Explorar artículos

Saltar a: navegación, buscar
Concepto y consideraciones generales en Dirección de personas y habilidades 3
Del capítulo Negociación en Dirección de personas y habilidades +
Del libro Dirección de personas y habilidades +
Elemento de índice [[Concepto y consideraciones generales en Dirección de personas y habilidades 3|Sección 1. ''Concepto y consideraciones generales'']]
Estado completo  +
Nivel desarrollo 4  +
Nombre página Concepto y consideraciones generales en Dirección de personas y habilidades 3  +
Número apartado 1  +
Número capítulo 3  +
Número sección 1  +
Prueba falso  +
Página sección Concepto y consideraciones generales en Dirección de personas y habilidades 3 +
Resumen La negociación es una actividad habitual e La negociación es una actividad habitual en el ser humano. Según el diccionario, negociar es “tratar y comerciar, comprando y vendiendo o cambiando géneros, mercaderías o valores para aumentar el caudal”. En términos más sencillos, se puede afirmar que no es posible negociar si las dos partes no tienen algo en común que les una. Ese es precisamente el concepto de ventana y es el origen de toda negociación. No existe una negociación si una parte no está interesada en vender y la otra parte interesada en comprar el producto y tampoco si una parte no está interesada en contratar los servicios de un tercero que a su vez quiere formalizar dicha prestación de servicios. Es importante diferenciar la venta de la negociación, ya que la primera siempre es anterior a la segunda. Lógicamente, cuanto mejor se venda el producto y/o servicio en cuestión, uno estará posteriormente en mejor posición a la hora de negociar condiciones para formalizar el acuerdo. También conviene llamar la atención en que la venta, en muchas ocasiones, es capaz por sí misma de alcanzar el cierre de la operación. No hace falta más que ir a cualquier tienda de ropa o a cualquier cadena de hipermercados para ver que a menudo tomamos innumerables decisiones de compra sin poner negociar absolutamente nada (en todo caso, elegir dentro de una gama o conjunto de posibilidades). Por tanto, la negociación es una ventana que se abre sólo en determinadas ocasiones. La negociación se produce cuando hay un interés por el producto/servicio en cuestión, pero hay un desacuerdo en las condiciones para obtenerlo (ya sea por precio, forma de pago, plazo de entrega, etc) y ambas partes se sientan a hablar para intentar lograr un acuerdo. Cuando no se está interesado en el producto/servicio o bien se está totalmente de acuerdo en las condiciones de compra, no hay necesidad de sentarse a negociar. Evidentemente, cuanto mayor sea el interés que une a ambas partes, más probable será el que se llegue a un acuerdo y cuanto menor sea dicha ventana, más compleja será la negociación. En todo proceso negociador las partes implicadas buscan alcanzar sus objetivos individuales, de manera que cada parte negociadora busca que el acuerdo sea lo más beneficioso posible. Se puede definir negociación como el ''proceso a seguir para garantizar un acuerdo rentable para nuestros intereses''. El término ''rentable'' es importante, ya que implica que cada una de las partes debe saber interpretar correctamente la situación a la hora de plantear sus objetivos y las rebajas que está dispuesto a hacer en los mismos. Hay dos criterios básicos a la hora de medir dicha rentabilidad, como son: * El tipo de negociación presente. Esto implica diferenciar tres opciones: cuando negociamos algo puntual (como por ejemplo, la compraventa de un inmueble entre particulares), cuando negociamos algo recurrente (como por ejemplo, la prestación de servicios profesionales continuados en el tiempo entre una empresa contratista y otra subcontratista) o aquellas negociaciones que buscan abrir mercado. Estas últimas empiezan siendo puntuales (siempre hay un comienzo para todo), pero aspiran a mantenerse en el tiempo. Como ejemplo, el acuerdo alcanzado entre una entidad organizadora de formación y una empresa consultora que nunca antes habían colaborado juntas. * El poder de cada una de las partes. En este caso, se trata de una línea continua con dos extremos. En uno, el caso en que el poder de ambas partes es similar (como ejemplo, la negociación entre dos empresas multinacionales) y en el otro, el caso en que el poder está muy desequilibrado (como ejemplo, la negociación entre una empresa de gran tamaño y un proveedor de servicios de tamaño reducido y escasa diferenciación dentro del mercado). En el caso del ejemplo recién comentado, es interesante destacar cómo el juego del poder no depende sólo de factores cuantitativos como número de plantilla o volumen de facturación, sino también de factores cualitativos como especialización o saber hacer. ativos como especialización o saber hacer.
Tamaño en bytes 0  +
Título Concepto y consideraciones generales  +
Título apartado Elementos presentes  +
Título de índice Capítulo 3. Sección 1. ''Concepto y consideraciones generales''  +
Título sección Concepto y consideraciones generales  +
Categorías Wikilibro Dirección de personas y habilidades  + , Secciones  +
Modification dateEsta propiedad es una propiedad especial en este wiki. 21 mayo 2012 11:03:30  +
ocultar propiedades que vinculen aquí 
Concepto y consideraciones generales en Dirección de personas y habilidades 3 + Página sección
 

 

Introduzca el nombre de la página para empezar a explorar.