Entorno Jurídico - Fiscal en Proyectos de negocio

De wiki EOI de documentación docente
Saltar a: navegación, buscar


Estado de desarrollo del capítulo: completo completo

Wikilibro: Proyectos de negocio

Capítulo 7

Entorno Jurídico - Fiscal

Resumen

Cuando un emprendedor decide crear una empresa debe adoptar una de las formas jurídicas previstas legalmente. Cada una de las opciones implica una serie de ventajas y limitaciones, por ello es una decisión de infinita trascendencia la elección de la forma jurídica adecuada, ya que no sólo condicionará el desarrollo futuro de la empresa, sino también de sus socios.

A la hora de tomar una decisión sobre la forma jurídica a adoptar, se deben analizar una serie de aspectos a tener en cuenta, como los siguientes:

  • Tipo de actividad a ejercer y dimensión de la misma.

El tipo de actividad que vaya a desarrollar la empresa, así como su dimensión, puede condicionar la elección de la forma jurídica, ya que hay casos en que la normativa aplicable establece una forma concreta.

  • Proceso de tramitación y costes de constitución, y gestión posterior.

Si se elige como forma jurídica una sociedad mercantil capitalista, supone un mayor número de trámites burocráticos a la hora de constituirla, así como en su gestión posterior.

Los costes de constitución también deben ser valorados como aspecto a considerar. En principio el empresario individual o las sociedades civiles son las más baratas de constituir, ya que no es necesaria su inscripción en el Registro Mercantil y por lo tanto no requieren la participación de notario. Por el contrario, la sociedad limitada, la anónima, las sociedades laborales y las cooperativas de trabajo si exigen escritura notarial y un capital mínimo.

  • Número de los promotores-socios, responsabilidad y patrimonio personal de los mismos, así como riesgo dispuesto a asumir.


El número de personas que intervienen en la actividad puede también condicionar la elección. En el caso de que sean varios promotores, lo más aconsejable es constituir una sociedad.

Otra opción que debe valorarse es si se pretende o no limitar la responsabilidad futura de los socios o promotores, respecto del capital que aportan y proteger su patrimonio personal. En las sociedades capitalistas: limitadas y anónimas, la responsabilidad está limitada al capital aportado, mientras que el empresario individual, las sociedades civiles y comunidades de bienes, la responsabilidad es ilimitada, afectando tanto al patrimonio empresarial como personal.

  • Aspectos fiscales y laborales.

Cada una de las formas jurídicas va a estar sometida a un régimen de tributación diferente.

Se pueden diferenciar dos grupos: las que según su forma jurídica están sujetas al IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas), como es el caso de los empresarios individuales, sociedades civiles y comunidades de bienes; o las que están sujetas al IS (Impuesto de Sociedades), como el resto de sociedades capitalistas, siendo el tipo impositivo a aplicar en ambos casos diferente. En el IRPF se aplica un tipo impositivo progresivo, que va elevándose a medida que se incrementan los beneficios; mientras en el IS se aplica un tipo fijo, del 20%, 25% o 30% según los tramos de beneficios obtenidos y según la empresa sea o no de reducida dimensión.

  • Necesidad económica del proyecto.

La dimensión económica del proyecto puede hacer necesario cierto importe mínimo de inversión, y como consecuencia la necesidad de financiarlo con un mínimo de capital, normalmente en forma de dinero o bienes, que aporten los socios.

Determinados tipos de sociedad exigen el disponer de ese capital mínimo que se debe aportar para poder constituir la empresa, y la carencia del mismo podría limitar el acceso a unas formas jurídicas u otras.

Por ejemplo:

  • Para constituirse como Empresario Individual: no existe un mínimo de capital social a aportar.
  • Para constituir una Sociedad de Responsabilidad Limitada: existe un mínimo de 3.000 euros de capital social a aportar.

Conclusión

En principio, con algunas excepciones, las empresas pueden adoptar cualquiera de las formas jurídico-mercantiles reconocidas en Derecho, aunque la conveniencia de elegir una u otra vendrá determinada por sus dimensiones, implicación personal o familiar, y desde luego la fiscalidad de una y otras. La elección de la forma adecuada es un aspecto importante de largas consecuencias económicas, familiares y patrimoniales, y por tanto ha de adoptarse disponiendo de una adecuada información sobre tales consecuencias y sobre la fiscalidad que se derivará de la decisión adoptada.

La forma jurídica a adoptar por la empresa será aquella que le dote de gran flexibilidad en el mercado, tratando de lograr alguna ventaja de tipo económico y que permita el ejercicio de los derechos de los socios, sin afectar o afectando lo menos posible al funcionamiento de la organización.

  • En esencia, las formas empresariales que se pueden crear, se agrupan en tres alternativas:
a. Forma Individual, cuando la propia persona física, por cuenta y riesgo propios, acomete una actividad empresarial, agraria, profesional o artística.
b. Entidad sin personalidad jurídica propia, como son las Comunidades de Bienes, las Sociedades Civiles u otras formas análogas.
c. Entidad con personalidad jurídica propia, como son las Sociedades Mercantiles (capitalistas), Cooperativas y otras.

Y las diferentes formas posibles que pueden surgir de cada grupo son muy numerosas, siendo las principales las siguientes:

a.- Formas Individuales:
  • Empresario Individual, Profesional Independiente, Agricultor y Ganadero.
b.- Entidades sin Personalidad Jurídica Propia:
  • Comunidad de Bienes (CB)
  • Sociedad Civil (SC)
c.- Entidades con Plena Personalidad Jurídica Propia:
  • c1. Sociedades Mercantiles:
  • Sociedad de Responsabilidad Limitada, o Sociedad Limitada (SL)
  • Sociedad Anónima (SA)
  • Sociedad Limitada Nueva Empresa (SLNE)
  • c2. Sociedades Mercantiles Especiales (Laborales, Cooperativas, etc.)
  • c3. Otras formas jurídicas (Asociaciones, Fundaciones, etc.)

Todas estas formas jurídicas para su constitución requieren una serie de trámites legales y administrativos.

Entorno Jurídico - Fiscal


Índice de contenido

Este capítulo tiene 5 secciones que ocupan 77 808 Kb, aproximadamente unos Error con la expresión: Operador < no esperado carácteres.

< Capítulo anterior
RRHH y Entorno Laboral

Capítulo siguiente >
Finanzas. El Plan Financiero