Gestión y Desarrollo de Proyectos Renovables en Energías renovables y eficiencia energética

De wiki EOI de documentación docente
Saltar a: navegación, buscar


Estado de desarrollo de la sección: completo completo

Wikilibro: Energías renovables y eficiencia energética > Capítulo 2: Energías limpias

Sección 4

Gestión y Desarrollo de Proyectos Renovables
Cuando nos adentramos en el campo de la gestión de proyectos nos encontramos que para definir o delimitar el propio concepto existen muchas y variadas opciones. Siguiendo un organismo de referencia internacional, el Project Management Institute (PMI) lo define como un esfuerzo temporal que se lleva a cabo para crear un producto, servicio o resultado único . La planificación, ejecución y puesta en marcha de cualquier instalación para generar energía eléctrica, entre ellas las que utilizan fuentes de energías renovables, podría encuadrarse perfectamente dentro de esta definición. Sin embargo, una vez construido y puesto en marcha el “producto” (la instalación renovable) el proceso podría parecer concluido.

A lo largo de este documento el concepto de proyecto se utilizará en un sentido mucho más amplio y que sin competir con definiciones más precisas refleje el ciclo de vida completo que atraviesa este tipo de instalaciones. Esta informalidad en la definición nos permitirá conocer de forma más extensa este tipo de negocios.

El ciclo de vida de los proyectos energéticos suelen dividirse en las siguientes fases: 1ª) desarrollo, 2ª) construcción y 3ª) operación. En muchos casos, puede aparecer de forma separada una primera fase previa y una última de desmantelamiento. Evidentemente para instalaciones de pequeño tamaño todo este procedimiento resulta más sencillo y en muchos casos por su reducido tiempo de ejecución no tiene sentido considerar.

Cada una de las fases planteadas puede ser considerada un proyecto en sí atendiendo la definición más formal vista anteriormente . En cada fase se buscaría un producto o resultado único (ver cuadro siguiente) y en muchos casos incluso son ejecutados y tutelados por agentes o empresas distintas.

37 Ciclos de vida.jpg
  • Fase Previa. Para que demos comienzo a cualquier proyecto de energías renovables necesitamos un emplazamiento específico, lo que nos va a permitir hacer las primeras evaluaciones en cuanto al recurso energético disponible (radiación, viento o biomasa) y las posibilidades de éxito de su desarrollo posterior (limitaciones medioambientales, capacidad de conexión y otra serie de limitaciones técnicas y normativas). Todas estas tareas previas encaminadas a la búsqueda e identificación de localizaciones pueden considerarse previas al comienzo de proyecto. La experiencia y capacidad técnica nos puede ayudar avanzar en proyectos con mayores probabilidades de éxito. Por ello y de forma previa es necesario analizar las propuestas que se nos presentan, realizar estudios básicos de viabilidad, identificar las mejores oportunidades de negocio y formar un portfolio o cartera de proyectos con perspectivas de desarrollo futuro.
  • Fase de Desarrollo. En la fase anterior se comentó la necesidad de disponer de un emplazamiento concreto. Ahora tendríamos que añadir al menos, por un lado, la necesidad de disponer de todos y cada uno de los permisos, licencias y autorizaciones (PLA’s) y, por otro, poseer la capacidad financiera para aportar los recursos económicos necesarios durante todo el periodo de inversión.

En relación al proceso de obtención de cada uno de los permisos necesarios nos encontramos con una multiplicidad de procedimientos y trámites. El reparto de competencias entre Estado, Comunidades Autónomas y la intervención de los Entes Locales dificulta, alargan en el tiempo y encarecen la ejecución de este tipo de instalaciones. Los esfuerzos por mejorar esta situación se está llevando a cabo tanto a nivel sectorial como institucional , aunque todavía queda un largo camino por recorrer, sobre todo por la configuración competencial derivada de nuestra Constitución Española. Respecto al procedimiento administrativo de este tipo de instalaciones conviene consultar el Capitulo 2 del Real Decreto 661/2007, de 25 de mayo y, por supuesto, la normativa autonómica de la Comunidad donde se encuentre localizada la instalación.

Resaltar que tanto el procedimiento de todo el desarrollo como los plazos de tiempo varía de una tecnología a otra. Mientras que para la fotovoltaica uno de los primeros pasos es solicitar el Punto de Acceso/Conexión a la compañía eléctrica para la eólica es realizar las mediciones de viento (mínimo un año). Durante esta fase se irán realizando diseños aproximados por parte de un equipo de técnicos que nos permitirán avanzar tanto en la consecución de permisos como en los análisis de viabilidad. Cuando el proyecto se encuentra en una fase de desarrollo avanzada se comienza con las búsqueda de financiación ante las entidades financieras (e incluso búsqueda de nuevos accionistas), petición de ofertas a los suministradores de equipos, a los contratistas con capacidad de ejecutar las obras y resto de participantes que formaran parte de la estructura del proyecto. Podemos decir que esta fase se da por finalizada con la asignación del proyecto (como admitido) en el Registro de Pre-asignación de Retribución del Régimen Especial . Los requisitos para poder inscribirse en este Registro resume el trabajo a realizar durante toda la fase de desarrollo:

38 Requisitos inscripción.jpg
  • Fase de Construcción. Lo podemos dividir en distintas subfases:

Subfase de Diseño. Aunque el diseño ha sido definido anteriormente durante la fase de desarrollo, el proyecto técnico puede sufrir modificaciones por diversas razones. El objetivo es disponer de la ingeniería de detalle que se ejecutará finalmente conforme a los requerimientos de la propiedad. Pero para ello es necesario previamente tener negociado con el contratista general, entidades financieras, fabricantes de equipos y demás participantes todos los detalles de la ejecución. Además se ha de definir contractualmente todas las garantías (de los equipos, rendimientos de estos, rendimiento del sistema completo, precio final, plazos, etc.) que deberá soportar cada una de las partes (y sobre todo como se va a instrumentalizar esas garantías), tanto en la fase de construcción como de operación. Es un proceso duro y complicado y que en el caso de algunas tecnologías puede durar años .

"Subfase de Ejecución". Supone la construcción y montaje de la propia planta. Ello comprende toda la obra civil previa de acondicionamiento del terreno y canalizaciones, obra civil de la interconexión de la planta con las redes eléctricas de distribución o transporte, resto de obra civil necesaria y recepción y montaje de todos los equipos (principal y secundarios). Finalizados todos los trabajos se certifica que la planta ha sido ejecutada conforme a los previsto (en caso contrario, se justifica y documentan sus modificaciones).

Una modalidad de contratación muy utilizada para la ejecución de este tipo de instalaciones es el llamado contrato EPC (Engineering, Procurement and Construction), también conocido como “llave en mano”, donde un único interlocutor suministra de forma completa la instalación lista para ser operada, asumiendo tanto las tareas de diseño, suministro de equipos y construcción de las misma, con independencia de las subcontrataciones que se lleven a cabo y las condiciones que se pacten en dicho contrato .

Al contrato EPC normalmente aparece otro asociado relativo al mantenimiento de la planta, el contrato de operación y mantenimiento (O&M), donde se define todas aquellas tareas de mantenimiento, tanto preventivo como correctivo, que permitirán operar la planta bajo las condiciones para las que fue diseñada.

"Subfase de Puesta en Marcha". Una vez construida la planta se requiere una serie de autorizaciones para poderla conectar a la red pública. Entre ellos podemos destacar el Acta de Puesta en Servicio, los contratos con la compañía eléctrica y la inclusión de la planta en el Registro de Instalaciones del Régimen Especial que me permitirá poder iniciar la operación y facturación en la modalidad elegida o disponible . Durante un tiempo determinado y una vez conectada la planta puede operar en periodo de pruebas.

Durante la fase de construcción es habitual llevar a cabo una serie de protocolos de control que van a permitir certificar que la ejecución de la planta se está llevando a cabo conforme a los pactado en contrato. Especial importancia tiene el Certificado de Aceptación Provisional (CAP) y Certificado de Aceptación Definitivo (CAD). En el primer caso de traspasa la titularidad de la planta del vendedor al comprador coincidiendo con la puesta en marcha liberándose las garantías que soportan la construcción (avales o “performance bond”, cuentas de garantía bloqueadas o “escrow account”, etc.). En el segundo caso, que puede ocurrir algunos años después de la puesta en marcha según lo negociado, se liberan las garantías de funcionamiento o rendimiento del sistema por parte de la empresa que ha ejecutado el contrato EPC.

  • Fase de Operación. Es el periodo de tiempo donde se lleva a cabo la explotación de la planta. Acometida la inversión es tiempo de generar energía eléctrica contribuyendo a los objetivos sociales, medioambientales y económicos que se esperan de estas tecnologías.

El periodo de operación va a depender de cada tecnología. Aunque el plazo de retribución viene limitado por el RD 661/2007 entre los 15 (biomasa), 20 (eólica, geotérmica, marina) y 25 años (solar e hidráulica), este va a depender de la vida útil real del propio sistema. Se piensa que la tecnología fotovoltaica puede tener una vida útil cercana a los 40 años.

Durante la fase de explotación junto a los ingresos por venta de energía hay que atender los gastos de explotación necesarios para mantener estos sistemas en sus niveles óptimos. Entre ellos podemos citar los gastos de O&M contratados pero también los gastos administrativos, alquiler de terrenos, seguros, reposiciones e impuestos y tasas. El retorno de la inversión de las instalaciones renovables se produce a largo plazo y es de suma importancia llevar una buena gestión integral del todo el proceso siguiendo los protocolos establecidos.

Además junto a los derechos reconocidos a los productores en Régimen Especial es conveniente recordar las obligaciones que estos tienen que atender, como son los procedimientos de operación, estar adscritos a centros de control para instalaciones mayores a 10 MW, entregar la energía en condiciones técnicas adecuadas sin causar trastornos en el sistema, etc.

  • Fase de Desmantelamiento. Supone la restitución del emplazamiento a su estado original. Por lo general y en comparación con las tecnologías convencionales, el desmantelamiento no supone un proceso complejo y de elevado coste.

En proceso de financiación de este tipo de instalaciones no se lleva a cabo dentro de lo que comprendería una sola fase, sino que puede atravesar varias etapas. Sí entendemos este proceso en un sentido más amplio como la aportación de los fondos necesarios para poder ejecutar el proyecto (los propios aportados por los accionistas y no sólo los ajenos en forma de deuda bancaria) su análisis cobra más sentido. Además en algunos casos, en proyectos con tecnologías menos maduras o que presentan un mayor nivel de riesgo, los fondos aportados por las entidades financieras se reciben en una etapa bien entrada de operación.

Normalmente la financiación de las fases de desarrollo e inicio de la construcción de realiza con fondos propios. Dependiendo de la modalidad de financiación y riesgos que presente el proyecto (no sólo el riesgo técnico sino también la capacidad y solvencia de la propiedad) los fondos ajenos aportados por las entidades financieras se reciben conforma avanza el estado de la construcción. Un estructura de financiación típica para proyectos renovables ha sido de un (min.) 20% capital propio y un (max.) 80% de deuda financiera. El hito donde se consigue alcanzar los fondos necesarios por parte de las entidades financieras de denomina “cierre financiero” y puede marcar en la mayoría de los casos el inicio de la construcción.

39 Flujos acumulados.jpg
40 Flujos acumulados(2).jpg

< Sección anterior
Situación actual del sector

Sección siguiente >
Estructura típica de los proyectos renovables