Mantenimiento del derecho: la obligación de explotar la patente y la obligación de usar la marca en Propiedad industrial

De wiki EOI de documentación docente
Saltar a: navegación, buscar


Estado de desarrollo de la sección: completo completo

Wikilibro: Propiedad industrial > Capítulo 12: La defensa de la propiedad industrial e intelectual en España

Sección 6

Mantenimiento del derecho: la obligación de explotar la patente y la obligación de usar la marca
Tal y como lo mencionamos con anterioridad, el titular del derecho debe cumplir determinadas cargas con el fin de mantener su derecho. A este respecto, una mención especial se merece la obligación del titular de una patente de explotar su invención y, para el titular del derecho de marca, la necesidad de usar genuinamente su marca en el mercado.

La obligación de explotar la invención

La concesión de patentes brinda a sus titulares la posibilidad de una explotación exclusiva y excluyente. A cambio, el titular tiene que asegurarse de satisfacer la demanda del producto patentado en el mercado nacional, sobre todo si se trata de un producto de gran importancia o utilidad para la sociedad. En efecto, tal y como hemos visto en capítulos anteriores, la insuficiencia de la explotación puede acarrear para el titular sanciones tales como la apertura del procedimiento de concesión de licencias obligatorias y/o la caducidad de la patente.

En particular, una vez finalizado el plazo establecido para iniciar la explotación (3 o 4 años), cualquier persona podrá solicitar la concesión de una licencia obligatoria si en el momento de la solicitud no se ha iniciado la explotación o no se han realizado preparativos serios y efectivos para explotar la invención o si la explotación ha sido interrumpida por un plazo de más de tres años.

La concesión de licencias obligatorias se justifica por motivos de interés público, salud pública o defensa nacional o cuando la falta de explotación pudiera implicar un grave perjuicio para el desarrollo económico o tecnológico del país. En la práctica, la concesión de licencias obligatorias afecta sobre todo al sector de los medicamentos y otros productos farmacéuticos.


El uso “genuino” de la marca

Respecto al derecho de la marcas, la falta de uso de un signo registrado, puede tener como consecuencia la caducidad del derecho y, por consiguiente, la imposibilidad de utilizarlo para fundamentar una supuesta infracción.

La obligación de usar la marca se debe a que el registro de la misma no debería ser utilizado como un mero depósito y/o con fines especulativos. Muy al contrario, la marca sólo puede existir si cumple su función económica en el mercado. Asimismo, el registro debe ser un reflejo fiel de la realidad y de las indicaciones que las empresas utilizan en el mercado para distinguir sus productos y servicios.

En este sentido, una vez transcurrido el plazo de cinco años legalmente establecido, sin que se haya utilizado la marca, se puede producir la caducidad de la misma, la cual es subsanable si el titular de la misma comienza o reanuda el uso antes de que se entable la correspondiente acción de caducidad.

Es importante señalar que no basta hacer cualquier uso, ya que el uso requerido tiene que ser real y efectivo o, según terminología adoptada en sede europea, tiene que ser un uso “genuino”.

De este modo, los terceros interesados en la caducidad de un derecho no usado pueden aducir el incumplimiento de la carga legal de uso en tres escenarios judiciales distintos.

En primer lugar, el demandado en un posible procedimiento por violación de marca puede defenderse alegando que el demandante no ha usado la marca presuntamente infringida en los cinco años anteriores a la presentación de la demanda, habiendo caducado su derecho.

En segundo lugar, el titular de la marca demandado en un procedimiento de nulidad de su marca, puede alegar que el demandante no ha cumplido la carga legal de uso de la marca anterior en la que basa su acción de nulidad.

Por último, los terceros interesados pueden entablar una acción judicial directa, pidiendo que se declare la caducidad de una marca determinada por falta de uso.

Como último apunte cabe señalar, que en España la caducidad de la marca nacional la declaran los Tribunales, y la caducidad de una marca comunitaria la declara la Oficina registradora con sede en Alicante, salvo en los supuestos en los que la caducidad se alega por el demandado en una demanda de reconvención, en cuyo caso la caducidad también entra dentro de la competencia judicial de los Tribunales de Marca Comunitaria en Alicante, los únicos competentes para pronunciarse sobre las acciones judiciales relativas al derecho comunitario de marcas.

< Sección anterior
Prescripción de acciones