Política Comercial en Entorno económico 2

De wiki EOI de documentación docente
Saltar a: navegación, buscar


Estado de desarrollo de la sección: completo completo

Wikilibro: Entorno económico > Capítulo 7: Políticas económicas

Sección 3

Política Comercial
El comercio internacional es un hecho de una gran trascendencia en las economías de la mayoría de los países.

El principio subyacente al comercio internacional es el de la especialización. Cada país se especializa en unos determinados bienes o servicios y el comercio internacional permite que esos bienes y servicios circulen por otros países y los ciudadanos obtengan mayor satisfacción de sus necesidades de consumo.

Generalmente, los Gobiernos establecen una serie de Normas que configuran lo que podríamos llamar una POLÍTICA COMERCIAL ó ECONÓMICA EXTERIOR.

Ésta tiene como objetivo el de regular el comercio del país a través de los instrumentos de comercio exterior disponibles por parte del Gobierno. Estos instrumentos se pueden dividir en dos categorías:

• Relativos a las importaciones: aranceles, contingentes y barreras invisibles.

• Relativos a las exportaciones: subvenciones y reducciones de impuestos.

Los aranceles tienen el papel de un impuesto que tiene que pagar el importador al Estado para que éste le permita introducir en el territorio nacional el producto del extranjero. De esta forma se pueden proteger determinados sectores de la economía y la industria de un país ante los productos competidores extranjeros, además de suponer una fuente de ingresos para un país. Como veremos más abajo, existen una serie de movimientos al respecto de la eliminación o suavización de los aranceles en el comercio internacional.

Los contingentes son una restricción cuantitativa a las cantidades que se pueden importar, y pueden fijarse en unidades físicas o sobre el valor de las importaciones que se realizan.

Las barreras invisibles son reglamentaciones y requisitos que se exigen a los productos para entrar en los mercados de un determinado país. Una reglamentación severa puede suponer, entonces, una barrera. Puede ser de tipo sanitario, de calidad, etc.

Para fomentar las exportaciones se pueden utilizar distintos métodos, a través de la eliminación de impuestos (para evitar, por ejemplo, la doble imposición), a través de subvenciones o a través de la financiación de las operaciones.

En los últimos años se han producido numerosos movimientos al respecto de las barreras al intercambio económico entre naciones y se han buscado soluciones multilaterales. Por ejemplo, se creó el GATT (Acuerdo general sobre aranceles y comercio) que trataba de orientarse hacia la reducción de los aranceles sobre mercancías y que más recientemente ha evolucionado hacia una ordenación más amplia del comercio internacional bajo la denominación OMC, que asume la gestión de los nuevos acuerdos sobre el comercio de servicios, propiedad intelectual, etc., y que tiende hacia la supresión total de barreras aduaneras para ciertos países y productos.

Por otro lado, se buscan soluciones a nivel regional que permitan el libre comercio entre los países de algunas áreas y que, además, permitan el refuerzo de la posición de ese grupo de países en su proyección hacia otros mercados. En este último caso está por ejemplo el Acuerdo NAFTA (North American Free Trade Agreement) de 1993 que implica la desaparición de barreras al movimiento de mercancías entre los países firmantes que son: México, USA y Canadá. Otro ejemplo es MERCOSUR (Mercado Común del Cono Sur) de 1991, que pretende la libertad de movimiento de capitales, mercancías, servicios y mano de obra entre los países firmantes, que son Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. No obstante, el ejemplo por excelencia de las uniones aduaneras lo tenemos en nuestro entorno más próximo, con la Unión Europea. En 1958 entró en vigor el Tratado de Roma y se constituyó la Comunidad Económica Europea con seis países. Desde ese punto, las cosas han evolucionado mucho hasta llegar a la situación actual en que se ha creado una Unión Europea y Monetaria en que, los países que se han adherido a la Tercera Etapa de la Unión, comparten en estos momentos una política monetaria común y la libertad de movimiento de capitales, personas, bienes y servicios.

Dentro de la historia de la supresión de barreras aduaneras y la configuración de un área de libre comercio en la Unión Europea es de significar la aprobación en 1985, por parte de la Cumbre de la CEE, el llamado “ White paper on completing the Internal Market “ que reconocía que, hasta esa fecha, si bien las trabas aduaneras oficiales habían disminuido de forma importante (se habían reducido o eliminado los aranceles)sin embargo subyacían lo que se dio en llamar barreras no arancelarias que, oficialmente no existían o no se reconocían, pero que, de hecho, impedían el libre comercio. Y se reconocían las siguientes barreras no arancelarias:

• Barreras físicas: que se producían por las formalidades en fronteras intracomunitarias, como burocracia y papeleo en aduanas.

• Barreras técnicas: por el hecho de que existieran normativas técnicas nacionales diferentes o por normas que regulan la adquisición de bienes y servicios de los Entes Públicos.

• Barreras fiscales: derivadas de la existencia de diferentes tipos impositivos en el IVA y en derechos aduaneros.

La Balanza de Pagos

La balanza de pagos es un instrumento de carácter contable que registra todas las transacciones económicas entre un país y el resto del mundo durante un período de tiempo determinado.

Comprende todas las operaciones realizadas, tanto de carácter real (bienes) como de prestación de servicios e incluso el movimiento de capitales financieros.

Cuando se produce una exportación se produce lo que llamamos un crédito en la balanza de pagos, entran divisas.

Cuando se produce una importación se produce lo que llamamos un débito en la balanza de pagos, salen divisas.

El Banco de España es el responsable de elaborar la Balanza de Pagos española. Generalmente incluye alguna información mensual en su Boletín Estadístico, aunque no tan completa como la que se prepara de forma anual.

Para facilitar las comparaciones a nivel internacional, la metodología para elaborar la Balanza de Pagos de cada país está homogeneizada por el Fondo Monetario Internacional, que ha desarrollado una metodología y un sistema de presentación de las cuentas.

La balanza de pagos se divide en tres cuentas:

• Balanza por cuenta corriente La Balanza por cuenta corriente recoge las diferencias entre las exportaciones totales y las importaciones totales de bienes y servicios.

Dentro de la Balanza por cuenta corriente, existen otras divisiones:

➢ Balanza comercial o de bienes Recoge las exportaciones e importaciones de mercancías tangibles, de bienes. ➢ Balanza de servicios Recoge las exportaciones e importaciones de servicios intangibles o inmateriales, como asesorías, consultorías, turismo, etc. De hecho, se presenta desagregada en turismo y viajes y otros servicios.

Esta es la parte de la Balanza de Pagos que suele ser más favorable para España, por el efecto del turismo. ➢ Balanza de rentas Donde se recogen tanto las rentas del trabajo como las rentas de inversión. ➢ Balanza de transferencias Que recoge las transferencias de fondos que no llevan aparejado ningún bien o servicio, como pueden ser las transferencias de dinero que los emigrantes envían a su país de origen, impuestos, prestaciones a la Seguridad Social, etc.

• Balanza de capitales o cuenta de capital Incluye las transacciones relacionadas con activos tangibles (tierra y subsuelo) e intangibles (compra de patentes, royalties, etc.) y las transferencias de capital (condonación de deudas, transferencias de activos fijos, etc.).

• Balanza financiera o cuenta financiera Recoge los movimientos de capitales entre un país y el resto de los países, como por ejemplo los créditos concedidos o recibidos por los particulares o los gobiernos de otros particulares u otros gobiernos extranjeros. Por ejemplo, cuando un Fondo de Inversión británico compra Letras del Tesoro españolas.

Se divide en cuatro apartados que son: inversiones directas, inversiones de cartera, otras inversiones, derivados financieros y reservas.

Inversiones directas son aquellas que reflejan un objetivo del inversor de obtener una rentabilidad permanente en la empresa de inversión, con una importante presencia en sus órganos de decisión. Se considera como tal cuando suponga, al menos, un 10% en el capital de la empresa en que se invierte.

Inversiones de cartera recogen las transacciones en valores negociables excepto las incluidas como inversiones directas. Se subdivide en acciones y fondos de inversión, bonos y obligaciones e instrumentos del mercado monetario.

En otras inversiones incluimos las operaciones de préstamo y las de depósito. Los derivados financieros recogen los movimientos producidos a raíz de estas operaciones, principalmente las opciones y futuros financieros.

Por último, la cuenta financiera recoge las variaciones de las reservas, que incluyen los activos financieros libremente disponibles por la autoridad monetaria.

< Sección anterior
Política Fiscal

Sección siguiente >
Política Estructural