La Escuela de organización Industrial vuelve a SIMO

Luis Alberto Petit Herrera, Director Gerente de la Real Academia de Ingeniería y alumno de la primera promoción de EOI, en la que cursó Organización de la Producción en 1957, en el mismo año en que comenzó su formación en la Escuela, Juan Ramón Jiménez recibía el Premio Nobel de Literatura, se lanzó el Primer Satélite artificial, el Sputnik I,  se abrió el Canal de Suez, se sentaron las bases de la Comunidad Económica Europea y nació SIMO (Salón Informativo de Material de Oficina), del que Petit es fundador.

De las primeras fotocopiadoras al nacimiento del SIMO. Corría la primavera de 1956 tras un invierno muy frío en Europa. Forzados por las circunstancias, se iban retirando de África los países colonizadores. Habían transcurrido tres años desde el final de mis estudios de Ingeniería y me había comprado mi primer coche. Con este motivo me enteré de que se multaba con 100 pesetas a quien osara tocar el claxon. Cesaron a Pedro Laín mientras los tanques soviéticos invadían Hungría. A Juan Ramón le concedieron el Nobel y se casó Grace Kelly con Rainiero. Se anunció el primer curso de la Escuela de Organización Industrial y volví a las aulas.

La fiebre de las mejoras en el campo de la organización industrial, por parte de una nueva promoción de empresarios, se contagió al campo de las organizaciones administrativas –asignatura pendiente- donde se procesan datos en vez de materiales. La Administración, implicada en su reforma desde el 58, creó el Centro de Formación y Perfeccionamiento de Funcionarios para modernizar la gestión, con la colaboración, entre otras, de una joven generación de ingenieros que pretendía simplificar la farragosa Administración Pública abandonando los “manguitos” y la “letra redondilla”.

Y como consecuencia, surgió una Exposición: el naciente SIMO –Salón Informativo de Material de  Oficina- como muestra de novedades para el trabajo de oficinas con máquinas de calcular y de escribir eléctricas y electromagnéticas de contabilidad, multicopistas, archivadores, impresoras de direcciones, facturadoras, registradoras, mobiliario funcional, papelería, grabadoras, sistemas de comunicación y ¡qué me sé yo! hasta equipos de ficha perforada antecesores de los ordenadores, que se comercializaron poco después de que Renfe o INP los estrenaran en España. Había nacido la primera Feria Monográfica de España que se celebraría siempre en un ambiente de universidad de urgencia para explicar, en unas salas, lo que las empresas vendían en los stands. Era el 15 de diciembre. Presidió Franco acompañado de seis ministros. A la misma hora se casaban Fabiola y Balduino….

A lo largo de su historia EOI ha asumido los retos de la Sociedad y ha sido levadura para la transformación del tejido productivo español, ocurrió en 1955 cuando se creó como la primera escuela de negocios de España incorporó metodologías para mejorar la productividad de las empresas y comenzar con la apertura de nuestro país al Mundo. Uno de los artífices de aquello, Luis Alberto Petit fundaría SIMO posteriormente. como Salón Informativo de Material de  Oficina. Había nacido la primera Feria Monográfica de España que se celebraría siempre en un ambiente de universidad de urgencia para explicar, en unas salas, lo que las empresas vendían en los stands.
Nuestra escuela ha sido y es instrumento de modernización de la empresa, no generamos tecnología sino que la consumimos y la hacemos llegar a la gestión empresarial. El primer ordenador, un IBM 1620, nos llegó en 1964 a través de la ayuda americana ya que su precio de mercado era de más de 200.000$. Tenía válvulas y una memoria de 24kb, un armario desplegable de metro y medio por un metro y necesitaba una lectora de tarjetas perforadas así como de una impresora de martillo. Fue el segundo ordenador que llegó a España, el primero era propiedad de RENFE. En aquellos años sesenta la Escuela comenzó a realizar actividades de investigación de la mano de personas como José Luis Pinillos – Premio Principe de Asturias de Ciencias Sociales.
A finales de los años setenta nos llegó el Fujitsu U300, era el tiempo en el que EOI se adelantaba de nuevo creando un postgrado de medio ambiente. Y poco después, a principios de los ochenta el Secoinsa S40, japonés, como el anterior, pero con una buena parte de fabricación nacional, este último disponía de un disco de 40Mb y una RAM de 64kb. A finales de los años ochenta EOI comenzaba a formar a las PyMEs, en nuestra primera etapa habíamos incorporado la productividad como un parámetro cotidiano de las empresas y habíamos formado y abierto la mente a sus directivos, ahora tocaba hacer lo propio con las pequeñas y medianas empresas; de nuevo, el uso de la informática era intensivo al igual que el afán por investigar en nuevos caminos pues es algo que forma parte de nuestros genes. Nuestros alumnos han asumido la informática como un medio productivo más y se ha hecho un uso intensivo de las TIC y, al igual que SIMO, hemos acompañado los cambios sociales del último medio siglo.
Redepyme nació allá por 1995, quizás esto no les diga mucho, pero prueba a pensar en su nombre: Redepyme, Red de PyMEs, PyMEs en red. PyMEs en red hace quince años, un momento en que muy poca gente usaba Internet, que se había inventado tan sólo 5 años antes; en aquel momento, hablar de inteligencia colectiva o de redes era casi visionario. Les recuerdo que la primera burbuja de Internet, la de los portales, explotó en 2001, es decir, a medio camino entre la creación de Redepyme y el inicio de 2010 que estamos viviendo.

Eso sí, al igual que ahora, en 1995 España era ya un país de PyMEs, principales creadoras de empleo y riqueza. También entonces, la PyME española era mayoritariamente refractaria a la utilización de Internet como un elemento más de su negocio, y tampoco se ha destacaba por la creación de redes de colaboración entre ellas.

Pero ahora más que entonces, los desafíos exigen de las pequeñas empresas un aumento en su productividad y un marco colaborativo que permita escuchar su voz a los diseñadores de las medidas políticas dirigidas a empresas. Por otra parte, en la actualidad sólo unas pocas grandes empresas han conseguido alcanzar el codiciado mercado de las PyMEs, mercado que, incomprensiblemente está vetado hasta el momento a esas propias PyMEs proveedoras de servicios a empresas.
Hoy EOI asume de nuevo el encargo para catalizar otra transformación productiva, desde una perspectiva de sostenibilidad y solidaridad queremos ayudar al incremento de la competitividad de la PyMEs. En 1997 nos convertimos en la primera escuela de negocios en disponer de formación a través de Internet y también en crear la primera red de PyMEs; hoy vamos un paso más allá al incorporar metodologías de inteligencia colectiva y de pensamiento de diseño a las pequeñas y medianas empresas, en resumen a apoyar la mejora de la productividad de nuestras empresas. Llevamos 55 años en vanguardia y es lo único que sabemos hacer.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies