La importancia del sistema bancario en la sombra

Félix López – 30 de marzo, 2015

Stanley Fischer, Vice Chairman del Board of Governors de la Reserva Federal se acercó por Frankfurt la semana pasada y ofreció una conferencia dentro del programa organizado por el Bundesbank y el Ministerio de Hacienda alemán para tratar sobre asuntos regulatorios y su incidencia en la estabilidad del sistema financiero y la deuda.

The Importance of the Nonbank Financial Sector es un documento muy pedagógico. No creemos que Mr. Fischer tuviera en mente como auditorio los presentes en su conferencia; en definitiva podemos suponer que es gente profesional con conocimientos avanzados del shadow banking. El documento parece más dirigido a estudiantes de aspectos financieros y teoría monetaria junto a lectores no profesionales interesados en estos temas. Así que nos gusta contribuir a su difusión. Muchos de nuestros alumnos en la escuela, p.ej., son público objetivo adecuado. Parte de lo que dice es como sigue…

The nonbank financial system includes a diverse group of entities such as insurance companies, finance companies, government-sponsored enterprises, hedge funds, security brokers and dealers, issuers of asset-backed securities, mutual funds, and money market funds. They provide credit through markets–for example, by purchasing commercial paper and bonds–or by extending loans directly to businesses and to households. These financial institutions evolved alongside banks, and their activities are in many respects intertwined with those of banks. Indeed, for every activity conducted by banks–with the exception of taking government-insured deposits–a nonbank financial institution likely conducts a similar activity.

In many cases, nonbanks engage in maturity and liquidity transformation and are levered, so they have vulnerabilities similar to those of banks, but lack the benefit of access to a lender of last resort. While banks may be more central to the payment system, nonbanks are also involved. Moreover, banks and nonbanks are interconnected in many ways–for example, through derivatives, lines of credit, and other services provided by banks to nonbanks–and many markets depend on banks that act as dealers or that provide other services. In addition, many nonbanks are owned by bank holding companies, which may provide capital and liquidity guarantees to nonbank subsidiaries.

 

Para contribuir alguna idea propia, lo centraremos en la segunda parte del documento. El Sr. Fischer nos indica las medidas que se están tomando para garantizar la estabilidad del sistema financiero e impedir una catástrofe similar a la de finales de 2008. Todo esto es fundamental. Aspecto crítico de la situación actual es impedir otra crisis sistémica; las consecuencias serían peores a las de la anterior crisis. Y serían peores porque los gobiernos de los diferentes países están ya al limite potencial de deuda. No podrían ya venir al rescate del sector privado. Hubo una buena dosis de fortuna en el hecho que la deuda pública de los principales estados en el anterior episodio fuera reducida (nuestro país es un buen ejemplo), lo que ha permitido acomodar la crisis de recesión de balances sin más austeridad de lo debido. Pero en el futuro ya no gozaremos de tal posibilidad; estamos al límite de la capacidad de aguante deudor, sobre todo en la zona euro en donde los estados carecen de su propia moneda. El tono del Sr. Fischer me ha dejado moderadamente tranquilo; parece que están mirando debajo de todas las alfombras para garantizar que el sistema financiero americano no dé sorpresas desagradables.

Las dos crisis financieras internacionales anteriores, la de las puntocom y los bonos basura, se originaron -en su aspecto más global- en EEUU (nuestra coincidente crisis hispana con fundamentos un tanto al margen de la anterior) Sigue siendo el lugar más adecuado dónde localizar los posibles riesgos futuros, prácticamente todos derivados en mi opinión de la manera pintoresca en la cual EEUU financian sus déficits de balanza de pagos; vendiendo títulos privados sin solvencia. Calculo que los inversores internacionales han perdido unos 6 billones de dólares (6 trillones en la manera de contar en EEUU) en los últimos 25 años gracias a esta juerga. La balanza de pagos americana empeorará bastante en los próximos dos años con casi seguridad. Habrá que estar muy atentos a ver cómo se financian.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies