Clases de medios de resolución alternativos de conflictos internacionales en Propiedad industrial

De wiki EOI de documentación docente
Saltar a: navegación, buscar


Estado de desarrollo de la sección: completo completo

Wikilibro: Propiedad industrial > Capítulo 15: Una alternativa a los procedimientos judiciales: los procedimientos de resolución alternativa de controversias

Sección 3

Clases de medios de resolución alternativos de conflictos internacionales
En los distintos apartados de esta sección veremos los siguientes medios de resolución de conflictos internacionales: el arbitraje internacional, la mediación internacional y la decisión de experto.

El Arbitraje Internacional

El arbitraje internacional es un método de resolución vinculante, mediante el cual las partes se someten voluntariamente al criterio de un tercero (o de un número dispar de terceros) llamado árbitro (o árbitros) para que resuelva definitivamente sus diferencias.

En este sentido, un procedimiento de arbitraje únicamente puede tener lugar si ambas partes lo han acordado.

Si la posible controversia puede estar relacionada con una relación contractual, las partes de la misma pueden incluir una cláusula de arbitraje en el contrato.

En otros casos, las partes pueden someterse a arbitraje mediante un acuerdo de sometimiento, celebrado después de que surja la controversia.

Por otro lado, no cabe la posibilidad, a diferencia de la mediación, de retirarse unilateralmente de un arbitraje ya iniciado.

En cuanto a las cláusulas contractuales, es práctica común utilizar las cláusulas estándar diseñadas previamente por la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI), disponibles en varios idiomas en la página web del dicho organismo. Las mencionadas cláusulas las podemos encontrar en una amplia variedad de contratos relativos a la propiedad intelectual e industrial.

El árbitro es fundamentalmente un “juez privado”, nombrado por las mismas partes o mediante un procedimiento de designación que debe asegurar en todo momento su independencia e imparcialidad y seguir las reglas del procedimiento previamente establecido por las partes.

Además de seleccionar a los árbitros, las partes pueden especificar el derecho aplicable a la resolución de la controversia, el idioma y el lugar en el que se celebrará el arbitraje.

El arbitraje se caracteriza también para ser un procedimiento totalmente confidencial, que permite a una parte restringir el acceso a la otra parte de secretos comerciales u otra información confidencial que se presente al tribunal arbitral y, al mismo tiempo, permite a las partes evitar la publicidad negativa que puede producir, en cambio, un procedimiento judicial.

La anterior característica cobra una especial relevancia en asuntos relativos a las tecnologías patentables, know-how y secretos industriales.

La decisión que pone fin al arbitraje tiene el nombre de Laudo, y es una decisión vinculante y, en principio, definitiva puesto que, salvo motivos muy tasados por las leyes aplicables, no puede ser objeto de revisión por otro órgano, tal y como ocurre en ámbito judicial, donde cada decisión puede recurrirse ante una instancia superior.

Hay dos tipos de arbitraje. Por un lado, el arbitraje institucional, que se lleva a cabo en el marco de una institución (por ejemplo un centro de arbitraje de una cámara de comercio o la OMPI) aplicando sus propias reglas y disponiendo de una lista propia de árbitros. Por otro lado, arbitraje ad hoc, en el que son las partes que escogen libremente a los árbitros, así como las reglas que van a regir el procedimiento.

Los costes asociados a un procedimiento de arbitraje internacional suelen ser, normalmente, más altos que los relativos a un procedimiento judicial “nacional”, por el simple hecho que involucran particulares (letrados en ejercicio) que cobran por sus servicios, a diferencia de un juez ordinario.

No obstante lo anterior, la posibilidad de resolver todas las disputas entre empresas a nivel internacional mediante un único procedimiento y una única decisión vinculante (y ejecutable a escala internacional por efectos del Convenio de Nueva York de 1958 al que han adherido la mayoría de los países económicamente relevantes), evita todos los costes asociados a cada procedimiento judicial nacional con una consiguiente reducción de los costes finales.


Mediación Internacional

La mediación es un procedimiento por el cual, un tercero neutral, el mediador, ayuda a las partes a solucionar su controversia. Se trata básicamente de un procedimiento de “negociación asistido” en el que el mediador intenta poner de acuerdo las partes a resolver sus disputas de manera mutuamente satisfactoria y formalizando dicho acuerdo en un contrato vinculante para ellas.

Si las partes optan por la mediación, son ellas las que deciden cómo se llevará a cabo el procedimiento.

A diferencia del litigio y arbitraje donde el resultado de un caso concreto depende de los hechos objeto de la controversia y el derecho aplicable, la mediación está basada en los intereses de las partes y no en sus derechos, por lo que las partes pueden guiarse por sus intereses comerciales y decidir libremente sobre el resultado, sin basarse necesariamente y únicamente en su conducta previa.

En la mediación, a diferencia del árbitro o el juez, el mediador no puede imponer una decisión a las partes sino meramente ayudarles a que lleguen a un acuerdo.

Al igual que en el arbitraje, la mediación es un procedimiento confidencial así como los son los resultados de la misma.

La mediación es un modo eficaz y económico de alcanzar el resultado y aunque no se llegue a un acuerdo permite a las partes definir los hechos y las cuestiones objeto de la controversia, preparando el terreno para cualesquiera procedimientos arbitrales o judiciales posteriores.


La decisión de experto

La decisión de experto es un procedimiento mediante el cual las partes someten, mediante un acuerdo, la controversia en una materia específica a uno o más expertos, para que tomen una decisión al respecto. La opinión del experto suele referirse siempre a una pregunta concreta y específica.

< Sección anterior
Características principales de los procedimientos de resolución alternativos de controversias