Regresar a noticias

Celebración de las II Jornadas 'Mujeres para la Alta Dirección'

ESTHER GIMÉNEZ-SALINAS, RECTORA DE LA UNIVERSIDAD RAMON LLULL: “HAY QUE DESDRAMATIZAR LOS PUESTOS DE ALTA DIRECCIÓN”

"A muchos cargos de la Universidad, las mujeres sólo pueden acceder con la cultura del sobreesfuerzo", aseguró la rectora de la Universidad Illes Balears

Mª Teresa Arredondo, la única catedrática de telecomunicaciones en España, afirmó que “muchas veces somos nosotras mismas las que no nos sentimos capaces de sobrepasar las barreras”

Madrid, 15 de noviembre de 2007. La rectora de la Universidad Ramón Llull, Esther Giménez-Salinas, instó a sus colegas docentes a “desdramatizar los puestos de alta dirección” en las universidades. En las jornada ‘Mujeres en la Alta Dirección’ organizadas por EOI Escuela de Organización Industrial, indicó que los puestos de responsabilidad son un “trabajo cansado” pero no más que “otros muchos en los que se trabajan más horas”. Además, defendió que todas las personas con capacidad “deben pasar una vez en la vida por un puesto de “gestión o dirección”.

Durante su ponencia, Giménez-Salinas recordó que la lucha por la igualdad y la oportunidad tiene como base “la ideología feminista”, pero no puede ser “una lucha exclusiva de las mujeres”. Y bromeó con las asistentes al comentar que “la palabra rectora” en catalán “no está reconocida por el Word”.

La rectora de la Universidad de las Illes Balears, Montserrat Casas, aseguró que las mujeres “sólo pueden acceder” a puestos de responsabilidad en la universidad “con la cultura del sobreesfuerzo”. Casas centró su discurso en reclamar más ayudas para que “sea posible” ser madre y “continuar con la carrera científica”. También admitió que consiguió ser rectora porque su hijo “ya es mayor”.

A lo largo de su intervención, Casas aseguró que hay más hombres “que están al frente de investigaciones” porque es en esa edad cuando “las mujeres son madres” y no pueden compaginar ambas facetas de su vida. Además, alabó la manera de gestionar que tienen las mujeres ya que son “más flexibles” y “consiguen adaptarse mejor” a los problemas que los hombres.

Mª Teresa Arredondo, la única catedrática de telecomunicaciones en España, denunció que hay “cuestiones de base” que hacen que las mujeres tengan “más difícil” el acceso a cargos de responsabilidad. Sin embargo, alentó a sus colegas a que se enfrentaran a los obstáculos porque “muchas veces somos nosotras mismas las que no nos sentimos capaces de sobrepasar las barreras”. 
 

MAYA WIDMER, REPRESENTANTE DE LA FUNDACIÓN NACIONAL CIENTÍFICA DE SUIZA, EN EOI: “TENDRÁN QUE PASAR 300 AÑOS PARA QUE LA MITAD DE LOS CATEDRÁTICOS SEAN MUJERES”

"La posición de desventaja de las mujeres supone un desgaste masivo de potencial humano"

Widmer afirmó que "sólo un 15% de los catedráticos europeos son mujeres" y que "los puestos de prestigio en los organismos académicos están reservados a los hombres"

Madri