Regresar a noticias

Cerveza artesanal: una oportunidad para emprender

Goose
  • EOI ha impulsado en toda España una docena de proyectos empresariales vinculados a la producción y distribución de este producto, que se ha convertido en un atractivo nicho de negocio

Madrid, 21 julio 2015.- El auge que la cerveza artesanal está experimentando en España la ha convertido en un atractivo segmento de negocio. Con unas previsiones de crecimiento de su cuota de mercado de un 33% en 2015, el interés del público por la craft beer ha ido en aumento en los últimos años, integrándose en una cultura gourmet hasta hace poco tiempo limitada al vino. En este contexto, numerosos emprendedores se han lanzado a la aventura de convertir su pasión en su modo de vida.

La Escuela de Organización Industrial (EOI), vinculada al Ministerio de Industria, Energía y Turismo, ha impulsado en el último año una docena de proyectos vinculados a la producción y distribución de cerveza artesanal en toda España. Expertos de EOI ofrecieron formación y asesoramiento personalizado a los fundadores de Cervezas Goose, Monkey Beer, Volaera, Cervezas Tormo, Cervezas Taifa, Cerveza Artesana de La Mancha, Cervezas Murex, La Micro, Cervezeres, Aloumiña, Cerveza Sagra, SanFrutos y Saramagal. El objetivo: ayudarles a consolidar su plan de negocio y a desarrollar su potencial innovador, contando con la cofinanciación de los Fondos Europeos de Desarrollo Regional (FEDER), Fondo Social Europeo (FSE) e instituciones locales y regionales.

Todos estos emprendedores tenían algo en común: sus conocimientos como maestros cerveceros y sus ganas de convertir en una realidad tangible la idea que les bullía en la cabeza desde hacía tiempo. “Nacimos con el objetivo de elaborar la cerveza que nos gustaba a nosotros, pero que era difícil de encontrar: la Ale, todavía poco conocida en España”, cuenta Ignacio Vacchiano, de Cervezas Goose. “Eduardo Riaza y yo unimos ideas y conocimientos: él como brewmaster con varios años de experiencia y yo en gestión y comercialización”. Y al igual que Goose, la gran mayoría se han autofinanciado con aportaciones económicas de los propios socios, como en el caso de Cervezas Tormo, Monkey Beer, Volaera, Cerveza Artesana de La Mancha o Aloumiña.

Muchos de ellos empezaron elaborando cerveza de forma casera y por diversión. Es el caso de Jacobo Portillo, fundador de Cervezas Taifa, la primera marca de cerveza artesanal en el mundo que elabora su producto en una plaza de abastos, concretamente en el Mercado de Triana. “Todo comenzó como una afición entre amigos, pero al cabo del tiempo vi una posibilidad de negocio. Allá por 2011 comenzaron a crearse nuevas microfábricas por todo el territorio nacional, y al no existir ninguna en Sevilla, decidí lanzarme”.

“Mi hermano Roberto y yo elaborábamos cerveza en el garaje desde hacía tiempo y a la gente le gustaba”, cuenta Rual Prieto (Monkey Beer). “En un momento dado, tomé la decisión de dejar mi trabajo en el sector de marketing y ventas para dedicarme a algo que me llenara más. Cuando Roberto se quedó en paro, decidimos dar el salto a montar nuestra propia empresa”.

La búsqueda de un cambio laboral o de un empleo propio está detrás de las historias de estos emprendedores. Como recuerda Hipólito Ruiz, uno de los fundadores Cervezas Tormo: “Los tres socios nos lanzamos al mundo empresarial para crear un puesto de trabajo, el mío, y también por los ánimos de los amigos-conejillos de indias que probaban nuestro producto”.

El origen de la gaditana Volaera es semejante: “En un principio, los tres socios nos reuníamos los sábados y elaborábamos cerveza por afición, para la familia y los amigos”, explica Manuel Comino, cofundador. “Luego, como consecuencia de quedarnos los tres en paro, nos lo planteamos como una vía de autoempleo. Nos formamos tanto para adquirir más conocimientos sobre elaboración como en gestión empresarial y empezamos a darle forma a nuestro proyecto”. Proyecto en el que, curiosamente, uno de los aspectos más problemáticos fue el registro de la marca. “Presentamos varias denominaciones y todas fueron rechazadas, así que tiramos del vocabulario local: Volaera, que por una parte se refiere a la arena de playa que no se moja y por otra a los molinillos de papel con los que juegan los niños de la localidad”.

El futuro sonríe a estos emprendedores. Las perspectivas de negocio son favorables y muchos ya han incluso creado puestos de trabajo. Al tratarse de un producto con un importante componente artesanal y ligado al territorio, los planes de expansión pasan sobre todo por consolidarse en sus respectivas áreas de influencia e ir avanzando poco a poco. “Nos gustaría llegar a más puntos en Segovia y provincia y extender la línea de cerveza de grifo”, según Ignacio Vacchiano. “Es una labor difícil, y por eso nos alegra mucho cuando algún establecimiento se pone en contacto con nosotros. Recuerdo una vez que ofrecimos Goose a un restaurante muy conocido y nos dijeron, con mucho cariño, que ya era hora de que les llamáramos”. Volaera ya planea dar el salto de El Puerto de Santa María a todo el territorio nacional a través de distintos distribuidores y mediante acuerdos con centros comerciales.

Cervezas Tormo y Monkey Beer han optado además por el desarrollo de líneas de negocio paralelas. Los primeros cuentan en la fábrica con una zona de degustación, un “brewpub”, y ofrecen sus servicios para eventos. En el caso de Monkey Beer, han apostado fuerte por la I+D+i y han desarrollado y patentado su propia línea de maquinaria: la Monkey Beer Brew Machine, un obrador de elaboración de cerveza con costes notablemente inferiores a otros similares importados de Alemania e Italia.

Sobre la Escuela de Organización Industrial (EOI)

Fundada en 1955 y vinculada al Ministerio de Industria, Energía y Turismo, la Escuela de Organización Industrial (EOI) es la escuela de negocios decana en España y una de las más antiguas de Europa. Celebra este año su 60 aniversario, efeméride declarada por el Gobierno como Acontecimiento de Excepcional Interés Público (AEIP).

En estos 60 años, más de 70.000 antiguos alumnos han pasado por sus aulas. EOI cuenta con más de 1.800 empresas que confían en su Alumni como fuente de reclutamiento de talento. Imparte anualmente más de 80.000 horas de formación de liderazgo en la gestión empresarial a una media de 4.300 alumnos, a través de un claustro de más de 1.200 profesores. Todo ello a través del apoyo de las nuevas tecnologías, que hacen de EOI una escuela digital de referencia.

Hace 20 años EOI comenzó a desarrollar programas formativos orientados exclusivamente hacia los emprendedores, sobre todo de la mano del Fondo Social Europeo. En este tiempo, EOI ha desarrollado más de 2.300 cursos de creación y consolidación de empresas, ayudando a cerca de 50.000 alumnos #valientesEOI. Sólo en 2014, impartió en toda España más de 200 cursos para emprendedores y pymes con más de 4.000 beneficiarios, y puso en marcha una veintena de aceleradoras de empresas repartidas por todo el país.