El plan general de contabilidad en Finanzas

De wiki EOI de documentación docente
Saltar a: navegación, buscar


Estado de desarrollo de la sección: completo completo

Wikilibro: Finanzas > Capítulo 1: Contabilidad Financiera

Sección 10

El plan general de contabilidad
Mediante normalización contable las cuentas anuales de las empresas formuladas con arreglo a los principios contables y al resto de normativa contable se consiguen unas cuentas anuales homogéneas y comparables. La normalización también permite comparar las cuentas anuales de una empresa a lo largo del tiempo.

El actual Plan General de Contabilidad del año 2008 vigente en España ha permitido adaptar la normativa contable a las Normas Internacionales de Contabilidad.

Enlace al Ministerio de Economía y Hacienda en el que está disponible el Plan General de Contabilidad de 2008 (publicación del BOE en pdf)

Introducción al Plan General de Contabilidad

El desarrollo en materia contable de la legislación mercantil y el instrumento técnico y básico de nuestra normalización contable es el Plan General de Contabilidad. El Plan General de Contabilidad vigente en la actualidad es el Plan General de Contabilidad de 2008. Los dos planes previos al actual datan de 1973 y 1991.

  • El Plan General de Contabilidad de 1973 fue el que permitió a España incorporarse a las tendencias sobre normalización contable que ya imperaban en el resto de países de nuestro entorno.
  • Mediante el Plan General de Contabilidad de 1991 España alineó la información contable de las empresas españolas con las empresas europeas ya que se ajustó a la normativa comunitaria.
  • Con el Plan General de Contabilidad de 2008 España ha adaptado su normativa contable para que incorporen las Normas Internacionales de Contabilidad.
  • El Plan General de Contabilidad es de aplicación obligatoria para todas las empresas, cualquiera que sea su forma jurídica, individual o societaria. Es responsabilidad de quienes formulan y firman las cuentas anuales que la información contenida en las mismas cumpla con las normas establecidas en el Plan.

El Plan General de Contabilidad tiene la siguiente estructura:

  1. Marco conceptual.
  2. Normas de registro y valoración
  3. Cuentas anuales normales y cuentas anuales abreviadas.
  4. Cuadro de cuentas.
  5. Definiciones y relaciones contables.

A continuación se detallan las cinco partes que componen el Plan General de Contabilidad actualmente vigente.


Primera Parte: Marco conceptual

La primera parte cubre el marco conceptual de la contabilidad que comprende los siguientes puntos:

  • Descripción de lo que es la imagen fiel y cómo la empresa debe formular con claridad sus estados financieros para conseguir este objetivo de mostrar la imagen fiel.
  • Requisitos que debe tener la información incluida en los estados financieros, es decir la información contable debe ser relevante, fiable, comparable y clara.
  • Los principios contables, que son los postulados básicos que permiten el tratamiento de toda la problemática que se pueda suscitar y que deben conducir a que las cuentas anuales expresen la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de gestión de la empresa.
  • Descripción de los elementos que componen las cuentas anuales y de sus criterios de registro: activos, pasivos, patrimonio neto, ingresos y gastos.
  • Enumeración y definición de los diversos criterios de valoración monetaria aplicables a los elementos que componen las cuentas anuales.

El marco conceptual pone especial énfasis en que la aplicación sistemática y regular de los principios, criterios y normas de valoración deben conducir al objetivo de formular unas cuentas anuales que no distorsionen la imagen que un tercero podría formase sobre la verdadera situación patrimonial y financiera, y sobre los resultados de la gestión del ejercicio.


Segunda Parte: Normas de Registro y Valoración

La segunda parte, desarrolla las normas de registro y valoración y contiene debidamente clasificados por las distintas transacciones y los diferentes elementos patrimoniales, los criterios de registro y valoración de cada uno de ellos.

El tema de la valoración monetaria es uno de los que más problemática suscita en la contabilidad. La valoración es la expresión en términos monetarios de una transacción o de un elemento patrimonial, y su complejidad radica por un lado en la distinta naturaleza que pueden presentar, y por otro en la subjetividad que lleva todo intento de atribución de valores.

Las normas de registro y valoración del Plan revisan las principales transacciones y elementos patrimoniales poniendo especial énfasis en:

  • Los distintos inmovilizados materiales e intangibles, su amortización, y las posibles provisiones que habrán de dotarse en los casos de pérdidas posteriores de valor.
  • Las inversiones inmobiliarias, los arrendamientos financieros, y las inversiones financieras dadas las especiales características de estos tres elementos patrimoniales.
  • Las existencias, con especial atención a aquellos bienes inventariables que sean intercambiables entre sí.
  • Las operaciones realizadas en moneda extranjera.
  • Los impuestos indirectos y el impuesto sobre beneficios.
  • Los reconocimientos de ingresos, de provisiones y contingencias, y de pasivos por retribución a largo plazo del personal.
  • Las subvenciones, las donaciones y los legados.
  • Las combinaciones de negocios, los negocios conjuntos, y las operaciones entre empresas del grupo.


Tercera Parte: Cuentas Anuales

La tercera parte, incluye los modelos de de las cuentas anuales en su sistema normal o abreviado, así como definiciones y aclaraciones sobre el contenido y la forma de estos modelos. Esta parte del Plan referido a las cuentas anuales es especialmente importante ya que éstas constituyen el instrumento transmisor de la información contable a los distintos agentes económicos y sociales.

Las cuentas anuales como ya se ha descrito anteriormente comprenden:

  1. El balance de situación.
  2. La cuenta de pérdidas y ganancias.
  3. El estado de cambios en el patrimonio neto.
  4. El estado de flujos de efectivo.
  5. La memoria.

Las cuentas anuales de las sociedades anónimas, incluidas las laborales, de las sociedades de responsabilidad limitada, de las sociedades en comandita por acciones, y de las sociedades cooperativas deberán adaptarse al modelo normal de cuentas anuales.

Las sociedades podrán utilizar el modelo abreviado de cuentas anuales si durante dos años consecutivos de producen los siguientes casos:

Balance, estado de cambios en el patrimonio neto y memoria abreviados: las sociedades en las que a la fecha de cierre del ejercicio, concurran, al menos, dos de las circunstancias siguientes:

  • Que el total de las partidas del activo no supere los 2.850.000 euros. A estos efectos se entenderá por total activo el total que figura en el modelo de balance.
  • Que el importe neto de su cifra anual de negocios sea inferior a 5.700.000 euros.
  • Que el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio no sea superior a 50.

Cuenta de pérdidas y ganancias abreviada: las sociedades en las que a la fecha de cierre del ejercicio, concurran, al menos, dos de las circunstancias siguientes:

  • Que el total de las partidas del activo no supere los 11.400.000 euros. A estos efectos, se entenderá por total activo el total que figura en el modelo de balance.
  • Que el importe neto de su cifra anual de negocios sea inferior a 22.800.000 euros.
  • Que el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio no sea superior a 250.

Las sociedades cotizadas en un mercado regulado de cualquier Estado miembro de la Unión Europea no podrán formular cuentas anuales abreviadas.


Cuarta Parte: Cuadro de Cuentas

La cuarta parte, contiene el cuadro de cuentas contables, es decir, los grupos, subgrupos y cuentas necesarios, debidamente codificados en forma decimal y con un título expresivo de su contenido.

El modelo de cuentas propuesto por el Plan no intenta agotar todas las posibilidades que se pueden producir en el mundo empresarial, por lo que si se considera necesario de cara a mostrar mejor la imagen fiel el modelo de cuentas puede ser ampliado por la empresa interesada.

El cuadro de cuentas, para que la normalización contable alcance el mayor grado de flexibilidad posible, no es obligatorio en cuanto a la numeración de las cuentas y denominación de las mismas, pero sí constituye una guía o referente obligado en relación con los epígrafes de las cuentas anuales.


Quinta Parte: Definiciones y Relaciones Contables

Las definiciones complementan el cuadro de cuentas, al dar contenido a las mismas en virtud de las definiciones que se incorporan, despejando así gran parte de las dudas que puedan surgir respecto a cuándo debe ser cada cuenta utilizada. Estas definiciones permiten comprender mejor la concepción del Plan, aclarar el sentido del lenguaje técnico utilizado en las relaciones contables, y facilitar la solución de los problemas de contabilización a que den lugar ciertas operaciones.

También se describen las relaciones contables con otras cuentas o movimientos más usuales de las mismas, es decir, su mecánica contable. Las relaciones contables describen los motivos más comunes o generales de cargo y abono de las cuentas de tres cifras, sin agotar las posibilidades que cada una de ellas admite.

Ejemplos sobre las principales relaciones contables están disponibles en un documento de SAVIA preparado por el profesor de finanzas Juan Domínguez.

< Sección anterior
Los grupos de cuentas