Principales actuaciones en Energías renovables y eficiencia energética

De wiki EOI de documentación docente
Saltar a: navegación, buscar


Estado de desarrollo de la sección: completo completo

Wikilibro: Energías renovables y eficiencia energética > Capítulo 1: Introducción

Sección 3

Principales actuaciones
El desarrollo económico de los países ha demostrado que existen modelos muy diferentes de crecimiento y consumo energético. Corea del Sur, por ejemplo, tiene una intensidad energética que prácticamente duplica la de Italia, pese a que la renta per cápita de ambos países es muy similar. A su vez, las economías de Rusia, Canadá y China tienen una intensidad energética muy alta pese a que el grado de desarrollo económico de los tres países es muy distinto.

En definitiva, existen modelos muy diferentes de crecimiento y de producción, en cuanto a su intensidad energética se refiere. Esta heterogeneidad demuestra la existencia de espacios para apostar por un modelo sostenible en el largo plazo, favoreciendo la transición de las economías hacia eslabones superiores de la cadena de valor, que permitan un aprovechamiento más eficiente de los recursos disponibles.

La evolución de los precios del petróleo y la distribución geográfica de las reservas energéticas han condicionado las opciones energéticas de los países desarrollados desde hace más de tres décadas. Más recientemente, las preocupaciones ambientales, el intenso crecimiento de los países emergentes y la liberalización del sector en Europa, han venido caracterizando el marco de referencia de la política energética.

A nivel internacional nuestro compromiso más importante está ligado al Protocolo de Kioto (aprobado por la Unión Europea en Febrero de 2002), instrumento internacional destinado a luchar contra el cambio climático y que representa el compromiso de la mayoría de Estados desarrollados de reducir las emisiones de los gases que producen el efecto invernadero.

Para lograr los objetivos del protocolo de Kioto, la Unión Europea debe reducir conjuntamente sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 8 % con respecto al nivel de 1990 durante el periodo 2008 y 2012 1. Este objetivo se reparte de forma diferente entre cada uno de los Estados miembros.

A escala global, el Protocolo de Kioto se ha mostrado insuficiente para producir un impacto significativo sobre el cambio climático, así que se están llevando negociaciones para lograr un acuerdo vinculante que incluya los países en vías de desarrollo con elevadas tasas de crecimiento, EE.UU y Australia (Bali 2007, Copenhague 2009 y Cancún 2010 no han conseguido los resultados esperados).

La Unión Europea ha puesto en marcha distintas estrategias y medidas para reforzar las políticas nacionales de reducción de emisiones:

  • a) Apoyo a las fuentes de energías renovables
  • b) Incentivos a las tecnologías de carbón limpio y sumideros de carbono.
  • c) Fomento de la eficiencia energética
  • d) Mecanismos de Aplicación Conjunta (MAC), entre los países desarrollados
  • e) Mecanismos de Desarrollo Limpio (MDL), entre países desarrollados y en vías de desarrollo
  • f) Creación del mercado europeo de derechos de emisión de CO2

Los pilares fundamentales en los que se basa la Política Energética Europea son:

  • a) Seguridad de suministro
  • b) Aumento de la competitividad de la economía europea
  • c) Lucha contra el cambio climático y protección del medioambiente.

Ello se ha traducido en tres compromisos principales, que se conocen como el paquete energético de la UE (20-20-20) y que deben alcanzarse en 2020; los tres se encuentran íntimamente ligados entre sí y marcarán la política energética y medioambiental a medio y largo plazo:

  • 1. Disminuir un 20% las emisiones de gases de efecto invernadero con respecto a las de 1990.
  • 2. Alcanzar, como objetivo vinculante, el 20% de energías renovables en el consumo de energía final (incluyendo el aumento del uso de energías renovables en el transporte hasta un 10% del consumo energético en este sector).
  • 3. Lograr una mejora de la eficiencia energética del 20% respecto al escenario tendencial.

Y todo ello se ha materializado en un Plan de Acción que incluye las siguientes medidas:

  • a) Actualizar el régimen de derechos de emisión.
  • b) Promover de la inversión en nuevas infraestructura e introducción de mejoras en las existentes
  • c) Mejorar la política energética en el marco de las relaciones internacionales de la Unión Europea (acuerdos comerciales, relaciones bilaterales, etc.) con el objetivo de priorizar a los países proveedores de energía.
  • d) Mejorar el régimen de reservas estratégicas de petróleo y gas, y de los mecanismos de respuesta ante crisis.
  • e) Impulsar la eficiencia energética mediante la presentación de un nuevo conjunto de iniciativas, entre las destaca la revisión y ampliación de la directiva de eficiencia energética en edificios y la mejora de los mecanismos de evaluación comparativa.
  • f) Mejorar el aprovechamiento de los recursos energéticos interiores de la Unión Europea y de aquellas cuyas fuentes de abastecimiento se encuentren diversificadas, donde destaca el desarrollo de las energías renovables (eliminación de los obstáculos que dificulten su penetración como la capacidad de absorción de la red eléctrica, la lentitud de los procedimientos administrativos de autorización, etc.) y el análisis de la extensión de la vida útil de las centrales nucleares y nuevas construcciones.

A nivel nacional, y para afrontar los retos señalados, las actuaciones en política energética se centra en:

  • a) liberalización y fomento de la transparencia en los mercados, estableciendo mecanismos que garanticen que los usuarios dispongan de la mayor información posible para adoptar decisiones.
  • b) desarrollo de las infraestructuras energéticas, que refuercen la seguridad y diversificación de las fuentes de suministro.

Entre ellas destaca el desarrollo pendiente de las interconexiones internacionales con Francia y Portugal.

  • c) promoción de las energías renovables, como apuesta prioritaria de la política energética y que hoy siguen consolidándose en la estructura del sector energético en España, durante un primera etapa a través del Plan de Energías Renovables (PER) 2005-2010 y ahora mediante PER 2011-2020 (en elaboración).
  • d) promoción del ahorro y la eficiencia energética, a través de los Planes de Acción 2005-2007 y 2008-2012 y el Plan de Activación 2008-2011.

Por tanto y como conclusión, las políticas energéticas europeas, y por tanto nacional, apuntan a un mayor desarrollo de las energías renovables, la eficiencia energética, el carbón limpio y extensión de las nucleares y siempre condicionada por los principios básicos de: seguridad de suministro - Competitividad económica – Sostenibilidad medioambiental.



1El objetivo es que la temperatura global no aumente más de 2ºC. El IPCC recomienda reducción de emisiones entre un 25% y 40% sobre el nivel de 1990 para el año 2020.

< Sección anterior
El camino hacia la sostenibilidad