Generalidades en Propiedad industrial

De wiki EOI de documentación docente
Saltar a: navegación, buscar


Estado de desarrollo de la sección: completo completo

Wikilibro: Propiedad industrial > Capítulo 16: Gestión de la cartera de propiedad industrial: la titularidad de los derechos de propiedad industrial como activo empresarial

Sección 1

Generalidades
Los derechos de propiedad industrial existen en la medida en que los podemos predicar como de la titularidad de alguien. Constituyen así parte del contenido de los derechos subjetivos de que puede ser o es titular una persona. A diferencia de lo que sucede con otras creaciones de la inteligencia éstas no tienen relevancia jurídica hasta que se dan a conocer y se obtiene un reconocimiento administrativo-Registro-de su contenido lo que es crucial por que este Registro solo se consigue después de que se compruebe que no va a generar confusión con otros Derechos de otra titularidad y que, cuando así lo exige la Ley, constituyen una novedad.

La propiedad industrial, cuyos conceptos básicos ya conocemos, generalmente se asocia a una actividad empresarial, ya sea esta actividad desarrollada por una persona física o por una persona jurídica. En adelante, para simplificar, hablaremos de persona jurídica o de compañía indistintamente como una organización empresarial encaminada a la obtención de beneficios o lucro en sus actividades. Efectivamente, las distintas modalidades de la propiedad industrial sirven para que la actividad de una persona o compañía estén debidamente protegidas y distinguidas de la de otras personas o compañías.

Así identificamos fácilmente los productos que fabrica o comercializa una determinada empresa por el nombre concreto con el que se distinguen. En el tráfico comercial diferenciamos perfectamente las distintas marcas de ordenadores, de ropa, de automóviles y, en general, de cualquier tipo de producto. Igualmente, identificamos diferenciándolos un establecimiento de otro. Lo mismo sucede con los diseños de un fabricante respecto de los de otro y, aunque ya más silenciosamente, también se puede predicar esta característica de un invento o modelo de utilidad.

Queda claro de la anterior reflexión que una de las misiones fundamentales de los derechos de propiedad industrial es que confieren a sus titulares un derecho exclusivo para ellos y excluyente para los demás. La marca, el diseño, el invento y el nombre comercial distinguen personas y productos en el mercado y como tales elementos de distinción resulta que corren la misma suerte que la actividad empresarial a la que están asociados; es decir, suben o bajan de valor en la medida en que esa actividad empresarial también sufra alteraciones en su consideración económico-social.

Trasladado todo lo anterior al ámbito de las compañías, resulta que el ser dueño o titular de derechos de propiedad industrial se equipara con ser dueño o titular de un activo empresarial. Volvemos así al concepto inicialmente señalado de que la propiedad industrial es un activo empresarial susceptible de ser gestionado.

Sección siguiente >
Criterios generales de reconocimiento de los activos intangibles