Defensa como medio de preservación de la ventaja competitiva empresarial en Propiedad industrial

De wiki EOI de documentación docente
Saltar a: navegación, buscar


Estado de desarrollo de la sección: completo completo

Wikilibro: Propiedad industrial > Capítulo 11: La defensa de la propiedad industrial e intelectual en los Tribunales: por qué es necesario defender la propiedad industrial e intelectual de la empresa ante las instituciones judiciales

Sección 1

Defensa como medio de preservación de la ventaja competitiva empresarial
La protección obtenida a través del registro de las distintas modalidades de propiedad industrial o por la creación de obras merecedoras de protección por la vía de la propiedad intelectual, no es suficiente, por sí sola para preservar su titular contra terceros que atenten o tengan intención de atentar contra sus derechos.

Desde la perspectiva puramente empresarial, la protección de la innovación asegura una ventaja competitiva a la empresa, reflejo del derecho de exclusiva que el título le proporciona en el mercado.

Evidentemente, dicha ventaja competitiva crea un desbalance en el mercado de referencia, respecto a otros individuos o entidades competidoras que, para recuperar el terreno perdido o simplemente para aprovecharse del esfuerzo ajeno en beneficio propio, pueden intentar acercarse de forma fraudulenta al modelo y al producto ganador de la empresa que ha invertido acertadamente en innovación y en la protección de la misma, infringiendo los derechos tan cuidadosamente adquiridos mediante los instrumentos de registro y el desembolso de sumas importantes a nivel nacional e internacional.

Ante la existencia de estas situaciones es necesario que el titular de los derechos asuma un papel activo para defender lo que se ha protegido para evitar que la inversión realizada previamente en la protección quede privada de cualquier sentido.

En definitiva, la defensa de la propiedad industrial se plantea como una necesidad específica de quien quiere mantener la ventaja competitiva a través de los títulos de protección previamente adquiridos. La defensa ante los Tribunales puede configurarse como una herramienta competitiva (más bien, anticompetitiva) contra competidores o para combatir meras actividades parasitarias.

Y ello conlleva gastos accesorios, que son además directamente proporcionales al ámbito geográfico de actuación de la empresa de referencia en relación con la explotación de su propiedad “intangible”.

Sección siguiente >
Cómo defender y los recursos disponibles