El principio de territorialidad en Propiedad industrial

De wiki EOI de documentación docente
Saltar a: navegación, buscar


Estado de desarrollo de la sección: completo completo

Wikilibro: Propiedad industrial > Capítulo 13: La defensa de la propiedad industrial a nivel europeo

Sección 1

El principio de territorialidad
El principio de territorialidad de los derechos de propiedad industrial y su necesidad de protección a nivel nacional ha sido, desde la creación de la Unión Europea, un gran obstáculo al establecimiento del gran mercado único.

La necesidad de contar con títulos únicos y válidos en toda la Unión Europea en materia de patentes, marcas y diseños fundamentalmente, ha sido objeto de debates constantes en los últimos 50 años, precisamente debido a la fragmentación del mercado único que se producía por la existencia de los títulos nacionales, cada uno objeto de un procedimiento de concesión caracterizado por reglas propias, y un sistema de defensa limitado al territorio del Estado miembro en el que el título venía a desplegar sus efectos.

Ahora bien, mientras que en tema de marcas y diseños la labor legislativa de las instituciones europeas ha hecho posible el establecimiento de derechos unitarios válidos en todo el territorio de la Unión Europea y un sistema jurisdiccional armonizado y vinculado a un derecho sustantivo común, en tema de patentes el debate sigue en marcha y, aunque se ha progresado mucho en este aspecto, dada la complejidad de la materia en comparación con el derecho marcario, el proyecto de crear un sistema de patente única para todo el territorio de la Unión Europea todavía no se ha podido concretizar, debido a la falta de consenso entre los países miembros de la Unión Europea en cuanto a sus características.

En particular, uno de los aspectos más controvertidos en torno al mencionado proyecto es el régimen lingüístico de la futura patente unitaria, que afectaría, entre otras cosas, al idioma de los procedimientos judiciales. En particular, España es uno de los países no dispuestos a aceptar la no inclusión del español entre los idiomas oficiales de procedimiento.

No obstante, ningún país cuestiona las indudables ventajas que brindaría el sistema de patentes comunitario, eso sí, siempre y cuando sus características no sean perjudiciales para los ciudadanos de un país respecto a ciudadanos de otros países.

En términos generales, los inventores se beneficiarían del abaratamiento de costes relacionados con la validación de las patentes en todos los países comunitarios, así como de la simplificación de los procedimientos, tanto de registro como los judiciales. Por otro lado, la creación de una patente comunitaria supondría un estímulo para el desarrollo e incentivaría la innovación, impulsando el crecimiento y la competitividad de toda la Unión Europea y evitando la fragmentación artificial del mercado único.

Sección siguiente >
Los procedimientos relativos a derechos comunitarios de propiedad industrial: la defensa de la PI ante los Tribunales de Marcas y Diseños Comunitarios