Del PIB a la Felicidad Interior Bruta

Hace unos días leía una noticia que hacía referencia a que sería conveniente sustituir el Producto Interior Bruto (PIB) de un país que sólo utiliza indicadores económicos, por la Felicidad Interior Bruta  para medir el bienestar de los ciudadanos. Ante esta información, me he puesto a indagar y las ideas que he encontrado se las muestro a continuación.

Me he enterado que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), formada por los 34 países más ricos del mundo, ha convenido que el dinero no da la felicidad  y que el producto interior bruto (PIB) se queda insuficiente cuando se trata de medir el bienestar de los ciudadanos

Desde los años 70,  países como ButánBrasil  han apoyado y difundido con mayor o menor fortuna la importancia de valorar y utilizar la felicidad a través del FIB. Pero ha sido la actual crisis la que  ha contribuido a una reactivación de si se debería aplicar FIB y sustituir el antiguo PIB. En Europa, Nicolas Sarkozy  ha sido el primero en hacer pública su visión de que los datos macroeconómicos no revelan la calidad de vida de los franceses, tras recibir el informe encargado en 2008 a un equipo de cinco premios Nobel de Economía encabezados por Joseph Stiglitz para que estudiaran la fórmula que permitiera crear el índice de desarrollo basado en el concepto de felicidad. Le secundó también David Cameron que señaló: “Ha llegado la hora de que admitamos que hay más cosas en la vida que el dinero y ha llegado la hora de que nos centremos no solo en el producto interior bruto (PIB), sino en una felicidad general”. En la misma línea, la OCDE ha solicitado a los gobiernos a que completen los indicadores macroeconómicos con otros que puedan medir los desequilibrios, la calidad de la sanidad, de la educación, el ocio, el valor del desarrollo sostenible o el trabajo doméstico, entre otros.

Ante  estas informaciones se generan de forma espontanea dos corrientes definidas. Los seguidores y los detractores. Los primeros, consideran que ha llegado el momento tras la crisis de buscar cómo medir la felicidad y sobre todo cuestionarse sobre, ¿es feliz el más rico?, ¿el que vive en una ciudad y sufre día a día los odiados atascos, el estrés de horarios?, ¿o el que habita en un pueblo y se queja de la falta de servicios educativos o lamenta la desgracia de los que mueren camino del hospital?  Para Luis Jiménez, presidente del Observatorio de la Sostenibilidad en España, entiende que la felicidad es un concepto subjetivo, imposible de medir o pesar. ¿Kilos o gramos de felicidad? ¿Y la infelicidad, cómo medirla? Opina que es mucho más fácil ir a la medida del concepto de bienestar y calidad de vida, que aunque también engloba aspectos subjetivos, resulta más tangible. Por su parte los detractores, consideran que mientras el mundo se  mueva por unas reglas de mercado resulta difícil introducir factores como la felicidad que es personal. Y se aplican la máxima de Woody Allen “el dinero no da la felicidad, pero produce una sensación tan parecida, que solo un auténtico especialista podría reconocer la diferencia”.

Como siempre existen opiniones de consenso como  Mariano Gómez, asesor de la Presidencia del INE (Instituto Nacional de Estadística). En su opinión se trata de reorientar la producción estadística hacia los hogares, no solo hacia la productividad. Hay que “cruzar los datos macro con los datos micro” para obtener una información más amplia sobre el bienestar. El PIB mide la renta y la riqueza, pero no su distribución, ni los desequilibrios o las desigualdades existentes.

Para finalizar, indicaré que imagino que la Felicidad Interior Bruta, será objeto de debate en las próximas décadas, pero mientras tanto recojo aquí la conclusión de  Eduardo Punset, “más allá de la persona, resulta que su felicidad y sus ánimos dependen de los valores del mundo que habita y del entramado pergeñado con los demás. La felicidad, en definitiva, va mucho más allá del comportamiento individual y depende de la organización social”.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies