Regresar a noticias

Nuevo PGC: 'Prioridad al fondo económico de la acción'

MARIO ALONSO, VICEPRESIDENTE DEL INSTITUTO DE CENSORES JURADOS DE CUENTAS DE ESPAÑA, EN EOI Escuela de Organización Industrial: "EL NUEVO PLAN DARÁ MÁS PRIORIDAD AL FONDO ECONÓMICO DE LA ACCIÓN QUE A LA FORMA JURÍDICA"

"Técnicamente, el plan es muy acertado pero, en la práctica, va a traer muchas complicaciones", y "no se adapta a la normativa internacional", afirmó Alonso


Madrid, 19 de noviembre de 2007. El vicepresidente del Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España y presidente de Auren, Mario Alonso, explicó en EOI Escuela de Organización Industrial cuáles van a ser las principales modificaciones del Plan General de Contabilidad respecto al documento aprobado en 1990. El presidente de Auren afirmó que el Plan “cambia absolutamente la filosofía de la economía a partir del próximo 1 de enero”. Sin embargo, definió el nuevo programa como “un parche que no es, en absoluto, definitivo”, ya que no consigue “su principal objetivo”, que era “adaptarse a la normativa internacional”.

Durante su intervención, Alonso desgranó la nueva terminología y los nuevos escenarios financieros que implica el desarrollo del nuevo Plan General de Contabilidad. Desde el punto de vista “técnico”, lo consideró “muy acertado”, pero augura que “en la práctica va a traer muchas complicaciones”. El nuevo programa va a dar más importancia al “fondo económico de la acción” que a la “forma jurídica”, al contrario de cómo se hace actualmente.

Mario Alonso considera que estas modificaciones representan la “reforma contable más importante de los últimos 30 años” y van a suponer un gran cambio en el panorama mercantil que “afectará a cuestiones fiscales”. Según el especialista, es muy posible que desaparezcan “para siempre los característicos planes sectoriales españoles”, ya que la normativa internacional no contempla este tipo de diversificación.

Para finalizar su exposición, Alonso ilustró con varios ejemplos las “sustanciales diferencias” que van a apreciarse en el balance de la cuenta de resultados según se aplique el Plan de 1990 o el que entrará en vigor en menos de dos meses. Para el presidente de Auren, el tiempo de que disponen los empresarios para adaptarse al nuevo plan es “claramente insuficiente”.