Regresar a noticias

La profesionalización, clave del éxito para el futuro de las cooperativas agroalimentarias en el sector vitivinícola de Castilla La Mancha

Toledo, a 10 de febrero de 2011. La región castellano manchega cuenta con 224 bodegas-cooperativas productoras de vino, que emplean a más de 2.000 personas al año y aglutinan a más de 80.000 socios. Se trata indudablemente de unas cifras nada desdeñables que nos reveló Bienvenido Amorós, Técnico Sectorial Vitivinícola de Cooperativas Agro-alimentarias de Castilla La Mancha a los alumnos del Programa Wine Internationalization MBA el pasado 10 de febrero en Toledo.

Dadas las circunstancias económicas actuales, un total de 112 cooperativas castellano manchegas están abocadas a la desaparición o falta de viabilidad de sus estructuras, según señaló Amorós. Por este motivo, apostó por la subsistencia mediante la profesionalización de las mismas y llevando a cabo “un cambio de orientación dentro de la propia cooperativa como solución al problema”. De modo que si en la actualidad el modelo de negocio parte del territorio y en última instancia se encuentra el consumidor. La propuesta novedosa tiene que partir del análisis exhaustivo de las necesidades del consumidor, así como, estudiar en detalle el mercado en cuestión y a continuación centrarse en el producto, conforme al análisis previo del cliente al que va destinado el vino.

Otro de los principales problemas que destacó Amorós de las empresas productoras de vino es la atomización que presentan, contando sólo las cinco primeras empresas del sector con el 17’6% de los casi 3.800 millones de litros de vino del conjunto del sector a nivel nacional. Estos cinco grupos son: García Carrión, Freixenet, Pernod Ricard, Codorniu y la castellano manchega Félix Solís.

Por su parte, la facturación por venta de productos vitivinícolas en Castilla La Mancha señaló que “asciende a 1.000 millones de euros, de los que se reparte el 50% entre bodegas mercantiles y cooperativas (525 millones de euros)”

Finalmente y a preguntas de los alumnos, Amorós hizo referencia al nuevo sistema de voto ponderado de las cooperativas, que establece el derecho a voto en proporción al volumen de participación de cada socio en la actividad, con un límite individual, siempre y cuando la Asamblea lo acepte, y que ha sido instaurado de forma reciente por la nueva Ley de Cooperativas que entró en vigor el pasado mes de enero.

[Teresa Maroto]


Videos relacionados