Habitar, ¿Dónde?

Prometo que todavía no acierto a saber la intención última de recomendar éste artículo…, ¿por contener supuestamente un sabio consejo?…, ¿por todo lo contrario?…, de cualquier manera…, confesaros que su lectura me dejó instalado en un desasosiego tal que, durante aquel día, fue destilando en una mala leche, de esas de las que no sabes el porqué…, hasta que te sientas, recapacitas y eres capaz de poner en orden ese cambalache de impresiones que has estado rumiando todo el día sin ser consciente de ello… y atas cabos.

Al final, he de reconocer que el origen de aquella desazón, proviene del conflicto que surge, entre el pragmatismo de este señor, que aconseja a todo el que todavía pueda, coger el petate y huir del duro futuro que el presente de este país anticipa y mi probablemente equivocado idealismo que prefiere pensar que toca, con mentalidad y enfoque GLOBAL, trabajar desde aquí, porque es aquí donde entiendo, debemos generar y reinvertir el valor de aquello que seamos capaces de crear en nuestra apertura a la globalización.

Evidentemente cada uno es libre de optar por la opción que más se ajuste a su momento vital puntual…, y por supuesto toda elección es respetable; a ver quién es el listo que se atreve a cuestionarle,  a aquel que lleva meses o años sin un empleo o un sueldo medianamente digno, su decisión de salir a buscarse la vida, oportunidad que aquí se le niega, en Asia o donde se tercie…, pero de ahí, a que promocionando dicho artículo, podamos dar a entender, que ésta es ya la única posibilidad para cierto segmento de nuestros jóvenes o que desalentemos a los que ya no lo son tanto, «chirría» con ese otro discurso que de forma sistemática se nos «vende» de la necesidad de fomentar el emprendimiento, como bálsamo a muchos de los  males de nuestra economía y mercado de trabajo, porque esta última, estoy convencido, es la opción que nos interesa, a todos.

Sobre todo, porque dicha propuesta esconde la trampa de que quien la realiza, lo hace desde una posición económica potente, que le permitirían, aquí o allí, generarse oportunidades en cualquiera de los casos.

Sobre todo, por que va personificada en un segmento de nuestra juventud que, rondando los 20 años, en el momento en que salgan fuera difícilmente van a volver…, perderemos gran parte de ese capital humano y lo invertido en él, para siempre.

Estoy seguro de  que quien me lo envió, lo hizo con la sana intención de abrir mi mente, que considerara como positivo la apertura a la movilidad geográfica y el enriquecimiento personal que el salir fuera genera…, muy de acuerdo, pero a mi entender no era éste el ejemplo adecuado, no era este señor, ni esta entrevista…, por de quién proviene, por cómo lo dice y por el poso de desprecio hacia la capacidad de recuperación de un país que implicitamente contiene, el vehículo apropiado para fomentar las virtudes de salir fuera…, abrirnos al mundo desde aquí, es muy distinto a huir de aquí…, opino.

 

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies