Back to interviews

NIEVES CIFUENTES VALERO

Nieves Cifuentes Valero

DIRECTORA DE MEDIO AMBIENTE DE SOCOIN

"El factor clave para el futuro está en una adecuada gestión de las personas, en saber compaginar la experiencia con la juventud"

 

Está feliz. Le han encomendado una nueva tarea: participar en el Programa Euro-Solar, financiado por la Unión Europea, con el fin de promover las energías renovables en los ocho países más pobres de América Latina (Bolivia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Paraguay y Perú) para contribuir a mejorar las condiciones de vida de 600 comunidades rurales, apoyándolas en su lucha contra la pobreza, el aislamiento y la marginación. "En concreto", explica con todo detalle Nieves Cifuentes, de 38 años, "se trata de proporcionar a las comunidades rurales beneficiarias, privadas del acceso a la red eléctrica, una fuente de energía eléctrica renovable para uso comunitario". El programa, del que se beneficiarán 300.000 personas, consiste en instalar en las comunidades un sistema mixto solar-eólico de producción eléctrica, conexión a Internet, ordenadores para la escuela, refrigeradores de vacunas y purificadores de agua; además de trabajar intensamente con las comunidades para que sean capaces de utilizar los equipos adecuadamente. SOCOIN, la filial de Unión Fenosa, para la que trabaja desde hace tres lustros, es una de las instituciones implicadas en la iniciativa. "Proyectos de este tipo son los que te animan a continuar trabajando con entusiasmo, ya que medio ambiente, energía y desarrollo van íntimamente ligados". Estudió Ciencias Biológicas, pero en seguida tuvo claro que no se encerraría en un laboratorio a investigar. Decidió hacer un Máster en Ingeniería y Gestión Medioambiental y un Programa de Gestores y Auditores Medioambientales en EOI, Escuela de Negocios, en 1994. Le cambió la vida. Consiguió una plaza como becaria y ahora es directora de Medio Ambiente.

¿CUÁLES SON LOS PRINCIPALES ELEMENTOS QUE INTERVIENEN EN EL DESARROLLO DE LA CARRERA DE UN PROFESIONAL?

Es una mezcla de ilusión, trabajo, capacidad de organización, cercanía, empatía y sentido común. Ilusión porque los resultados dependen del cariño y ganas que le pongas a lo que haces. El trabajo exige dedicación y esfuerzo. La capacidad de organización es fundamental para conseguir un grupo cohesionado y motivado de profesionales. Esto se consigue dando responsabilidad a los profesionales con más experiencia y poniendo a su cargo a los de menos experiencia, de manera que vayan aprendiendo y con la finalidad de que tengan un referente. Tengo 17 personas a mi cargo, de las cuales dos son hombres y el resto mujeres, algunas con niños y reducciones de jornadas por maternidad, y la clave para que todo salga adelante es la organización. Otros factores son la cercanía y la empatía. Muchas veces, cuando gestionamos nos olvidamos de la gente. Yo entré como becaria, más tarde pasé a ser técnico, después jefe de departamento y ahora directora de división. Intento entender a la gente, saber cuáles son sus prioridades, para eso me ayuda mucho el haber empezado desde abajo. No es lo mismo una persona que tiene un hijo a otra que no lo tiene. Al final, el secreto consiste en aplicar el sentido común a la hora de tomar decisiones.

¿A USTED LE CUESTA TOMAR DECISIONES?

No, tengo capacidad para tomarlas, pero creo que hay que ser muy valiente cuando decides algo. Mucha gente tiene miedo a equivocarse, pero si aplicas el sentido común puede que lo que decidas sea lo mejor. Cuando ocupas un puesto con responsabilidad es mucho mejor decidir, aunque te equivoques, que pasar la decisión hacia abajo.

LE CUESTA PRONUNCIAR LA PALABRA "EJECUTIVA", ¿CUÁLES SON SUS FUNCIONES?

Es una palabra que suena demasiado grandilocuente. A mí me gusta más hablar de gestión, que abarca funciones como organizar equipos, controlar técnica y económicamente los proyectos, mantener reuniones, viajar, conseguir nuevas oportunidades de trabajo. En el día a día hay muchos frentes abiertos, nuevos retos y oportunidades. Tengo la suerte de realizar un trabajo muy gratificante.

TRABAJAR EN UN ÁREA COMO EL MEDIO AMBIENTE, ¿IMPRIME UN CARÁCTER DIFERENTE A LA HORA DE GESTIONAR?

Es un área de futuro que te exige, por una parte, actualizarte constantemente y, por otra, trabajar con equipos multidisciplinares, con geólogos, biólogos, sociólogos o arqueólogos. Esto te marca a la hora de trabajar, ya que cada especialista aporta su visión particular que enriquece el todo, sin que nadie esté en posesión de la verdad absoluta.

¿QUÉ LE INTERESÓ MÁS DE SU ÉPOCA DE FORMACIÓN?

Mis estudios de Biología me aportaron una profunda visión de los procesos naturales, pero un conocimiento esencialmente teórico. El Máster, por su parte, me dio la visión práctica que necesitaba y fue el punto de inicio de mi carrera profesional, ya que gracias a él comencé a trabajar en mi empresa. Además, como yo tenía una visión muy idealista del medio ambiente, me ayudó a ser más pragmática.

EN ESTOS MOMENTOS, TAMBIÉN DA CLASES EN LA ESCUELA.

Soy profesora del mismo máster que yo estudié y me hace muchísima ilusión formar a las nuevas generaciones. Tengo la sensación de que he cerrado un círculo. Desde hace siete años doy clases, y lo que me ha ayudado mucho es haber pasado yo por las mismas aulas, ya que conozco las expectativas de los alumnos. Doy clases prácticas, y el poder compartir con ellos mis experiencias me carga las pilas. Utilizo mi puesto de docente como de ojeadora para captar talento. Diez personas del departamento procedemos de EOI.

¿CÓMO TRANSCURRE UNA JORNADA LABORAL SUYA?

Tengo proyectos en el extranjero, lo que requiere reuniones y viajes constantes. Digamos que paso dos meses al año fuera de España. En cuanto al horario de oficina, cuando no viajo, procuro que no exceda de las ocho horas de trabajo. Es lo normal. No me gusta que la gente se quede hasta las doce de la noche trabajando, porque eso significa que algo falla, aunque si hay que preparar un proyecto urgente todo el mundo tiene que esforzarse. Normalmente suelo pasar mucho tiempo reunida. Me gusta más hacer reuniones que enviar e-mail porque con el cara a cara todo queda mucho más claro y se llegan a soluciones de compromiso.

DA LA SENSACIÓN DE QUE TIENE MUY PRESENTE AL EQUIPO QUE TRABAJA A SU LADO.

Creo firmemente en el trabajo en equipo. Llevo 10 años gestionándolo. En una primera etapa reconozco que me daba miedo delegar, de manera que lo supervisaba todo, pero esa época ya la he superado. Ahora tengo planes de crecimiento en temas de desarrollo y medio ambiente, y delego muchísimo. Es la única forma de que todo funcione. Soy una persona muy cercana e intento que todo se haga de manera consensuada, siempre que afecte al trabajo de otra gente. Conocer diferentes puntos de vista enriquece la decisión que se tome.

UN ÁREA COMO MEDIO AMBIENTE ESTÁ SIEMPRE EN EVOLUCIÓN, ¿NO ES VERDAD?

Desde nuestra incorporación a la Unión Europea, los requisitos ambientales marcados por la legislación son cada día más restrictivos, lo que obliga a las empresas y profesionales a mantenerse en un proceso de mejora continua. En el área del medio ambiente se ha producido una evolución enorme en los últimos 20 años. Como además el criterio medioambiental se integra en todo el ciclo de un proyecto, desde la fase de diseño a la de abandono, tenemos que estar al día tecnológicamente, lo que exige un esfuerzo de reciclaje continuado.

AL PRINCIPIO DE LA CONVERSACIÓN, HABLABA DE EMPATÍA.

En el campo del medio ambiente hay que trabajar con interlocutores con sensibilidades dispares: empresas, asociaciones ecologistas, Administración. Por ello, es fundamental ponerse en el lugar del otro para conseguir acercar posturas.

DICE TAMBIÉN QUE ES PERSEVERANTE.

Soy perseverante, fundamentalmente porque me gusta mi trabajo y busco obtener buenos resultados. Creo más en el trabajo diario y en la constancia que en los golpes de genialidad.

¿SU MEJOR MOMENTO COMO GESTORA?

Realizar el trabajo de campo para un proyecto es gratificante, conseguir un nuevo proyecto, una felicitación del cliente. En definitiva, los pequeños logros del día a día. El trabajo y la vida son pequeñas cosas que merecen la pena.

LLEVA 15 AÑOS EN LA MISMA EMPRESA, ¿NO SE HA SENTIDO TENTADA A CAMBIAR DE ORGANIZACIÓN?

No, porque he cambiado bastante, he ido evolucionando. Cuando entré en la empresa, en medio ambiente nos dedicábamos sobre todo a hacer estudios de impacto ambiental de líneas eléctricas. Luego empezamos con los primeros estudios en España de parques eólicos y centrales de ciclo combinado. He participado también en el diseño y construcción de plantas de agua, incluso para una central en el desierto de Sonora, en México, que tenía que funcionar a partir de agua residual urbana. Actualmente, además de comenzar a trabajar en cooperación al desarrollo, hemos conseguido implementar un sistema de última generación capaz de predecir el impacto sobre la calidad del aire de una instalación industrial. He tenido la suerte de trabajar en una empresa con proyección internacional dedicada a un sector tan estratégico como es el energético, ya que me ha permitido trabajar en diferentes países y mantenerme en evolución continua. Además, en SOCOIN han creído en mí, lo que agradezco profundamente, y hace que sienta esta empresa como si fuera mi casa.

¿TIENE DIFICULTADES PARA CONCILIAR SU VIDA PERSONAL CON LA PROFESIONAL?

No. La verdad es que me organizo muy bien, y los fines de semana y las vacaciones son sagrados. También tengo que decir que nunca me he sentido discriminada por el hecho de ser mujer. Soy afortunada porque me han potenciado profesional y personalmente. En la división, la mayoría somos mujeres, con todas sus circunstancias, con nacimientos, reducciones de jornadas, pero no por eso dejas de ser un buen profesional responsable. Con organización se consigue, y lo bueno es que las mujeres tenemos otras sensibilidades cuando asumimos responsabilidades.

¿QUÉ FACTOR CONSIDERA CLAVE PARA LA EVOLUCIÓN FAVORABLE DE LAS EMPRESAS ESPAÑOLAS?

Dentro del sector de la ingeniería, considero clave el talento, las personas. Vendemos proyectos realizados por profesionales. Y la clave va a estar en una adecuada gestión de las personas, en saber compaginar la experiencia con la juventud. Antes, hace unos años, se valoraba muchísimo la experiencia, y ahora me horroriza que a una persona con 50 años se le considere mayor y que ya no aporta nada en una empresa. Tenemos que llegar a fórmulas de colaboración para que se establezcan nuevas realidades en el mundo de la empresa. Productividad, investigación y desarrollo pasan por tener gente preparada y motivada. Que a nadie se le olvide que las cosas las hacemos las personas, y si crees en tu trabajo y lo haces con cariño, eso repercutirá en los resultados.