Regresar a noticias

“Necesitamos directores que vayan más allá de la cuenta de resultados” Fernando Moroy

EOI acogió ayer tarde la conferencia-coloquio ‘2010: Algunas previsiones e implicaciones financieras’ por parte de Fernando Moroy, Director de Relaciones Institucionales de La Caixa Dirección Territorial Madrid y Profesor de la Escuela. En ella, expuso las lecciones que hemos aprendido de la crisis, las huellas que ha dejado y por último, señaló algunas previsiones de cara al 2010.

Para Moroy, estamos viviendo la peor crisis financiera desde la II Guerra Mundial, “se ha producido una fuerte contracción del crecimiento en casi todas las economías del mundo, en especial en la de los países desarrollados, y con ello un dramático ascenso del desempleo”.

Al preguntarse, ¿qué hemos aprendido de la crisis?, Moroy señaló que “varias lecciones que esperemos nos sirvan para no volver a recaer en los mismos errores”. Así por ejemplo que “los mercados no se autorregulan, de hecho, sin una regulación adecuada, son propensos al exceso, y que la política monetaria consiste en algo más que luchar contra la inflación”.

En su exposición el director de RI de La Caixa en Madrid manifestó que “en el ámbito financiero, las innovaciones no siempre han contribuido a una economía más eficiente y productivo”. “Reconstruir los daños, va a ser difícil, nos va a llevar tiempo, nos tiene que llevar a una forma diferente de pensar” añadió.

Según estudios de La Caixa, el profesor de EOI declaró que de cara al 2010, “se va a producir un incremento leve y gradual de los tipos de interés, una ligera apreciación del dólar frente al euro y un repunte del consumo que estimule la demanda”. Asimismo, aventuró que será un año complejo para el sistema financiero en base a “la baja actividad de los aspectos económicos, el aumento de la morosidad y la necesidad de incrementar los niveles de solvencia”.

Al finalizar su intervención, Fernando Moroy expuso que “la recuperación de la economía española sólo podrá venir del sector exterior, ni el consumo privado, ni la inversión de las empresas, ni el gasto público, pueden asumir dicho papel en el corto plazo”. Y abogó por “recuperar los valores éticos tradicionales dejando de lado los excesos”. En última instancia, señaló que “se debe reflexionar sobre el modelo educativo y el sistema general de emprendimiento y creación de empresas. Necesitamos directores que vayan más allá de la cuenta de resultados”.