquímicos aplicados a aguas residuales, residuos sólidos y lodos;
  • la recuperación de materiales de los residuos, por ejemplo la regeneración de ácidos y bases, catalizadores, carbón activo, disolventes, resinas o aceites usados;
  • la preparación de combustibles sólidos o líquidos a partir de residuos peligrosos y no peligrosos;
  • los tratamientos de reducción de emisiones aplicados al aire, las aguas residuales y los desechos generados en las instalaciones de tratamiento de residuos.

Problemas ambientales más importantes relativos al sector del tratamiento de residuos:

  • Emisiones al aire y vertidos al agua, residuos y contaminación del suelo

Al final de los trabajos técnicos, es propuesto un documento "BREF" europeo que es recibido por el Foro de Intercambio de Información (FII o "IEF") y aprobado por la Comisión Europea.

El objetivo de estos Documentos, que no tienen rango legal, es servir de referencia, tanto para el sector correspondiente como para las Autoridades Ambientales responsables de establecer los valores límite de emisión en la Autorización Ambiental Integrada (AAI)

La referencia a la hora de describir las técnicas de gestión de residuos la encontramos en los BREF elaborados para estas actividades:

  • Las instalaciones de tratamiento de residuos pueden encontrarse de tres formas:
  • En el mismo emplazamiento donde se produce el residuo
  • Instalaciones específicas, con una o más operaciones de tratamiento
  • Instalaciones integradas que aprovecha las sinergias entre las distintas operaciones

La clave del éxito de estas instalaciones está en la flexibilidad.

Precisamente el laboratorio viene a ser una de las unidades clave.

Directiva / Ley IPPC en el sector agroalimentario

La Directiva / Ley IPPC en el sector agroalimentario regula:

El control integrado de la contaminación descansa fundamentalmente en la autorización ambiental integrada (AAI), figura de intervención administrativa que sustituye y aglutina al conjunto disperso de autorizaciones de carácter ambiental exigibles hasta el momento, atribuyéndole así un valor añadido, en beneficio de los particulares, por su condición de mecanismo de simplificación administrativa.

Las autorizaciones ambientales que resultan derogadas a la entrada en vigor de la ley son las de producción y gestión de residuos, incluidas las de incineración, vertidos a las aguas continentales de cuencas intracomunitarias y vertidos al dominio público marítimo - terrestre, desde tierra al mar, y contaminación atmosférica. Se deroga asimismo el régimen de excepciones en materia de vertido de sustancias peligrosas.

El sector “Industrias agroalimentarias y explotaciones ganaderas” engloba diferentes subsectores, los cuales quedan identificados a efectos de la ley IPPC según los epígrafes asignados.


Ejemplos de procesos en la industria agroalimentaria

  • Proceso general del proceso de elaboración de cerveza
  • Proceso general del proceso de elaboración de platos ultracongelados

El siguiente cuadro muestra los efectos contaminantes de cada etapa y su valoración:

15 Efectos contaminantes.jpg 15b Efectos contaminantes.jpg

  • Proceso general del proceso de eliminación o aprovechamiento de canales o desechos animales
  • Proceso general de industria de enlatado de pescado
  • Proceso general de industria de procesado de pasteurizacion de la leche

Sección siguiente >
Gestión integral de las aguas residuales