¿Por qué nadie ha hecho antes un red social para pymes?

Si que se ha hecho ya, y son ya muchas las redes sociales para pymes pero ninguna ha tenido éxito. Desde diversos puntos de vista se ha atacado el filón, sí es un filón porque España es un país de pymes y el mercado potencial es enorme, sin embargo sólo unas pocas grandes empresas, como las operadoras, han sido capaces de alcanzarlo y no es porque no haya productos que venderles ni tampoco porque no tengan conexión a Internet, otra cosa es que la conexión se use para bajar el correo de vez en cuando y leer el As con mayor asiduidad.

Pero cuando hablamos de radiografiar a las pymes, la situación es aún peor, no disponemos de una herramienta que pulse la opinión de las pequeñas y medianas empresas españolas, tampoco conocemos cuales son sus capacidades y mucho menos tenemos documentadas las relaciones entre ellas. Sólo se sabe que son muchas, dan mucho trabajo, producen muchos bienes y servicios, y que mi cuñao tiene una de ocho personas. Y la radiografía que puede dar una red social que además soporta compra-venta a través de ella puede ser un precioso instrumento de diagnóstico, análisis y presión por parte de las propias pymes.

Pero si la tarta es tan grande habrá que meterle mano ¿no?

Eso pensamos, sí, pero el oxígeno para una red social son los contenidos que envían los usuarios y para que alguien se ponga a contar cosas en una web doscero debe recibir algo a cambio, es decir, una red social debe devolver más de lo que recibe en la primera visita, y claro, si no hay contenidos la red no devuelve nada, y si no devuelve nada y no le voy  a aportar contenidos, luego la red nunca tendrá contenidos. Este círculo vicioso es aún más grave cuando el público objetivo, en este caso las pymes, no es especialmente proclive a participar, al menos, como tal.

¿Por que EOI?

50 años, 50.000 alumnos, 50.000 pymes apoyadas, 5.000 profesores y tutores, servicio público y una posición puente entre la iniciativa pública y privada; todo ello nos proporciona legitimidad y red para establecer un puente entre las pequeñas y medianas empresas españolas.

¿Cómo?

Partiendo de una base de datos de pymes receptoras y prestadores de servicios, en la cual se incluyan las 50.000 pymes más interesantes en potencial de internacionalización, en medio ambiente y en desarrollo tecnológico; y se le sumen los 5.000 principales proveerdores de servicios a empresas, vengan del ámbito público o del privado. Sólo queda etiquetar mediante atributos simples (folcsonomías) a cada registro, y por último dibujar las relaciones que hay establecidas entre los registros. Luego, la base de datos resultante se mete en: un sistema de visualización, un motor social, en un gestor de relaciones con el cliente, en aplicaciones SAAS, en un merado digital,… y todo ello apoyado por actos presenciales como los que la Escuela de organización industrial ya celebra.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies