Infraestructuras del agua en Construcción sostenible

De wiki EOI de documentación docente
Saltar a: navegación, buscar


Estado de desarrollo de la sección: medio 50%.svg

Wikilibro: Construcción sostenible > Capítulo 5: Obras públicas

Sección 4

Infraestructuras del agua

La política del agua española

España se caracteriza por ser un país con grandes contrastes en materia de agua: la España húmeda que abarca el norte del país y la España seca situada en el centro y el sur de la península, producida en esta última por la irregularidad de las precipitaciones, pudiendo pasar en tiempos de periodos secos a inundaciones por lluvias torrenciales.

Esta característica ha condicionado y sigue condicionando la política del agua en España, así hasta finales de la década de los ochenta del siglo pasado dicha política se orientó a aumentar la disponibilidad del agua como recurso tanto económico como social mediante:

  • La construcción de más de 1.000 embalses
  • La puesta en regadío de más de 3 millones de hectáreas
  • El abastecimiento a más de 40 millones de habitantes


A partir de los años 80 y 90 se incidió en mejorar las estaciones de abastecimiento y saneamiento de agua, sobretodo en las grandes poblaciones. En estas dos últimas décadas la planificación del agua se ha caracterizado por los cambios políticos constantes pasando de los anteproyectos de planes hidrológicos de los años 1993-94 y 2000-2002, que impulsaban la política de trasvases para abastecer a la España seca, al Plan AGUA que derogaba el trasvase del Ebro al levante español y consolidaba como sustituto para garantizar la oferta a esta s zonas la construcción de desaladoras.

Además la aparición de la Directiva Marco del Agua y su trasposición al ordenamiento jurídico español en varias leyes y normas ha condicionado el desarrollo de la planificación del agua en nuestro país.

En la actualidad esta planificación viene muy condicionada por la distribución del consumo del agua en España que se puede establecer según el siguiente gráfico

Agua 1.JPG


Así pues no se puede establecer una correcta política del agua sin considerar su repercusión económica sobre el sector agrícola en España y por tanto por las consideraciones sociales que tiene en los asentamientos humanos en el territorio y sus flujos migratorios del campo a la ciudad, su consideración de bien social imprescindible para el bienestar y la salud del ser humano, y también la incidencia que tiene sobre la ecología y la gran capacidad que tiene de modificar la naturaleza.


Enlaces de interés:

Planificación hidrológica:

http://www.magrama.es/es/agua/temas/planificacion-hidrologica/planificacion-hidrologica/default.aspx

Gestión sostenible de regadíos:

http://www.magrama.es/es/agua/temas/gestion-sostenible-de-regadios/

Sistema integrado de información del agua SIA:

http://www.magrama.es/es/agua/temas/planificacion-hidrologica/sia-/default.aspx


Directiva marco del agua

La Directiva Marco del Agua de la Unión Europea condiciona de una forma decisiva la política en materia de agua de sus estados miembros. Podemos definir como objetivo prioritario el establecer un marco adecuado para las aguas superficiales continentales, las aguas de transición, las aguas costeras y las aguas subterráneas. Además establece como puntos fundamentales:

1. Prevenir el deterioro adicional y proteger y mejorar el estado de los ecosistemas acuáticos
2. Promover un uso sostenible del agua basado en la protección a largo plazo de los recursos hídricos sostenibles
3. Reducir progresivamente o interrumpir los vertidos de sustancias peligrosas
4. Garantizar la reducción progresiva de la contaminación del agua subterránea
5. Contribuir a paliar los efectos de inundaciones y sequías
6. Garantizar el suministro de agua superficial o subterránea en buen estado
7. Proteger las aguas territoriales y marinas


Agua 2.JPG


http://www.magrama.es/es/costas/temas/proteccion-del-medio-marino/la-union-europea-y-la-proteccion-del-medio-marino-y-costero/directiva_marco_agua.aspx

Esta Directiva Marco del agua se caracteriza por ser una Directiva global y ambiciosa, que aborda todas las aguas y todos sus usos, clasificando las diferentes masas de agua en:

Agua 3.JPG


Es una Directiva que trata con rigor y prioridad los temas ambientales por encima de los demás, apostando claramente por la protección del medio ambiente y los ecosistemas globales. Introduce el concepto de estado ecológico superior al de la ¨calidad de las aguas¨, creando indicadores biológicos y morfológicos sumados a los físicos y químicos.

Además se ocupa fundamentalmente de la calidad de las aguas promoviendo su uso sostenible, siendo en ese sentido una prolongación de los países industrializados, prestando una insuficiente atención a los aspectos de cantidad y a los periodos de sequias e inundaciones que son característicos de los países secos como España, en donde los embalses vertebran su política hidráulica.

Es una Directiva que indica la importancia del factor económico incidiendo en la recuperación de los costes de los servicios relacionados con el agua incluyendo los costes medioambientales y los relacionados con su consideración de recurso económico. Así establece que el precio del agua ha de incentivar la utilización de forma eficiente de los recursos hídricos y contribuir a los objetivos medioambientales teniendo en cuenta además de estos sus efectos sociales y económicos y los condicionantes geográficos y climáticos de las regiones afectadas.

Por último y en relación a la planificación de los recursos hídricos, establece un concepto de división física y no administrativa, en la que se puede incluir una o varias cuencas. Hay que desatacar que en España nos adelantamos a este concepto de división física de la planificación creando las Confederaciones Hidrográficas de cuencas en 1926 como marcos de actuación perdurando en la actualidad.

A continuación se muestra el mapa de demarcaciones hidrográficas en España:

Agua 4.JPG


Enlaces de interés:

http://www.magrama.es/es/costas/temas/proteccion-del-medio-marino/la-union-europea-y-la-proteccion-del-medio-marino-y-costero/directiva_marco_agua.aspx

http://www.magrama.es/es/costas/temas/proteccion-del-medio-marino/manual_redes_control_aguas_costeras_tcm7-30449.pdf

http://www.magrama.es/es/costas/temas/proteccion-del-medio-marino/acta_meeting_NEA_mar10_tcm7-29979.pdf

http://www.magrama.es/es/costas/temas/proteccion-del-medio-marino/informe_MEDGIG_feb10_tcm7-30253.pdf


Retos del futuro

Como retos de futuro en nuestro país se afrontan los siguientes:

  • Resolver los problemas jurídicos que se han introducido con la aprobación de los estatutos de autonomía en la segunda mitad de la primera década del siglo XXI, y las consideraciones que se establecen den los mismos de romper la organización administrativa de los organismos de cuenca estableciendo criterios de competencia exclusiva de cada comunidad autónoma en los territorios por donde circulan los ríos, sin entender que la planificación de la gestión de un río no se puede hacer sin considerar los efectos que tiene sobre toda su cuenca, y no se puede parcelar ni territorial ni administrativamente en ámbitos más pequeños
  • Considerar la importancia que tiene la agricultura de regadío en el empleo global del agua, introduciendo criterios de racionalidad económica y de eficiencia en su utilización prestando una atención preferente a la mejora de las infraestructuras
  • Superar las tensiones que existen entre el mundo técnico y el ecologista en tendiendo que son complementarios y no contrapuestos y que no se puede entender el agua sin considerar que es un bien económico y social fundamental para el desarrollo y el bienestar humano pero que también es imprescindible para la naturaleza y para la conservación de sus hábitats


La sostenibilidad de las infraestructuras del agua

Existen multitud de ejemplos de infraestructuras del agua que contribuyen al bienestar de la sociedad y que son compatibles con el medio ambiente. Entre ellos podemos citar:

1. La utilización de las aguas subterráneas y su recarga artificial

La utilización de aguas subterráneas constituye un recurso estratégico en determinados territorios y periodos de tiempo donde la irregularidad de las precipitaciones impide el empleo de aguas proveniente de embalses. En este caso las aguas provenientes de acuíferos constituyen unos recursos estratégicos que deben ser explotados con racionalidad para evitar ser sobreexplotados y causen la degradación o la desaparición de sus ecosistemas asociados. La recarga artificial de acuíferos permite complementar la recarga natural de los mismos, contribuyendo a su sostenibilidad, reduciendo los tiempos de recuperación tras bombeos prolongados, evitando los descensos de sus niveles piezométricos y ayudando a una gestión más equilibrada del acuífero. La recarga artificial se puede realizar aprovechando caudales no regulados de los embalses superficiales, almacenándolos en acuíferos subterráneos y utilizándolos en períodos de sequía. También es pueden utilizar aguas provenientes de las redes de las empresas municipales de agua mediante la introducción de agua proveniente de estas canalizaciones en pozos de extracción para que se adapten para la recarga de acuíferos. El agua que se utilice se ha de analizar para que sea compatible química y físicamente con la existente en el acuífero.

Agua 5.JPG


2. Los sistemas urbanos de drenaje sostenible


La urbanización de nuestras ciudades ha traído consigo la impermeabilización del suelo donde se asientan dando lugar a sistemas convencionales de saneamiento y drenaje basados en grandes colectores cuyo objetivo ha sido evacuar lo antes posible las escorrentías generadas en tiempo de lluvia hacia el medio receptor, limitando el riesgo de sufrir inundaciones. Este desarrollo urbano genera una serie de problemas de calidad de las aguas de lluvia que lejos de ser limpias pueden producir contaminación en los medios receptores por contaminarse por fuentes difusas (materia orgánica, hidrocarburos, elementos patógenos, metales, pesticidas, etc), vertidos desde depuradoras desbordadas y descargas de sistemas unitarios. El efecto que puede tener es el de la caída del oxígeno disuelto y su efecto sobre la mortandad de especies, el incremento de las concentraciones de nutrientes, la contaminación por agentes patógenos o la acumulación de elementos tóxicos. Los sistemas urbanos de drenaje sostenible pueden con un correcto diseño, construcción y mantenimiento, contribuir a reducir los impactos generados por las escorrentías de aguas de lluvia. Los efectos positivos que generan son:

  • Reducción de los volúmenes de escorrentía y caudales punta mediante elementos de retención y minimización de áreas impermeables, reduciendo el riesgo de inundación
  • Restituir el flujo subterráneo hacia los cursos naturales mediante infiltración
  • Aumentar la calidad del agua procedente de las escorrentías, eliminando los contaminantes procedentes de fuentes difusas.
  • Reducción de costes de infraestructuras de drenaje y de operación de estaciones depuradoras al disminuirse los caudales y no alterarse frecuentemente los conta-minantes para los que ha sido diseñadas

Las medidas más usuales que se emplean son:

  • Cubiertas vegetales de tejados y terrazas que interceptan y detienen las aguas pluviales
  • Pavimentos permeables que permiten el paso del agua a su través posibilitando que se infiltre en el terreno
  • Pozos y zanjas de infiltración, poco profundos y rellenos de material drenante capaces de absorber la escorrentía producida por superficies impermeables contiguas
  • Cunetas verdes, diseñadas para almacenar y transportar superficialmente la escorrentía
  • Depósitos de infiltración, consistentes en depresiones del terreno diseñadas para almacenar e infiltrar gradualmente la escorrentía generada en superficies contiguas transformando flujos superficiales en subterráneos
  • Depósitos y estanques de retención ,consistentes en depósitos superficiales o enterrados y en lagunas artificiales con lámina permanente de aguas para laminar volúmenes de escorrentía y caudales punta, promoviendo la sedimentación y con ello la reducción de la contaminación
Agua 6.JPG


3. La reutilización de las aguas residuales tratadas de las ciudades

La reutilización directa de las aguas residuales tratadas de las ciudades es una solución sostenible para demandas de agua en zonas con desequilibrio entre los recursos hídricos disponibles y las demandas de agua de aquellas actividades que no requieren los niveles de calidad del abastecimiento humano. Así en entornos urbanos se están utilizando en ámbitos públicos en baldeo de viales, riego de jardines o actividades deportivas como riego de campos de golf. Esta reutilización se considera como un aumento de la disponibilidad del recurso o gestión de la demanda. También cobra una gran importancia el empleo de aguas residuales tratadas en la agricultura en sitios con una alta rentabilidad económica y poca disponibilidad del recurso. En este caso los requisitos de calidad y de volumen disponible de agua serán factores limitativos a su uso.

4. La desalación de aguas marinas

Las técnicas de desalación de aguas marinas supone un incremento de disponibilidad del recursos hídricos en zonas con una gran insuficiencia de ellos, como pueda ser el levante español o las islas. Fundamentalmente se orienta al abastecimiento urbano por los costes inicialmente elevados. Las implicaciones ambientales por el uso de energía que necesitan y por los depósitos de sal extraída del agua de mar suelen ser sus puntos débiles con respecto a otras soluciones. El precio del agua extraída y las necesidades de bombeo desde las estaciones desaladoras hasta los campos agrícolas, normalmente a cotas por encima del nivel del mar suelen ser factores también limitativos para su uso en la agricultura.

Mapa de desaladoras en Andalucía:

Agua 7.JPG


Enlaces de interés:

www.igme.es/internet/divulgacion_didactica/

www.drenajesostenible.com

www.construible.es

< Sección anterior
Infraestructuras ferroviarias

Sección siguiente >
Puertos y costas