La hipoteca de marca en Propiedad industrial

De wiki EOI de documentación docente
Saltar a: navegación, buscar


Estado de desarrollo de la sección: completo completo

Wikilibro: Propiedad industrial > Capítulo 19: La propiedad industrial como objeto de la constitución de derechos reales de garantía

Sección 2

La hipoteca de marca
Veamos ahora muy brevemente las particularidades de la constitución de hipoteca sobre marca.

El objeto de la hipoteca esta constituido por la marca como bien independiente extendiéndose también la garantía a las adiciones, modificaciones y perfecciones de la marca en cuanto constituyen modificaciones en el registro de la marca. Como en cualquier otro caso de garantía hipotecaria cabe que el titular de la marca hipotecada sea distinto del deudor.

La hipoteca mobiliaria de marca puede garantizar deudas mancomunadas de varias personas planteándose entonces el problema de la división de la responsabilidad hipotecaria puesto que la ley parte del carácter unitario de la marca. Creemos que solo puede concebirse esta posibilidad respetando la indivisibilidad de la marca dada en garantía.

La hipoteca mobiliaria de marca debe constar en escritura pública. La escritura de constitución contendrá, aparte de las menciones generales a toda escritura de hipoteca mobiliaria, las siguientes: la naturaleza, especie y demás características identificadoras de los bienes hipotecados, la fecha y número de inscripción, renovación, rehabilitación o prórroga en el Registro especial, las licencias, autorizaciones o concesiones otorgadas por el titular a terceros, la acreditación de encontrarse el titular al día en el pago de los impuestos especiales. Para ello, antes de la constitución tiene que aportarse un certificado de cargas expedido por la OEPM pudiéndose oponer la garantía hipotecaria frente a terceros después de la inscripción en el registro. De hecho cabe destacar que la hipoteca se caracteriza por el hecho de que su inscripción es constitutiva. Por tanto, sólo será oponible a terceros una vez inscrita en el registro público correspondiente, en particular en la Sección Cuarta del Registro de Bienes Muebles. Ahora bien, al objeto de conferir la máxima publicidad a este gravamen, tanto la Ley de Marcas como la de Diseños Industriales establecen asimismo su inscripción en la Oficina Española de Patentes y Marcas, no ya a efectos constitutivos, sino meramente informativos, teniendo sobretodo, la función de excluir la existencia de buena fe en un tercer adquiriente o embargante de la marca.

Una vez inscrita la hipoteca, se notificará de oficio a la Oficina Española de Patentes y Marcas, para su anotación en el Registro de Marcas. Ambos registros, el de Bienes Muebles y el de Marcas están comunicados para anotar simultáneamente gravámenes sobre marcas.

El titular de la propiedad industrial no puede renunciar a su derecho o ceder el uso y explotación del mismo, sin consentimiento del acreedor, y en caso de incumplimiento de esta prohibición, la Ley establece la inoperancia de dicha renuncia o cesión, que dejaría desprotegido al acreedor hipotecario. Sin embargo, la Ley sí permite el pacto por el cual se conceda al acreedor el cobro del importe de los derechos del titular, quedando obligado a imputar las sumas recibidas al pago de los intereses, y el sobrante, a la amortización del capital, como si se tratase de una modalidad especial del derecho real de garantía de anticresis, aprovechándose de los frutos de la cosa a fin de cubrir el importe de la deuda garantizada.

El artículo 51 de la Ley de Hipoteca Mobiliaria y Prenda sin Desplazamiento reconoce al acreedor hipotecario la facultad de dar por vencida la hipoteca, aun antes del cumplimiento de la obligación principal, en los siguientes supuestos:

1.º Por falta de pago del canon correspondiente.

2.º Por falta de explotación de la patente o de uso de las marcas en los períodos legalmente establecidos.

Por otra parte, y como medida protectora del acreedor hipotecario, se permite que sea éste el que, en defecto de actuación del deudor hipotecario, promueva la renovación, rehabilitación o prórroga de los derechos de propiedad intelectual o industrial, o incluso que abone el canon correspondiente.

< Sección anterior
Generalidades

Sección siguiente >
La hipoteca de patente