Regresar a noticias

La mayoría de las PYME, no perciben la Unión Europea y el mercado único como algo propio

Madrid, a 23 de febrero de 2011. La Escuela de Organización Industrial acogió ayer la presentación del Estudio ‘Acta Pyme Europea 10 principios – 20 experiencias’ que recoge el posicionamiento de la Pyme española ante el Acta Europea de la Pequeña y Mediana Empresa (Small Business Act)

En la presentación, Alfonso González, Director General EOI, señaló que “la vida de la Pyme es la vida de la economía, sobre la cual se soporta nuestra riqueza” y que para esta institución supone un orgullo acoger este estudio “enfocado en los emprendedores, es decir, la economía real”. Y prosiguió, “EOI apuesta por la formación de líderes capaces de dirigir el cambio hacia una economía real y sostenible”.

Por su parte, Fátima Mínguez Llorente, Subdirectora General de Entorno Institucional y Coordinación Internacional en políticas de Pyme – DGPYME, declaró que la presentación del Small Business Act (SBA) “constituye el marco europeo en actuación de las Pymes. En la DGPYME estamos haciendo un esfuerzo en la difusión entre las entidades públicas”. En concreto, se están realizando esfuerzos en ayudar a la salida exterior de las pymes, en la mejora del acceso a la financiación, y en nuevas líneas de apoyo en materia de financiación a los emprendedores.

El autor del Estudio, Jaime Laviña, Consultor y Profesor EOI, expuso los principios que deben guiar la concepción y la aplicación de las políticas de mejora de las condiciones de las PYME europeas, establecidos en el ‘Acta Europea de la Pequeña Empresa’. En el estudio se contrasta las experiencias y opiniones de un grupo de empresas españolas, pertenecientes a sectores maduros de la economía, con el contenido del Acta.

Entre las conclusiones extraídas del Estudio, Jaime Laviña señaló algunas:

  • es necesario establecer un marco normativo único para toda la UE en materia contable y fiscal. El acceso a las ayudas y subvenciones públicas es una de las áreas en las que la burocracia representa una mayor barrera para las PYME.
  • se pone de manifiesto la dificultad de las PYME para competir con las grandes empresas en el ámbito de la contratación pública; entre otras razones, por la falta de transparencia y por la escasez de recursos para defender sus derechos frente a posibles abusos en los procesos de contratación.
  • las entidades financieras no están a la altura de las necesidades de la PYME española. En su mayoría carecen de profesionales que entiendan el negocio de sus clientes y que sean capaces de analizar su viabilidad.
  • la cooperación con otras empresas y entidades, en diversas formas como consorcios, clusters, redes, empresa-universidad, etc., es clave para el desarrollo de la capacidad innovadora y la internacionalización.
  • las empresas muestran una total convicción acerca de la innovación como condición de supervivencia; sin embargo, manifiestan cierto escepticismo en relación con la eficiencia, para la PYME de las actuales políticas europeas y estatales en I+D+i.
  • la mayoría de las PYME, no perciben la Unión Europea y el mercado único como algo propio; se constata la dificultad de la PYME española para entrar en los mercados europeos maduras.
  • el apoyo de las instituciones más próximas (comunidades autónomas) se revela como otro factor de éxito.
  • las propias administraciones públicas parecen no acabar de creerse la importancia de la sostenibilidad medioambiental; tienden a actuar como si se tratara de una carga más que de una oportunidad.