Oportunidades de negocio para la construcción sostenible en Construcción sostenible

De wiki EOI de documentación docente
Saltar a: navegación, buscar


Estado de desarrollo de la sección: esbozo esbozo

Wikilibro: Construcción sostenible > Capítulo 1: Introducción a la construcción sostenible

Sección 3

Oportunidades de negocio para la construcción sostenible
Según la “Marraket tast force” una iniciativa en el seno de la ONU, buenas prácticas en construcción sostenible pueden desarrollarse en los siguientes campos:

• Nueva construcción en general
• Viviendas
• Rehabilitación de edificios actuales
• Ahorro y eficiencia energética
• Usos de energías renovables
• Políticas y programas nacionales y regionales
• Políticas locales
• Compras públicas
• Investigación y desarrollo
• Sistemas de certificación de edificios

Por lo que hace al campo de la edificación existen numerosos ámbitos de actuación que pueden conducir a que la construcción en sí misma y la operación del edificio construido se realicen de acuerdo con criterios sostenibles. A título no exhaustivo cabe señalar: • Localización del edificio, para que la naturaleza del suelo sobre el que se ubica o los sistemas de transporte previstos para acceder a él respondan a criterios de sostenibilidad.
• El diseño del edificio con criterios ecológicos
• Proceso de construcción que incluya materiales y técnicas constructivas sostenibles. Materiales con baja huella ecológica, procedimientos de trabajo seguros que faciliten la prevención de accidentes laborales, son ejemplos claros de actuaciones en este campo.
• Rendimiento adecuado del edificio en base al empleo de sistemas inteligentes y componentes de baja energía y que propicien la facilidad de uso del mismo.
• Conducta responsable de los usuarios del edificio que contemple las consecuencias del modo de operarlo o las compras con criterios de sostenibilidad.
• Gestión medioambientalmente correcta de los residuos y vertidos generados.

Las administraciones públicas pueden jugar un papel de primer nivel en la promoción de la construcción sostenible debido a su gran poder de compra y al efecto ejemplarizante que tendría su iniciativa. Las administraciones contratan bienes, servicios, infraestructuras, servicios logísticos, infraestructura, construcción de nuevos edificios y renovación, operación y mantenimiento de edificios. En palabras de Richard Rogers de su libro Ciudades para un pequeño planeta, antes citado “solo actuando como promotores arquitectónicamente informados, las administraciones públicas pueden establecer estándares nacionales de calidad para su entorno”

Si el fenómeno de la construcción se aborda según los criterios de sostenibilidad que se han definido en otro apartado de este escrito y se consideran las buenas prácticas y los ámbitos de actuación arriba indicadas podrán encontrarse oportunidades de negocio en el sector de la construcción de nuestro país a pesar de la enorme crisis por la que éste atraviesa desde 2008, aunque el inicio del declive ya era perceptible en 2007.

Nueva edificación

El subsector de la edificación en España ha estado dirigido esencialmente a la construcción de nuevos edificios, lo que ha originado un stock de más de 700.000 viviendas nuevas sin vender a las que habría que sumar una cantidad indeterminada de edificios a medio construir y una stock aun mayor de viviendas compradas con fines especulativos pero sin ocupación. . A pesar de la existencia de ese elevado stock de viviendas vacías existe una importante demanda insatisfecha de vivienda. Las razones de este sin sentido habría que buscarlas en un elevado nivel de precios de las viviendas producidas, muy alejado de la capacidad de compra de los potenciales demandantes y, absolutamente, injustificado a tenor de los que son los costes reales de construcción.

Entre las principales causas de ese nivel injustificado de precios de la vivienda estarían las siguientes: • Una inadecuada política de suelo, que ha permitido que la construcción sea la principal fuente de financiación de los entes locales • Una política crediticia poco responsable por parte del sector financiero, otorgando créditos hipotecarios por importes muy superiores a los debidos, en base a unos criterios de tasación desmesuradamente elevados y sin el debido análisis de riesgos, proporcionando crédito a personas sin posibilidades reales de hacer frente a los mismos. Esta situación ha favorecido la creación de la burbuja inmobiliaria en cuya génesis también tienen responsabilidad los organismos oficiales de regulación por su escaso de control del sistema financiero, a pesar de ser conscientes del riesgo. • Nivel bajo de profesionalización y de sentido empresarial en una parte significativa del sector de la promoción y construcción, que se lanzó a la aventura en la fase del “boom” sin realizar un mínimo análisis de las oportunidades y de los riesgos de su negocio. • La avaricia de otros agentes con expectativas de rendimientos elevados, incluyendo los propios compradores, que habían pasado a considerar la vivienda, exclusivamente, como un activo financiero en lugar de cómo un bien social reconocido en nuestra Constitución.

A pesar de todo lo dicho sigue habiendo demanda de viviendas a precios asequibles y en lugares donde se necesitan, que, raramente, suelen coincidir con aquellos donde hay un gran stock de vivienda sin vender, principalmente la costa. Existe pues una oportunidad para desarrollar actividad en el campo de la nueva edificación y de hacerlo según los criterios de la Construcción Sostenible: económicamente viable, eficiente ambientalmente, que cumpla una finalidad social y respete las normas éticas en todo el proceso, que incorpore elementos innovadores y que tenga la calidad arquitectónica adecuada.


Rehabilitación de viviendas y de espacios degradados

Según los datos del Ministerio de Fomento en España existen más de 25 millones de viviendas de las cuales la mitad tiene más de 30 años y mas de 21 millones se han construido antes de 2001 sin aplicación de normativas exigentes de eficiencia energética, Un alto porcentaje de estos edificios se han construido en la década de los 60 y los 70 con una calidad arquitectónica baja general baja, especialmente en lo que se refiere a su eficiencia energética.

Tampoco en los últimos años se ha producido una mejora en la intensidad del consumo energético de los edificios que sé se ha producido en otros países de nuestro entorno, lo que pone de manifiesto un escasa atención por las actividades de rehabilitación cuya participación en la actividad económica de la construcción es muy baja, en términos absolutos y en comparación con otros países europeos. Ver figura 8

8a CS.jpg


La rehabilitación de viviendas con carácter integral y a nivel masivo es pues una oportunidad y una necesidad para desarrollar actividad económica importante en los próximos años en España, cuyos principales beneficios serían: • Generar una actividad económica considerable en un subsector muy intensivo en mano de obra con lo que tendrá un efecto positivo sobre la creación de empleo • Mejorar la eficiencia energética del edificio con lo que se reduce su consumo energético y las emisiones de gases de efecto invernadero en el sector de la edificación, uno de los más importantes entre los difusos • Mejorar la calidad y la accesibilidad de los edificios y en consecuencia el confort y la calidad de vida de los ocupantes y de la seguridad del edificio • Mejorar la imagen y la calidad del barrio con lo que mejoraría la convivencia y en nivel de vida de los vecinos • Revalorización patrimonial del edificio con lo que se rentabiliza el importe de la inversión realizada en rehabilitación

Siendo notables los beneficios de una rehabilitación masiva del parque de viviendas existente y estando perfectamente incardinada esta actividad en un enfoque sostenible de la construcción no se ha desarrollado apenas esta actividad por las numerosas barreras que presenta, entre las que pueden considerarse como más significativas las siguientes: • Complejidad del proceso de rehabilitación, que hace necesario un estudio detallado de los segmentos de viviendas mas convenientes, de las actuaciones de carácter arquitectónico necesarias así como un planeamiento ordenado para conseguir beneficios de escala que la hagan viable. • Marco legal inadecuado que impide la actuación masiva y dificulta la financiación y la rentabilidad del proceso. Cambios en la Ley de propiedad horizontal o en la Ley de suelo resultarán imprescindibles así como el desarrollo de nuevas disposiciones que favorezcan la generación de ingresos adicionales, tales como la construcción de nuevos equipamientos o la reducción de emisiones de CO2 en el sector de la edificación a través de la implantación del mecanismo de proyectos domésticos de reducción de GEI. • Dificultades de financiación. Aunque el propietario debe participar en la financiación de la actuación ya que repercute en el aumento del valor patrimonial de su vivienda, se hace necesario favorecer desde los poderes públicos la financiación privada de los proyectos de rehabilitación y desarrollar mecanismos de garantía financiera que permitan la rehabilitación, aun en caso de imposibilidad de abordarla por parte del propietario. • Rentabilidad modesta e incierta. La actividad de rehabilitación no alcanzará nunca una rentabilidad tan elevada como la nueva construcción (en parte debido al componente especulativo que es posible en ésta) por lo que hasta ahora no ha sido atractiva. Sin embargo la rehabilitación puede ser un proceso de carácter industrial con una rentabilidad predecible y razonable.


Además de la rehabilitación de viviendas, también se deben tener en cuenta las oportunidades que ofrecen la rehabilitación de espacios urbanos deteriorados o la recuperación de entornos naturales degradados con la consiguiente mejora de la calidad de la ciudad o de los ecosistemas, respectivamente


Infraestructuras

Las oportunidades para la Construcción Sostenible se dan también en el subsector de las infraestructuras, cuyos requerimientos esenciales debieran ser la necesidad de su construcción en razón del uso previsto y la viabilidad económica para su financiación. Infraestructuras planeadas o en ejecución para las que no existe un nivel de utilización suficiente o cuya financiación no esta garantizada son ejemplos claros de insostenibilidad en construcción.

En España existen nichos importantes en el campo de las infraestructuras tales como el transporte ferroviario, los equipamientos sociales y el almacenamiento, tratamiento y la distribución del agua, por ser un país de precipitaciones escasas y de elevado consumo por la demanda elevada que representan los sectores agrícola y del turismo.


Materiales y equipos

Actualmente se asume que solamente el 20% de la energía gastada por el edificio a lo largo de todo su ciclo de vida se debe a la construcción mientras que el 80% restante se debe a la operación. Por ello, el diseño del edificio, la buena práctica en la construcción y los equipos de control resultan de vital importancia para disminuir el consumo energético de los edificios.

Si atendemos las emisiones de CO2 no relacionadas con la operación del edificio ya construido, el 85% se debe a los materiales con los que se construye, el 13% al proceso de construcción y el 2% al proceso de demolición. La utilización de materiales más ecoeficientes es la medida mas importante para reducir drásticamente el emitido en la construcción del edificio y de ellos, especialmente, el acero y el hormigón responsables del 35% y del 18% respectivamente de todo el CO2 que se ha emitido para la construcción del edificio.

Los equipos y sistemas van a ser responsables de la mayor parte del consumo de energía del edificio a lo largo de su vida por lo que su eficiencia energética es el factor determinante del consumo. La incorporación de medidas innovadoras en el campo de las energías renovables y de los sistemas de control de la mano de las TIC,s claves para mejorar el consumo energético y mejorar sus condiciones de sostenibilidad.

Albert Cuchi en su comunicación a 5ªCONAMAlocal , anteriormente citado, sostiene que debemos intervenir con materiales fabricados con bajas emisiones de GEI sobre la piel de los edificios existentes y sobre la eficiencia de sus instalaciones, para reducir su dependencia del uso de la energía y de la generación de emisiones.

< Sección anterior
Construcción sostenible

Sección siguiente >
El marketing de la construcción sostenible