Construcción sostenible en Construcción sostenible

De wiki EOI de documentación docente
Saltar a: navegación, buscar


Estado de desarrollo de la sección: esbozo esbozo

Wikilibro: Construcción sostenible > Capítulo 1: Introducción a la construcción sostenible

Sección 2

Construcción sostenible
Se entiende por construcción la vivienda, las infraestructuras y los equipamientos así como la forma en que estos elementos se interrelacionan. La construcción es pues una actividad esencial para la mejora de la calidad de vida de la humanidad, especialmente a través del desarrollo de las ciudades. Sin embargo el modelo actual de construcción presenta algunas inconsistencias que requieren un profundo replanteamiento para hacer que esa actividad sea compatible con los principios de un modelo de desarrollo sostenible.

En 1993 la World Wildlife Fund mencionaba que el término Construcción Sostenible abarca, no solo los edificios propiamente dichos, sino que también debe tenerse en cuenta su entorno y la manera como se comportan para formar las ciudades. La construcción, sin embargo, no es solo un asunto de edificios y ciudades y el sector de la construcción comprende una amplia serie de agentes que, con su intervención en el proceso, determinan la manera en que el fenómeno de la construcción respeta o incumple los principios y criterios del desarrollo sostenible.

Atendiendo a la naturaleza de las actividades puramente constructivas la construcción incluye las infraestructuras y la edificación, sea ésta de carácter residencial, comercial, industrial o institucional y todo ello no solo como obra nueva sino también como mantenimiento y como rehabilitación o habilitación o mejora ya que ambas conceptos se utilizan.

En un sentido global, sin embargo, el sector de la construcción está integrado por un amplio colectivo de agentes de carácter público y privado que influyen de manera decisiva sobre el. A título indicativo cabe señalar a los poderes públicos, responsables del planeamiento urbanístico, el sector financiero, que proporciona los cuantiosos recursos económicos que requiere la construcción, los promotores, que desarrollan el negocio de la construcción, las empresas constructoras, que ejecutan los trabajos, los técnicos y profesionales del sector de la construcción, que realizan labores de muy diversa índole, los agentes inmobiliarios, responsables de la comercialización de los bienes, las empresas de materiales y equipos para la construcción, que intervienen en la cadena de valor como proveedores, las empresas de servicios, que cumplen cometidos muy variados en el sector, las administraciones públicas que son un importante cliente del sector, especialmente en lo que se refiere a infraestructuras y los ciudadanos, en general, que son los compradores esenciales de la edificación.

Por la complejidad del sector resulta especialmente difícil que el proceso de construcción en su conjunto se desarrolle cumpliendo con los criterios del desarrollo sostenible. Por el contrario resulta sencillo que se den comportamientos no responsables cuyos resultados no conduzcan, precisamente, una construcción sostenible.

Debiendo estar enmarcada la construcción, para que ésta sea sostenible, en los principios y criterios del desarrollo sostenible, resulta oportuno hacer un análisis de las dimensiones económica, social y ambiental del fenómeno de la construcción y considerar qué otros aspectos deben tenerse en cuenta.

No resulta fácil encontrar una definición precisa de construcción sostenible y por el contrario abundan aproximaciones a la materia que consideran aspectos parciales de la sostenibilidad. Así se habla de construcción verde o construcción bioclimática que enfatizan los aspectos ambientales pero que no contemplan aspectos esenciales de carácter social o económico.

Existen disposiciones administrativas y códigos técnicos que fijan criterios mínimos de ejecución cuyo cumplimiento incide en una mejor construcción y en que la construcción sea más sostenible. Ejemplos de ello pueden ser la Directiva 2002/91/CE relativa a la mejora de la eficiencia energética en edificios o la Directiva 2006/32/CE sobre la eficiencia del uso final de la energía y los servicios energéticos, a nivel europeo, o el RD 314/2006 por el que se aprueba el Código Técnico de la Edificación o el RD 47/2007 sobre calificación energética de edificios nuevos, por lo que a España respecta.

Sistemas de certificación voluntaria pretenden así mismo evaluar la sostenibilidad de los edificios en función de una serie de criterios ambientales, de innovación, de consumo, etc. Mención especial cabe hacer a los sistemas de certificación LEED, BREEAM o Pasivhaus, que se desarrollaran en otro apartado de la documentación general sobre Construcción Sostenible.

Otros organismos han tratado también de definir criterios claros para evaluar el nivel de sostenibilidad de una construcción y, en este sentido, cabe mencionar a la Holcim Foundation for Sustainable Construction , una entidad nacida en 2003 y auspiciada por la empresa Holcim, uno de los líderes mundiales de materiales de construcción, quien consideró que su compromiso con el desarrollo sostenible no debiera quedarse en producir materiales de forma sostenible sino velar porque el empleo de dichos materiales en el fenómeno constructivo se realizase también de forma sostenible.

Una serie de centros universitarios del más alto nivel que actúan como socios y asociados de la Holcim Foundation constituyen un centro global de competencia técnica dando soporte a la fundación en el campo científico y técnico y definen los criterios de evaluación de los proyectos de construcción sostenible. La relación de centros académicos de soporte es la siguiente:

• Universidades socias o ETH, Zurich, Suiza. Instituto Federal Suizo de Tecnología o MIT, Cambridge, USA. Instituto de Tecnología de Massachusetts. o UIA, Ciudad de México, México. Universidad Iberoamericana. o EAC, Casablanca, Marruecos. Escuela superior de Arquitectura de Casablanca o IIT Bombay, Bombay, India. Instituto Indio de Tecnología. • Universidades asociadas o Universidad de Tongji. Sanghai, China o Universidad de Sao Paulo. Sao Paulo, Brasil. o Universidad de Witwatersrand. Johannesburgo, Sudáfrica.

El centro técnico de competencia de la Holcim Foundation ha definido cinco criterios exigibles a una construcción sostenible, que se detallan a continuación:

• Innovación y Transferibilidad. Los descubrimientos y técnicas que marcan tendencias deben ser transferibles y aplicables a otros proyectos de construcción, cualquiera que sea su escala. • Normas Éticas y Equidad Social. El proyecto debe respetar las normas éticas más elevadas y respaldar la justicia social en todas las etapas de la construcción. • Calidad Ecológica y Conservación de la Energía. Se debe garantizar un uso y un manejo sensatos y responsables de los recursos naturales a lo largo del ciclo de vida de la construcción. • Viabilidad Económica y Compatibilidad. El proyecto debe ser económicamente viable en cuanto a su realización y accesible para las personas que los necesitan. • Integración e Impacto Estético. El elemento construido debe tener calidad arquitectónica y ser respetuoso con su entorno físico y cultural.

Los cinco criterios definidos por la Holcim Foundation se corresponden con las tres dimensiones básicas del desarrollo sostenible anteriormente citadas más dos nuevos requerimientos relativos a la innovación y a la calidad arquitectónica, que se consideran también esenciales. Así el criterio de innovación y tranferibilidad se basa en la idea de progreso; la exigencia de normas éticas y equidad social, está orientada hacia la responsabilidad social corporativa y tiene como objeto a las personas, el criterio ambiental se fundamenta en el respeto al entorno y su objeto es el planeta, la viabilidad y la compatibilidad económica se fundamenta en la creación de valor y se orienta hacia la prosperidad y, finalmente, el criterio de calidad arquitectónico es una exigencia obvia ya que el elemento construido debe ser funcional, estético y adaptado a su entorno.

La Construcción Sostenible aspira a satisfacer las necesidades actuales de vivienda, entornos de trabajo e infraestructuras sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer sus propias necesidades. Incorpora elementos de eficiencia económica, desempeño ambiental y responsabilidad social y contribuye a en mayor medida cuando considera también la calidad arquitectónica, la innovación técnica y la posibilidad de transferir los resultados.

La Construcción Sostenible implica materias tales como el diseño y la gestión de edificios, eficiencia de materiales, técnicas y procesos constructivos, eficiencia energética y de otros recursos, operación y mantenimiento del edificio, productos y tecnologías, monitorización a largo plazo, respeto a normas éticas, entornos socialmente viables, participación ciudadana, seguridad y salud laboral, modelos financieros innovadores, mejora de las condiciones del entorno, interdependencias del entorno construido con las infraestructuras y el paisaje, flexibilidad en el uso, funciones y cambios del edificio, diseminación de conocimientos en los ámbitos académicos, técnicos y sociales.

La innovación en la construcción representa una oportunidad para incorporar materiales fabricados de manera más respetuosa con el medio ambiente, bien porque hayan consumido menos recursos, bien porque hayan generado menos emisiones, residuos o vertidos, pero también para incorporar equipos y sistemas más eficientes. Así mismo permite la utilización de mejores técnicas constructivas capaces de conseguir construcciones más económicas o de realizar proyectos que no eran técnica o económicamente viables hasta ahora.

No cabe pensar en un modelo de construcción sostenible cuyo centro de atención no sean las personas y ello, no solo en lo que se refiere a la edificación y las ciudades, sino también en lo que respecta a las infraestructuras, pensadas para favorecer el desarrollo y para mejorar por tanto el nivel de vida de la población. En Holanda sin embargo las viviendas se proyectan con participación de los usuarios e incluyen servicios e instalaciones que contribuyen a la vitalidad de toda la comunidad

Aspectos insostenibles en el sector de la construcción español

El modelo de negocio en el sector de la construcción en España que se ha desarrollado en las últimas décadas no se ha regido por los criterios de construcción sostenible a los que anteriormente nos hemos referido dando lugar al fin a una crisis en el sector de graves consecuencias para la sociedad y para la economía del país cuyos principales efectos serían: • Aumento desproporcionado e injustificado del precio de la vivienda que ha impedido el acceso a la misma de un sector importante de la población, no haciendo posible el mandato constitucional del derecho a una vivienda digna • Endeudamiento de las familias por encima de sus posibilidades reales de hacer frente a los pagos derivados de las hipotecas y empobrecimiento al tener deudas reales superiores al valor real de los bienes inmobiliarios adquiridos. • Riesgos elevados en el sector financiero por morosidad en los créditos al sector inmobiliario y por la necesidad de provisionar importes muy elevados por los activos inmobiliarios de los que han pasado a ser propietarios, que tienen ahora un valor de mercado muy inferior a su valor contable. • Perdida de más de 1 millón de empleos en el sector que representan más del 60% de todos los empleos perdidos en la crisis • Existencia de un volumen muy elevado de viviendas vacías y por tanto improductivas que han acaparado una parte importante de los recursos financieros impidiendo la posibilidad de obtener créditos a otras actividades productivas y contribuyendo a aun agravamiento de la crisis económica en el país.

En palabras del Profesor Cuadrado Roura nadie es causante en particular de la burbuja inmobiliaria pero ninguno hemos hecho nada por evitarla. Borja Mateo sostiene que todos hemos querido ser listos; los que compraron a precios disparatados porque pensaban que hacían un buen negocio, los que vendían porque generaban una elevada ganancia, el Gobierno porque obtenía importantes ingresos del IVA y del impuesto de transmisiones patrimoniales que le permitía mantener sus estructura administrativa y la banca por su avaricia e imprudencia inexcusables en la concesión de créditos a pesar de haber tenido que saber que el riesgo de impago era muy alto

La vivienda es esencialmente un bien social, ya que se considera un derecho que contribuye a mejorar las condiciones de vida de las personas y no puede convertirse exclusivamente en un activo financiero destinado a la especulación. Se han de construir las viviendas que sean necesarias en función de las expectativas de demanda y a unos precios que las hagan accesibles a sus potenciales clientes, en función de su situación económica. Construir viviendas a precios inaccesibles en lugares donde no hay demanda o en emplazamientos sin dotaciones de los servicios necesarios, simplemente por una expectativa inmediata de máximo beneficio origina comportamientos irregulares en sector y drena del sistema financiero una ingente cantidad de recursos que quedan inmovilizados de una forma improductiva.

La constitución española en su artículo 47 es bastante clara al respecto: “todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos”

La declaración de Vitoria-Gasteiz del 5ºCONAMAlocal, antes citado, refleja en su apartado de compromisos algunos puntos que inciden sobre los aspectos antes recogidos: • Impulsar un nuevo sector de la edificación que recupere su función social e incorpore criterios bioclimáticos y de máxima eficiencia energética, apoyado en la rehabilitación de edificios existentes y en la revitalización de barrios • Alentar nuevas formas de participación ciudadana que mejoren la eficacia de las actuales, tanto en los procesos de planificación como en los de transformación y gestión urbana, poniendo a disposición de la sociedad los instrumentos necesarios para facilitar su implicación y el acceso a la información

Una reflexión similar cabe hacer respecto a las infraestructuras cuya realización debiera decidirse en razón de las necesidades de los ciudadanos y de las posibilidades de financiarlas. Ejemplos de costosas inversiones realizadas con una utilización tan escasa que lleva a su cierre son intolerables y la sociedad debiera pedir responsabilidades por las decisiones que las autorizaron.


Un nuevo modelo de negocio basado en la construcción sostenible

A pesar de los efectos tan negativos de la crisis inmobiliaria que se está padeciendo en España no se ha producido aun un cambio generalizado de mentalidad hacia un modelo de construcción sostenible y una gran mayoría espera y confía que esta situación sea transitoria y vuelva la situación anterior a la crisis en la que todos obtenían notables beneficios sin necesidad de considerar los enfoques y criterios de sostenibilidad en el sector.

Sin embargo el enfoque sectorial de la actividad con una nueva mentalidad parece obligado ya que la situación anterior no va a volver y ello a pesar del carácter cíclico que tiene el sector. Por otra parte, no sería deseable que volviesen a reproducirse los mismos factores aunque sí existe un consenso amplio respecto al importante papel que puede jugar la construcción para salir de la crisis económica que atraviesa España.

Desde hace años se vienen produciendo diversas iniciativas que pretenden concienciar sobre los riesgos de un modelo de construcción insostenible, mostrar los beneficios de una construcción respetuosa con los criterios del desarrollo sostenible y promover que se produzcan cambios legislativos, culturales y normativos que la propicien.

En noviembre de 2007, organizado por la Junta de Andalucía y Holcim España tuvo lugar en Sevilla el Congreso Internacional de Construcción Sostenible donde a lo largo de tres días se abordaron cinco grandes bloques. • La construcción sostenible, en donde se abordaba con carácter general el nuevo modelo de construcción • Transformaciones urbanas. El reto de la ciudad. Este bloque estuvo centrado en la ciudad y la integración de la misma en el territorio • Edificación y sostenibilidad, donde se trataron los impactos ambientales de la construcción, las oportunidades para la rehabilitación y el papel de la innovación enl a arquitectura • Materiales y técnicas constructivas, se centro en el uso sostenible de los recursos y en el desarrollo de nuevos materiales y técnicas más respetuosos con el entorno • Las bases para el futuro de la sociedad, abordó el necesario cambio de mentalidad que debe producirse a favor de un modelo de construcción sostenible y la participación ciudadana en este proceso.

Otras iniciativas mas recientes han abordado también la necesidad de avanzar hacia un modelo de Construcción Sostenible, así SB10 Mad (Conferencia Internacional sobre Sustainable Building) , Cibarq 10 (Congreso Internacional de Arquitectura, ciudad y energía) en octubre 20110 en Pamplona o el 5ºCONAMAlocal, reformulando juntos las ciudades en noviembre de 2011 en Vitoria-Gasteiz.

El profesor Cuadrado Roura anteriormente citado declara: “La economía española no solo no puede prescindir de esta importante actividad sino que puede seguir siendo uno de los pilares que permitan impulsarla en su conjunto. La reactivación debe producirse de una forma ordenada, evitando los excesos y errores del pasado y buscando la sostenibilidad y el desarrollo estable del sector”

El documento “Una visión –país para el sector de la edificación en España. Hoja de ruta para el nuevo sector de la vivienda” del que son coautores Albert Cuchi y Meter Sweatman propone uno enfoque diferente del sector de la edificación que debe orientarse hacia la consecución de los siguientes fines. • Procurar un servicio de vivienda a los residentes, suficiente, de calidad y accesible • Generar una actividad económica viable (pública y privada) y crear empleos. • Obtener una fuerte reducción de la huella ecológica precisa para hacerlo y aumentar la biocapacidad del territorio.


La construcción tiene notables impactos ambientales en cuanto a consumo de recursos naturales y energía o emisión de gases de efecto invernadero, de ahí la necesidad de considerar la dimensión ambiental como clave en un enfoque de construcción sostenible. Como queda reflejado en la figura 5, la construcción es responsable de más del 40% de los recursos naturales, más de un 30% del consumo de energía y mas de un 30 % de las emisiones de gases de efecto invernadero. Además es también responsable de una parte significativa del consumo de madera y de agua en el mundo.

5a CS.jpg


La razón de esta huella ecológica tan considerable hay que buscarla en los impactos ambientales ligados al proceso de construcción, desde la fabricación de materiales pasando por la operación del elemento construido y finalizando con la fase de demolición, según se muestra en la figura 6

6a CS.jpg


Como cualquier otra actividad económica la construcción debe generar valor para todas las partes interesadas que intervienen en el proceso, sin embargo el fenómeno constructivo se presta a una generación rápida de rendimientos para unos pocos agentes por lo que resulta difícil erradicar el aspecto especulativo de esta actividad. Sin embargo la construcción en sus diferentes subsectores puede seguir jugando un papel importante en el desarrollo económico de un país como España si la actividad se desarrolla con profesionalidad y con criterios económicos similares a los de cualquier otra actividad industrial.

Finalmente, parece evidente que para que una construcción pueda considerarse sostenible ésta debe ser apta desde el punto de vista funcional, estética, cual corresponde a una de las bellas artes, y adaptada a su entorno.

El modelo de construcción sostenible encuentra su mayor sentido en la ciudad, que es donde se ganará o perderá el reto del desarrollo sostenible. En palabras de Richard Rogers las ciudades deben responder a determinados objetivos sociales, medioambientales, culturales, políticos, físicos y económicos. Una ciudad sostenible debe ser justa, bella, creativa, ecológica, favorecedora de contactos personales, compacta y policéntrica y diversa.

La Construcción Sostenible es una nueva manera de afrontar el proceso constructivo y el punto de inflexión hacia ese enfoque radica en darse cuenta de que es posible construir con criterios más racionales. Se hace necesaria una reflexión que propicie un uso mas eficiente de los recursos naturales limitados, como el suelo, el agua, las materias primas o la energía, ayudando así a la conservación del medio ambiente para asegurar la calidad de vida de las generaciones futuras, a la vez que se garantizan las necesidades de viviendas e infraestructuras que demanda la sociedad actual.

Según Paul Hyett para lograr una construcción sostenible son necesarias dos condiciones: • Reorientar el desarrollo en su conjunto y la industria de la construcción hacia una cultura de sostenibilidad • Promover desde la comunidad internacional y desde nuestra sociedad condiciones socioeconómicas que ayuden al desarrollo sostenible.

Por lo que respecta a la industria de la construcción estos cambios debieran aplicarse, tanto a la nueva construcción como a la existente, donde la rehabilitación ha de jugar un papel importante.

Para hacer posibles estos cambios se considera necesario educar a una nueva generación de profesionales que haga las cosas de una forma diferente y en cuya formación, aparte de las materias tradicionales, se incluyan también otros conocimientos como las infraestructuras, los servicios, el paisaje, el planeamiento, el diseño urbano, la gestión de proyectos y la gestión de servicios.

El mundo de la construcción es sin embargo un fenómeno complejo en el que intervienen numerosos agentes y factores lo que hace extremadamente difícil alcanzar un resultado positivo desde todos los ámbitos de la construcción sostenible. A título meramente ilustrativo se recogen algunos en la figura 7

7a CS.jpg

< Sección anterior
Desarrollo sostenible como antecedente de la construcción sostenible

Sección siguiente >
Oportunidades de negocio para la construcción sostenible